©Todos los derechos compartidos

Se vota por el país que viene
Al igual que en 1946, el 22 de noviembre confrontarán dos políticas de Estado antagónicas. Mientras Scioli garantiza que una primera generación de estudiantes continúe sus estudios universitarios, Macri detesta la creación de nuevas universidades nacionales, públicas y gratuitas.
Categoría: Política

Al igual que en 1946, el 22 de noviembre
confrontarán dos políticas de Estado antagónicas. Mientras Scioli garantiza que
una primera generación de estudiantes continúe sus estudios universitarios,
Macri detesta la creación de nuevas universidades nacionales, públicas y
gratuitas.

¿Los
argentinos podemos elegir en qué país vivir sin movernos de nuestro lugar de
residencia? Sí, y la posibilidad de hacerlo se dará en el inédito balotaje del
próximo 22 de noviembre, cuando votar por Macri o Scioli será optar por uno de
dos países diferentes. Tan distintos como los que muestran los proyectos
educativos que organizan presente y futuro de esos dos modelos de país. Para
comprobarlo están las políticas educativas de los dos gobiernos, uno el
nacional representado por Scioli y otro el de la Ciudad que encarna Macri.
Veamos las políticas que los diferencian.

Financiamiento

El Gobierno nacional creó la Ley de Financiamiento Educativo promulgada el
9 de enero de 2006 a través de la cual llevó el presupuesto asignado a
educación a casi el 6,5 por ciento del Producto Bruto Interno Nacional. Se pasó
de 1900 millones de pesos en 2002 a 40 mil millones de pesos en la actualidad.
El gobierno de la Ciudad de Buenos Aires se mantuvo muy lejos del piso de 6
puntos porcentuales fijado a nivel nacional demostrando que para Macri la
educación, además de no ser una prioridad de su gestión, sufrió una política de
desfinanciamiento.
En 2007 el presupuesto para educación era equivalente al 1,4 por ciento del
Producto Bruto Interno de la Ciudad y en 2014, tras ocho años, ese número
ascendió sólo un 0,3 por ciento. El candidato de la alianza Cambiemos considera
que la educación es un “gasto innecesario”.

Inversión en infraestructura

El gobierno nacional construyó más de 1800 escuelas y realizó 6000 obras de
refacción y ampliación de edificios escolares en todo el país, lo que significó
una inversión de 16 mil millones de pesos. Macri no sólo no pudo garantizar
vacantes para que miles de niños y jóvenes puedan asistir a un colegio público
en la Ciudad sino que intentó utilizar las “escuelas container”. Durante su
gestión favoreció la privatización de la educación concibiéndola como una
mercancía y no como un derecho.
Para el gobierno, garantizar el derecho a la educación en todos los niveles
educativos ha sido una prioridad. Entre las conquistas alcanzadas en educación
durante estos años se destaca que el gobierno nacional haya extendidos a 13
años la escolaridad obligatoria y dispuesto el retorno a la
estructura unificada y a la vez federal del Sistema Educativo Nacional.

Salario docente

Congelado o recortado en años anteriores, creció hasta un 833 por ciento
mientras que el de los docentes y no docentes universitarios lo hizo un 1064
por ciento.

Convenios Colectivos

Las paritarias permitieron regular condiciones de trabajo de los docentes
que incluyen jornada, descansos, vacaciones, licencias y capacitación
profesional.

Universidad pública, gratuita y de calidad

El Gobierno nacional implementó una batería de políticas públicas
destinadas a garantizar el derecho a los estudios universitarios. Creó 15
nuevas Universidades nacionales, algunas en el conurbano bonaerense y otras en
el interior del país, haciendo posible que las aulas se colmen de jóvenes, en
muchos casos integrantes de la primera generación universitaria.
En consecuencia y a partir del impacto del sistema de becas para los
estudiantes y programas como el Progresar, la matrícula universitaria creció
tanto como los 500 mil nuevos estudiantes.

El candidato de la alianza Cambiemos no está a favor de las nuevas universidades:
“¿Qué es esto de tantas universidades?”, sostuvo Macri, quien promueve un
modelo de universidad elitista al que sólo puedan acceder las clases sociales
con poder adquisitivo medio y alto. Bajo el argumento de la búsqueda de
“excelencia” disfraza su intención de limitar la educación superior para que
sea un privilegio de pocos. La propuesta de Macri es una “educación excluyente”
mientras que el Frente para la Victoria puso en marcha en 2003 un
modelo educativo cada vez más inclusivo, con las mismas oportunidades para
todos, con aulas llenas de estudiantes, con recursos disponibles en las
escuelas y con docentes que perciben salarios dignos por su tarea.
Mientras Macri detesta la creación de nuevas universidades nacionales
públicas y gratuitas, Scioli garantiza que una primera generación de
estudiantes continúe sus estudios universitarios gracias a una política estatal
que abrió la universidad al pueblo.

facebook
Twitter
Follow
2015-11-17 00:00:00
Etiquetas: Política.
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp