©Todos los derechos compartidos

Somos lo que comemos
Categoría: Salud

El estado de salud de una persona depende de la calidad de su nutrición, por lo que si queremos mejorar nuestro estado nutricional, sólo podemos hacerlo mejorando nuestros hábitos alimenticios.

¿Qué es una buena nutrición?
“El sólo hecho de comer no significa estar bien alimentado, sino que cada uno de nosotros tenemos que elegir los alimentos adecuados a nuestra situación biológica. Un niño necesita más nutrientes o más calorías que un adulto; alguien que hace deporte o tiene un trabajo intenso necesita más calorías; una embarazada, una mamá que amamanta. Tenemos que adecuar la alimentación a estos procesos: en el momento de elegir los alimentos, es importante adecuarlos a las necesidades de cada uno”, detalló la nutricionista Fanny de Prieto (Mat. Prof. 383), integrante del Colegio de Nutricionistas de la Provincia de Buenos Aires.
Para este método, nos podemos basar en las guías de alimentación, una serie de estándares de nutrición elaborados por cada país para su población.
“Los nutricionistas de Argentina sacaron en el año 2000 un gráfico en forma de óvalo que se puede encontrar en los envases de alimentos, y que indica qué se puede comer”.
El óvalo indica las cantidades, la variedad y proporción para la población. También se conoce en forma de pirámide nutricional.
“La base de la alimentación es el agua, como es la base de la vida para todos los seres vivos, por lo que es importante la ingesta diaria de líquidos, sobre todo ahora que llega la primavera y el verano, necesitamos como mínimo dos (litros) por día. Luego vienen los alimentos ricos en almidón e hidratos de carbono, harinas, papas, cereales. Estos alimentos aportan la energía a nivel muscular para poder movernos, hacer ejercicios, trabajar; y el cerebro también los precisa para la actividad intelectual. Después tenemos las verduras, las frutas, que nos brindan vitaminas, minerales que nuestro cuerpo no fabrica, los tenemos que consumir por medio de estos grupos de alimentos, por eso es importante consumir frutas y verduras de todos los colores. Además, nos dan las fibras -las partes duras de los vegetales- que son muy buenos para la función del intestino, para barrer grasas y lentecer el paso de los hidratos de carbono. También tenemos los lácteos, que son un grupo importante en todas las etapas de la vida, porque ayuda a los huesos y los dientes. Por último, tenemos los dulces, golosinas, grasas y aceites, que nos aportan muchas calorías sin valor nutritivo”.

Estilo de vida
Una alimentación equilibrada, con una cocción saludable, acompañada de actividad física regular, conformaría lo que llamamos un buen estilo de vida con bajas probabilidades de padecer enfermedades.
“La actividad física es muy importante. Muchas veces las personas no tomamos conciencia de lo importante, pero es necesario adoptarla como estilo de vida y ayuda a tener una buena salud”.
De allí, entre la mala alimentación, la vida sedentaria, y los hábitos poco saludables, las enfermedades aparecen fácilmente.
“Tenemos un gran grupo de enfermedades, que necesitan de una (adecuada) alimentación como parte de la terapéutica. Así como la medicación ayuda a mejorar la enfermedad, la alimentación la acompaña también en el equilibrio. Por ejemplo, tenemos enfermedades metabólicas, como la diabetes; tenemos las enfermedades cardiovasculares, que es la primera causa de muerte en nuestro país. La alimentación en este padecimiento está muy relacionada por lo que es necesario bajar el consumo de grasa, sal, café, cigarrillo, y aumentar la actividad física”, explicó de Prieto.
Como en todos los ámbitos de la vida, la ciencia ha desarrollado sus métodos para mejorar la calidad de vida de las personas, y la alimentación no es la excepción.
“La industria alimentaria ha ido desarrollándose, fabricando alimentos saludables. Incorporando vitaminas, minerales, acido fólico, enriquecidos con hierro y otros avances, hacen que mejore la calidad de vida y la salud de las personas. Todos los estudios que se hacen, relacionándolos con la nutrición, aportan mejores hábitos para vivir mejor”.

Atención con las dietas
Con la llegada de los primeros días de primavera comienzan a circular las famosas dietas mágicas en las revistas, los ayunos y la espera del milagro, de manera fácil y en poco tiempo.
“Todo lo que la gente no hizo durante el año, quiere recuperar ese tiempo y empieza con las dietas de moda que encuentra en las revistas que quizás no son las adecuadas”, afirmó la nutricionista.
Las consecuencias de estas “soluciones milagrosas” van desde la sensación de cansancio, malestar, el no rendimiento físico e intelectual, hasta la anemia.
“Lo ideal es buscar orientación profesional, porque cada persona necesita un dieta personalizada, con una alimentación saludable que nos aporte los nutrientes necesarios para cumplir con la exigencia de nuestro cuerpo ya sean físicas, intelectuales, deportivas, sociales. Porque cada uno de nosotros necesita diferente tipo de alimentación, adecuada a la actividad, al trabajo, al peso, a los recursos económicos. El profesional de nutrición adapta todas estas circunstancias al paciente y le ayuda a bajar de peso de una manera saludable y sin afectar su salud”, aclaró la profesional al tiempo que aseguró que “el tiempo depende de cada tratamiento, pero hay que ver si lo rápido es efectivo y no genera el efecto rebote, que es volver a aumentar: el tema es hacer algo lento bajando medio kilo por semana, para que sea saludable y duradero, y para que aprendamos a comer, a elegir los alimentos, a comprarlos en el supermercados y a cocinarlos sanamente”.

Consejos para comer bien
A la hora de enumerar los consejos de una buena alimentación, la nutricionista puso en primer lugar no saltear comidas.
“Hay que hacer cuatro comidas, empezando por el desayuno que es la primera comida del día, la que nos da la energía para hacer las actividades que tenemos que cumplir. En este momento podemos incorporar el grupo de los lácteos en forma de un café con leche, un yogurt, un postre, un licuado, una porción de hidratos de carbono como una rebanada de pan o dos tostadas. En el almuerzo se puede incorporar verduras, algo de pastas, carnes o cereales. La merienda repite la pauta del desayuno, y una cena donde tengan prioridad las verduras y las frutas”.
Así, cumpliendo con este esquema, a lo largo del día incorporamos las porciones de carne, verduras, frutas, cereales y todo lo necesario para cumplir con una sana alimentación. También es fundamental tomar líquidos.
“Lo importante es no ‘juntar’ hambre, porque si nosotros salteamos comidas el organismo trata de ahorrar esas calorías, entonces es mas difícil gastarlas. Si comemos poquito varias veces con el movimiento cotidiano, lo vamos gastando y nuestro cuerpo y nuestro cerebro funcionan mejor con varias comidas diarias”, expresó de Prieto.
La alimentación atraviesa la vida de las personas. Para algunos es un vicio, e ingieren en exceso; para otros se convierte en algo malo, algunos deben dejarla y otros no quieren ingerirla; incluso, hay quienes no tienen cómo obtenerla.
Por mucho o poco, lo que ingerimos nos determina en nuestra salud y en nuestra estética. “Es importante entender que para atravesar un trastorno de la alimentación tenemos que entender que lo que se necesita es un cambio de vida, de hábitos, de empezar a movernos, y buscar opciones saludables”.

facebook
Twitter
Follow
2009-09-26 00:00:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp