©Todos los derechos compartidos

Educación y conciencia
Categoría: Salud

Si bien se ha progresado en diferentes aspectos, la cantidad de pacientes infectados aumenta.
Las mujeres son una población altamente vulnerable.
El no uso del preservativo en las relaciones sexuales es la causa fundamental de contagio.

A las cuatro de la tarde por el corredor del Hospital Interzonal José Penna transita poca gente, sin embargo cuando uno dobla por el pasillo 4 que lleva al sector de Infectología se ven algunos pacientes que esperan su consulta con el dr. Carlos Fuentes. El profesional trabaja en el Programa de Prevención de VIH SIDA que atiende a pacientes de Bahía Blanca y la región.

Todos vulnerables
Cualquiera que no tome los recaudos puede adquirir VHI más allá del lugar donde viva o su condición socio económica. Aún así es verdad que los sectores más pobres y con menos acceso a la educación y al sistema de salud son más vulnerables a contraer la enfermedad. Sobre esta realidad se asienta la importancia de la prevención a través de información educativa: “No es como una gripe donde uno sabe que hay una epidemia y casi todos nos resfriamos. Entonces, si bien todas las personas tienen sensibilidad, si bien todos se pueden infectar, sabemos que la mayoría de los pacientes pertenecen a grupos socialmente más vulnerables. Pertenecientes a comunidades que normalmente han estado excluidas de todos los procesos sociales de los últimos años o que se han visto incrementados en su condición de exclusión por las políticas que hubo en los últimos años, eso favoreció el desarrollo de la epidemia”.

Derrumbando mitos
Según datos aportados por el doctor Fuentes, en el Hospital Penna se atienden unos 500 pacientes por VIH, el promedio de edad es de 25 años en el caso de las mujeres y de 32 años en los hombres. En su gran mayoría son personas infectadas por transmisión sexual y fundamentalmente producto de relaciones heterosexuales.
A los pacientes se les explican medidas de protección y los cuidados que se deben tomar. Reciben de manera gratuita tanto el tratamiento como las drogas necesarias para el mismo.
Lamentablemente según Fuentes hay un alto porcentaje de abandonos: “Se estima que el cumplimiento estricto del tratamiento logran hacerlo entre el 50 y el 60% y después hay entre un 40 y un 50% de pacientes que no logran cumplirlo adecuadamente”.
Los pacientes en tratamiento tienen posibilidades de tener acceso a un certificado de discapacidad lo cual le da posibilidad de acceso gratuito al transporte y tienen acceso a subsidios que pueden ser de distintos tipos como ayuda alimentaria, económica o en algunos casos cuando la infección ya está avanzada se pueden lograr pensiones o jubilaciones.

Conciencia
Existe una gran tardanza en el diagnostico del virus porque la infección tiene un periodo largo en donde es común la no aparición de síntomas. Esto quiere decir que cuando se diagnostica la infección el paciente puede haber pasado muchos años de su vida portando el virus y pudiéndolo transmitir, contagiar a otros, sin saberlo.
Es como una gran cadena donde todo método de prevención sirve. Por eso es de vital importancia que todos nos realicemos un análisis de VIH: “Cualquier persona puede venir y hacerse el examen, los resultados están en 48 horas. Se hace una prueba anónima, se ponen solo las iniciales del paciente y se piden los análisis de sangre. Estos tienen ese periodo de latencia, que es un tiempo donde la infección está pero todavía no es detectado con los métodos habituales de diagnóstico. Eso se ha ido reduciendo pero se estima que en tres meses gran parte de los pacientes que tienen la infección tienen las pruebas positivas”.

La mujer y el SIDA
“La mujer tiene una condición biológica, social, cultural y económica en muchos casos que hacen que en esta sociedad sean más vulnerables a la infección. En los últimos años se ve que las mujeres progresan más rápidamente en la transmisión de la infección que los hombres. Hay más casos nuevos en mujeres que en hombres a pesar de que todavía en el número global predominan los varones. Pero la tendencia es que en pocos años eso se va a igualar y probablemente las mujeres más adelante pasen a ser el grupo más importante al ser esta una enfermedad de transmisión heterosexual mucho más predominante”, comenta Fuentes.
“Si las mujeres tienen 25 años cuando nosotros las detectamos quiere decir que se infectaron entre los 15 y los 18, al inicio de su vida sexual tal vez. De allí la importancia de los sistemas educativos. Sabemos que no es una cuestión sencilla pero también sabemos que biológicamente las mujeres tienen una actitud diferente frente a sus parejas cuando tienen quince años a cuando tienen 20. Es decir, que en los grupos etarios más altos sabemos que las mujeres pueden negociar el uso del preservativo en una condición de cierta igualdad con respecto a su compañero sexual mientras que a los quince no tienen todavía una mayor capacidad para establecer condiciones para sus contactos”.
Para destacar es el tema de las mujeres embarazadas ya que la introducción del tratamiento de drogas antivirales fue la primera intervención exitosa en cortar la transmisión vertical, es decir de la madre al niño: “El control de las embarazadas está dando resultados importantes porque en ese momento es muy importante para proteger al bebe hacer el diagnostico antes”.

Por último el dr. Fuentes se refirió a la necesidad de captar pacientes para tratarlos y de esta manera también evitar que otras personas se enfermen. Por una parte esto se hace a través de los contactos del paciente: “Cuando surge un caso nuevo uno trata de favorecerle las posibilidades para que ellos puedan reestablecer algún contacto con sus anteriores parejas para también testearla e ir buscando la forma de control de los contactos”. Y también a través del trabajo educativo, realizando campañas, repartiendo preservativos, incluso en el hospital trabaja el grupo Juntos Podemos integrado por pacientes y algunos familiares de estos que colaboran en la lucha contra esta enfermedad que, aunque suene a frase vieja, nos afecta a todos.
 
Jugarse la vida
Puede existir contagio en las relaciones sexuales orales.
“Muchos piensan que si toman las pastillas también se protegen del VIH cuando no es así”. “No hay una conciencia de cuidado para el SIDA pero si para el embarazo”.
“El acceso a la medicación y a las mejorías en los resultados de los tratamientos de los pacientes ha bajado lo dramático del VIH y eso baja el alerta. Si bien favorece lo terapéutico genera una disminución del alerta como diciendo `si pasa algo te haces un tratamiento y andas bien`. Se dice eso sin poder analizar el significado que tiene ser VIH”.
 
Síntomas
“Solamente el 25% de los pacientes que sufren una infección tienen síntomas, o sea que el 75% de las veces pasa totalmente asintomático. Y pueden pasar todos los años que sabemos que dura el periodo asintomático que son alrededor de diez o doce años sin tener ningún tipo de manifestación. En el 25 por ciento de los casos hay síntomas que son totalmente inespecíficos como dolor de garganta, fiebre, aparición de ganglios sobre todo en la región cervical, puede dar cuadros de meningitis, diarrea y a veces infecciones de la piel. Por lo tanto si uno no tiene el interés de saber que es, puede pasar como otra enfermedad infecciosa inespecífica y después de un periodo de dos o tres meses los síntomas remiten espontáneamente y los pacientes quedan asintómaticos”.

Cómo se transmite el VIH?
Las tres vías de transmisión son:
Transmisión sexual
A través del intercambio de semen y secreciones vaginales, durante todo tipo de relación sexual con una persona infectada por el VIH, sin usar preservativo. Se denomina SEXO SEGURO a las relaciones sexuales con uso del preservativo.

Transmisión sanguínea
Cuando la sangre de una persona infectada por el VIH se pone en contacto con la sangre de otra persona. Esto puede ser por una transfusión con sangre no testeada o por compartir jeringas y agujas, algo frecuente en las personas que consumen drogas en forma endovenosa.

Transmisión madre-hijo
Las mujeres infectadas pueden transmitir el virus a su hijo durante el embarazo, en el momento del parto o durante la lactancia. Entre el 25% y el 40% de los niños nacidos de madres infectadas nacen infectados. Esta forma de transmisión se puede evitar si la madre conoce su condición de ser VIH positiva y realiza tratamiento aunque esté asintomática y de esa manera la transmisión puede disminuir al 8-10% de los niños.

¿Existe una vacuna?
Desgraciadamente, la investigación referida a la vacuna anti-VIH no avanza con la misma rapidez que la de los tratamientos. No hay por ahora ni habrá en los próximos años una vacuna para el VIH.
Por lo tanto, la prevención es la única herramienta para no infectarse ni infectar a otros.
Actualmente, ¡la prevención es la única vacuna!

Fuente: Programa Nacional de lucha contra los R.H., SIDA y ETS

facebook
Twitter
Follow
2008-03-07 23:00:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp