©Todos los derechos compartidos

El Decreto 1340/16 promueve mayor concentración fuera de la ley
Tal como lo hizo hace un año, el gobierno nacional vuelve a violentar la ley y las garantías constitucionales para intervenir por decreto en el campo de la comunicación a fin de favorecer la concentración y la cartelización de los servicios audiovisuales y de telecomunicaciones.
Categoría: Política

Tal como
lo hizo hace un año, el gobierno nacional vuelve a violentar la ley y las garantías
constitucionales para intervenir por decreto en el campo de la comunicación a fin
de favorecer la concentración y la cartelización de los servicios audiovisuales
y de telecomunicaciones.


Mientras prometen una nueva ley avanzan por decreto
con los negocios de unas pocas empresas socias del oficialismo.

El nuevo Decreto 1340/2016 afecta más aún la libertad
de expresión y promueve la consolidación de un mercado oligopólico que protagonizan
las principales corporaciones en materia de servicios convergentes: el Grupo Clarín,
Telefónica y Telecom.

Hace apenas un mes, en el documento «Un año
fuera de la Ley», la Coalición por una Comunicación Democrática (CCD) denunció
el desmantelamiento del orden jurídico, el incumplimiento de las promesas ante la
Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh) de la OEA y los peligros que
acarrea gobernar por decreto, negando la comunicación como derecho ciudadano y de
las audiencias.

En lugar de someterse al debate democrático en el
ámbito parlamentario y al principio de no regresividad de derechos -ambos exhortos
formulados por la Cidh en abril de 2016 en Washington-, el gobierno de Mauricio
Macri vuelve a contradecir con hechos su discurso sobre el diálogo y la institucionalidad.
La captura regulatoria del mercado de las comunicaciones, el sometimiento político
de los órganos de aplicación y los negocios de grupos amigos, son los únicos resultados
de su gestión en el primer año de gobierno.

El nuevo decreto permite al Enacom disponer del espectro
radioeléctrico -recurso natural patrimonio del pueblo argentino-a la medida de los
grandes operadores del mercado, atribuyendo bandas de frecuencias y diseñando concursos
a medida. También liberalizará las tarifas para que las corporaciones puedan llevarlas
a los niveles de operación de sus otras filiales en América Latina. Asimismo autoriza
la reasignación discrecional de frecuencias de servicios de comunicación audiovisual
y servicios móviles para permitir el empleo por parte de Grupo Clarín -para su empresa
Nextel- de posiciones en el espectro adquiridas para otros usos a precios de remate.

La norma clausura por quince años la obligación de
Telefónica, Telecom, Cablevisión y otros grandes operadores, de abrir la red de
última milla impidiendo en ese lapso que otros operadores ofrezcan servicios utilizando
la plataforma existente. De esta manera se cristalizan las posiciones dominantes,
impidiendo una mayor competencia. DirecTV tendrá su premio al serle permitido el
ingreso al negocio de los servicios TIC (internet), limitación establecida en el
texto original de la Ley 26.522.

El decreto también protege al Grupo Clarín, impidiendo
hasta 2018 la competencia a Cablevisión de los prestadores de telefonía básica (Telefónica
y Telecom) en los grandes mercados (Amba, Rosario y Córdoba). El Decreto invoca
una protección para operadores locales cooperativos o Pymes, pero la misma solo
resulta aplicable en las pequeñas ciudades donde sean un único prestador, es decir,
marginales en términos de mercado.

Así se convierten en letra muerta los criterios constitucionales
y los Tratados Internacionales que definen a la comunicación como un derecho humano
y que han establecido que el control de la concentración en medios y plataformas
de distribución de contenidos es una vía razonable y necesaria para asegurar la
libertad de expresión. Por el contrario, las autoridades actuales insisten en considerar
a la comunicación como una simple cuestión mercantil que, en el peor de los casos,
debe zanjar el área de Defensa de la Competencia, ignorando por completo el derecho
de las audiencias.

Frente a este retroceso, la CCD ratifica los principios
de defensa de la comunicación como un derecho humano, el debate público y participativo,
la promoción de una política nacional que defienda el patrimonio tecnológico y audiovisual
de la Nación y el trabajo local, fomentando la producción de contenidos argentinos
y los medios con arraigo territorial, vocación social y de servicio público.


Fuente: Coalición por una Comunicación Democrática

facebook
Twitter
Follow
2017-02-14 00:00:00
Etiquetas: Nacionales.
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp