©Todos los derechos compartidos

Sueños no tan felices
Categoría: Salud

De un 10 a un 15 por ciento de la población sufre de insomnio crónico, es decir, dificultades para iniciar o mantener el sueño.

La realidad actual impone formas de vida que tal vez no son las más adecuadas para nuestra salud. El trabajo en demasía, la mala alimentación y la rapidez con que se exige vivir traen consigo el estrés.
Y al vivir de esa manera, no vemos la hora de llegar a casa para un merecido descanso. Pero es justamente ese estrés, esa forma de vida la que, en muchas ocasiones, no nos deja descansar como se debe y no nos permite conciliar el sueño.
Cuando eso le pasa a una persona, lo que se sufre es el insomnio, y el estrés es una de sus principales causas.
Popularmente, al insomnio se lo suele relacionar con la falta de horas de sueño, sin embargo su concepto va más allá.
EcoDias consultó al especialista en Neurología, doctor Juan Jose Rayer (Mat. Prov. 2452) quien calificó al insomnio como la dificultad para iniciar o mantener el sueño, o bien aquella dificultad que se produce en la duración total del sueño “o que el paciente tenga una queja subjetiva al menos con respecto al sueño que le interfiera a lo largo del día con sus actividades”.
Según informó Rayer, de un 10 a un 15 por ciento de la población sufre de insomnio crónico lo cual la convierte en una patología relativamente frecuente que suele verse en los consultorios: “Ese porcentaje es bastante, sobre todo en períodos de estrés como el que vivimos hoy por hoy en la Argentina, se observa un poquito más la prevalencia. Estamos hablando de casi dos personas de cada diez que se quejan de más de un mes de no estar durmiendo bien. Eso interfiere con el rendimiento en la actividad diaria”.
Esto último es muy importante, señala Rayer, ya que puede haber casos de pacientes que recién logran dormirse, por ejemplo, a las 3 de la mañana, cuando en realidad se acuestan a las 10 de la noche; personas que se despiertan muchas veces durante la noche y también aquellas que duermen solamente dos horas y luego no pueden volver a dormirse: “Cualquiera de las situaciones que interfiera a lo largo del día con el rendimiento de cada uno, eso se considera patológico y hay que tratarlo. Una persona puede dormir cinco horas pero si durante el día rinde bien, no es un problema. Hay gente de 80 años que duerme cuatro horas y está bien. Lo que no tiene que haber es una repercusión con las actividades a lo largo del día por ese problema que se originó en la noche”.

Clases de insomnio
Otro problema es el que presentan los llamados pacientes roncadores, que son los que no llegan a profundizar el sueño y tienen decenas de los que se conoce como microdespertares lo cual repercute en un descanso no adecuado: “Entonces, por más que el paciente está 10 horas en la cama, no tiene un sueño efectivo porque tiene muchos microdespertares que quizás el paciente ni siquiera llega a registrarlos. Nosotros observamos durante el día que el paciente está muy somnoliento, y cuando uno pregunta se trata de un roncador, Es una de las causas más frecuentes de problemas de sueño”.
Al hablar de los factores que inciden en la problemática, el doctor Rayer mencionó a los insomnios primarios, a los cuales no se les suele encontrar una causa, y a los insomnios secundarios o que acompañan otra patología en las cuales el estrés es uno de los factores que más presente está: “Después hay otros problemas que son ciertos medicamentos, ciertas condiciones médicas como los pacientes que tienen ronquidos, pacientes con patologías psiquiátricas, más allá del estrés que vivimos todos. Por otro lado, también hay muchos jóvenes que vemos ahora con trastornos de sueños por una inadecuada higiene del sueño. Por ejemplo, aquellos que se quedan jugando a los videojuegos hasta muy tarde o en la computadora y eso interrumpe el adecuado descanso que uno tiene que tener llegando la noche. Cuando va llegando la noche, uno debería tener actividades más relajadas y no cosas muy activas”.
Acerca de las edades más frecuentes en las que se sufre de insomnio, Rayer habló de personas de entre 45 y 50 años, de allí hacia una edad más adulta y principalmente en mujeres. No lo es tanto en adolescentes, por ejemplo, ya que su actividad no es demasiada exigente. Esto habla del estrés como una de las patologías más frecuentes asociadas al insomnio crónico: “El principal tratamiento no son los fármacos sino medidas que nosotros llamamos de terapia cognitiva conductual, que muchas veces la puede realizar un psicólogo para manejo del estrés y de todo lo que relaciona al no poder dormir”.

La cama: para el sexo y para dormir
Entre algunas puertas que se abren en la búsqueda de soluciones a esta problemática se encuentran los tratamientos mencionados por Rayer a los que se conoce como terapias cognitivas conductuales: “Son una serie de estrategias que nosotros usamos para enseñarle al paciente lo que es una correcta higiene del sueño. El paciente por la tardecita y noche ya tiene que comenzar con actividades más relajadas, que la cama sea utilizada solamente para lo que es dormir y tener sexo, y no para mirar televisión ni hacer alguna otra actividad porque sino el cuerpo interpreta que la cama es un lugar donde uno tiene que estar despierto”.
Por esa razón, sugiere Rayer, se debe desterrar la idea de tener televisores o computadoras en la habitación. Además, aclaró, el uso de medicación para contribuir al tratamiento, sólo se recomienda en casos especiales: “Si con esas terapias, haciendo una buena higiene del sueño, no logramos que el paciente recupere el ritmo adecuado del sueño, hay un apoyo de fármacos que nos van a ayudar a este tipo de terapias. Tratamos de que el fármaco sea algo que ayude pero que no sea la terapia principal”.
La mencionada correcta higiene del sueño, más una vida ordenada y horarios fijos en los cuales uno descanse, son formas de prevenir el insomnio y poder lograr dormir con tranquilidad: “El de los horarios es uno de los problemas que tienen a veces los trabajadores con turnos rotativos. También hay que tratar de dejar la TV en la cocina y no en la pieza, evitar todo lo que sea estresante en las últimas horas del día para enseñarle al cuerpo que uno tiene que llegar al descanso”.

facebook
Twitter
Follow
2010-07-18 00:00:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp