©Todos los derechos compartidos

Madres en la lucha contra el paco
Categoría: Salud

Son de Capital Federal y forman parte de un movimiento que busca terminar con la problemática del paco en los jóvenes.
Las Madres en Lucha contra el Paco estuvieron en la ciudad, contaron su experiencia y aconsejaron a las mamás de Bahía.

El ministro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Eugenio Zaffaroni, refiere periódicamente su opinión sobre el paco. Lo diferencia de cualquier otra droga calificándola directamente de “veneno”.
El paco, también llamado Pasta Básica de Cocaína o PBC, es una droga que está masivamente en la calle, es de bajo costo y se elabora a partir de bicarbonato de sodio, cafeína, alcaloide de cocaína y anfetaminas. Se suele consumir por vía respiratoria en pipas o sobre la marihuana en forma de cigarrillo. Debido a su composición química, es altamente tóxica y adictiva.
Es tan grave la problemática, que varias madres de jóvenes afectados decidieron dar una lucha sin cuartel contra este mal. Y se organizaron.
Así nació el Movimiento Madres en Lucha contra el Paco. Esta organización, que data de 2005, funciona en diferentes sectores de Capital Federal y el Gran Buenos Aires. Las madres trabajan por la reinserción social de sus hijos y la prevención a través del trabajo barrial expresado en talleres y jornadas.
En Bahía Blanca, con el auspicio de la Asociación Médica Bahía Blanca, se hicieron presentes la presidenta del movimiento, Marta Gomez y el coordinador del Comedor “Los Pibes”, Lito Borello.
“Lo positivo de todo esto -explica Marta- es poder haber logrado sociabilizar la maternidad, que el problema no quede en mi hijo sino que todas las que tenemos la problemática y aquellos que no la tienen, nos pongamos a trabajar en un mismo colectivo y tratando de entender que este es un problema grave”.
Según se suele decir, el paco no está instalado en todas partes y algunos sostienen que se trata de una problemática que abarca la zona de Capital y alrededores. Sin embargo, para Marta se trata de un problema del país para el cual hay que estar prevenidos: “Se va tomando conciencia, por eso el armado de la red con la que una viene trabajando entendiendo que no sólo pasa en Capital sino también a nivel nacional. Uno tiene que tratar de poner un granito de arena construyendo este saber empírico nuestro porque no somos académicos ni nada que se le parezca. Simplemente somos mamás que ante la necesidad nos organizamos y salimos a trabajar la problemática entendiendo que el problema está en nuestros hijos y entendiendo que tenemos que luchar por un presente y un futuro mejor para ellos”.

El paco y Bahía
En conferencia de prensa organizada en la Asociación Médica, un periodista local preguntó a Gomes qué recomendaría a las madres bahienses, más allá de que el paco no tuviera circulación en la ciudad. Sin embargo, Marta desmintió la afirmación del periodista sobre la realidad del paco en la ciudad: “Venimos de tener una charla en la Sociedad de Fomento del Barrio Don Bosco y ha salido de personas de ahí que hay paco en Bahía Blanca. De manera que hacer visible la problemática está bueno y entendiendo que es la primera reunión que tenemos y que a través de los miedos y las vergüenzas puedan decir que hay y que existe”.
Desde su experiencia como madre de un chico que sufre la adicción al paco, Marta explicó que al comienzo se sufre mucho y cuesta asimilar lo que está pasando: “Lo primero es la negación de una madre, preguntarse por qué a mí… Después hay que trabajar en eso. Individualmente no se puede salir, por eso se trata de trabajar rodeada de los compañeros. En el Comedor Los Pibes, una organización social y política de Capital, trabajamos esta problemática. Me costó pero puse el problema sobre la mesa y hoy por hoy puedo decir que desde ahí se construyó esta herramienta para poderla hoy poner al servicio de la comunidad que la necesita”.
Marta reconoció que el camino de la lucha contra el paco no es fácil, sobre todo teniendo en cuenta los intereses económicos en juego al querer erradicarlo: “Lo enfrentamos haciendo el trabajo de construcción. Tenemos amenazas, situaciones similares pero uno trata de trabajar en lo que realmente se necesita dentro de los territorios, y haciendo todo este trabajo de mamás, de juntarnos. Hay situaciones de amenaza pero prima lo que nosotros estamos haciendo y no tenemos miedo a nada ni nadie. Nada nos va a quebrantar o va a lograr que abandonemos estro porque hoy estamos luchando por la vida de nuestros hijos”.

Señales
Los chicos que toman paco no tienen un proyecto de vida, afirma Marta. Desde la institución se intenta que los chicos no abandonen el colegio y que puedan ser atendidos dignamente: “Al principio, no podés entender que tenés un hijo con problemas. Pero lo primero que hay que hacer es brindar contención, cariño, amor, escucharlos, fijarse con quién está, dónde está. Nadie te pone un revólver para que consumas. Entonces, uno por pertenecer a un grupo hace cosas que no tiene que hacer. Se trata de un cuidado que tiene que partir desde la casa, los valores”.
Falta de respeto hacia los padres, malas contestaciones, pegar un portazo e irse, son señales, dice Marta, de que al chico le puede estar pasando algo ya que antes, tal vez, no era así: “Como algo está pasando empezás a tomar conciencia y te tenés que sentar a hablar con el chico. Si ya está consumiendo, te das cuenta por la actitud que tiene, la falta de apetito, de higiene personal, son señales hacia los padres”.
En esta red de ayuda, que es el movimiento de lucha contra el paco, también está la contención hacia las mamás. Es decir, hacia aquellas madres que se acercan por primera vez por la adicción del hijo: “Nos sentamos a hablar para que nos cuente el problema que tiene, de ahí ver qué se puede hacer. Hay un psicólogo, hay un equipo que atiende. Es hacerle sentir que no está sola en esto, hay otras madres que la van a escuchar y sostener. Las derivaciones y demás lo hace el equipo. No queremos comunidades sino que los chicos se puedan recuperar dentro de sus hogares teniendo todo a su disposición, es decir, salud, educación, trabajo, recreación, trabajo…
En algunos casos no se puede hacer porque han avanzado mucho con la droga y están mal. Entonces necesitan estar en un tratamiento. También pedimos mucho cuidado porque a veces los médicos tampoco saben la atención del paco y a veces se hace agua con las internaciones”.

facebook
Twitter
Follow
2009-11-27 00:00:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp