©Todos los derechos compartidos

Trágica historia sin fin
Categoría: Opinión

Hay quienes parecen no haberse enterado, que queremos cambios en serio. Que los reclamamos, no como muchos de ellos desde un discurso oportunista o falso. Somos humanos y por lo tanto prioridad. No nos bancamos más a los que quieren que nuestras vidas se mantengan a plazo fijo. Hartos cuando expresan cuestiones que luego en la realidad no tienen correlato. Abrumados por la manipulación del concepto de unidad, como arma controladora que evita poner en marcha al pueblo para cambiar a fondo. El “somos derechos y humanos” se escucha como un eco, en el coro de los que siguen interesados en que todo siga igual.
Sin embargo, la parodia sigue. La historia sin fin de la ciudad careta y sus caretas mayores. La Bahía del Silencio. La conducta sostenedora de esto es propiedad del poder a la vista, mucho más de los que históricamente sostienen el statu quo, pero también de los que parecen distintos pero no construyen más que palabras. Miran para arriba, levantan sus voces y sus manos, como esperando a ver si en una de esas la política se les aparece como el genio de la lámpara. De los que organizan ferias obscenas por sus costos, o negrean salarios, pero hablan de una ciudad que cambia. Como siempre en sus bolsillos y subsidiadas por el Estado.
Mientras, los cartoneros son rehenes de todos. Son parte del discurso oficial, pero sin solución respetuosa de sus derechos “oficiales y constitucionales”. Son parte de una legislación “controladora social” y no generadora de genuino “sostén social”. Son parte de los que aportan confusión e intereses propios, pero nada de diálogo y solución activa para los afectados. Tenemos frente a nosotros hechos que desde la dialéctica son expresados por actores contrapuestos: sin embargo convergen a lo mismo, “que el perro siga igual”.
Resulta insoportable a esta altura, que la ciudad se chupe resoluciones casi instantáneas. Que los realizadores las expliquen y expresen -sin probarlo- como de interés social. Que la magnitud económica para su concreción, sea monumental para estos tiempos y nos endeude hacia delante. Terminal, aeropuerto, zona céntrica, plaza, subsidios a privados. Más de veinte millones de pesos. Sin embargo, golpea con violencia inusitada -pero propia del poder-, que pongan todo tipo de excusas insostenibles para resolver en serio los problemas humanos. Agua, luz, gas, necesarios para la Vida, un derecho humano esencial y básico.
Mientras, los cartoneros esperan. Sin luz, sin agua, sin gas, sin trabajo, sin salud, sin educación. Sin derechos. Los nominan “trabajadores irregulares”, hipocresía elaborada para esconder responsabilidades. Son sobrevivientes. Víctimas de políticas que algunos de los actores actuales defendieron. Son vecinos que han asumido su lugar desde la dignidad, cosa que muchos actores de los hechos desconocen en su definición y ejercicio. Se los llama a mesas de diálogo en lugar de haber estado y dialogado antes con ellos evitando este manoseo.
Hay una sola solución. Quizá, cuando usted vecino lea esto, se haya producido. Sino fue así, le cuento. Libertad de su actividad, sin la mentira de supuestas molestias por su tarea. Diálogo sincero y tan digno del Estado, como el modo de enfrentar la vida que ellos enarbolan. Todas las herramientas y mucho más, sin mezquindad por parte del Estado municipal, para que se organizen. Nada menos que esto. Organización que además será la generadora de algo que hoy no tienen ni ejercen: el derecho al trabajo. Porque esa organización vencerá el tiempo, y el tiempo siempre está a favor de los pequeños.

Eduardo A. Hidalgo es secretario general de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos de Bahía Blanca

facebook
Twitter
Follow
2007-04-07 00:00:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp