©Todos los derechos compartidos

Paz o guerra
Categoría: Opinión

Si tuviéramos guerra mundial, la Argentina no
escaparía a sus consecuencias, ni siquiera esta ciudad nuestra.
No habría vencidos ni vencedores, es posible que con el uso de nuevas armas
atómicas de hidrógeno, misiles que pudieran llegar a cualquier país con sus
cargas mortíferas, también podrían llegar a Bahía Blanca.
Y si no somos parte de la misma por iniciativa propia, entraríamos igual en la
cadena de producción creada por Estados Unidos en materia de armas toxicas,
otorgándole a cada país interviniente una parte: solo Estados Unidos reúne y
arma todas ellas.
Esto no es una novela de ficción de Julio Verne, está dentro del campo de las
probabilidades.
Pocos son los que conocen que Estados Unidos llevó la guerra a Vietnam. Y
también la división.
Y muy pocos saben que una de las armas experimentadas en esa guerra, no eran justamente
armas: el llamado “agente naranja” es líquido (arma tóxica) y lanzada como
riego o rocío sobre campos y ciudades, todo lo que toca muere.
Efectivamente, murieron millones de hombres, mujeres, niños, jóvenes, todo
animal, planta, insecto o pájaro; hasta hoy se pueden comprobar sus efectos en
niños mal nacidos, deformados… Vietnam debería mostrar al mundo lo que fue
aquella guerra y lo que hizo Estados Unidos.
Lo mismo tendría que hacer Japón, para que los pueblos sepan que las bombas
atómicas no se tiran contra objetivos militares, no lo fue en Hiroshima y
Nagasaki.
Diseñado fundamentalmente por Dow Chemical y Monsanto, ambas empresas se
anticiparon al pedido del ejército norteamericano al iniciar pruebas ilegales
sobre presos de diferentes estados de Estados Unidos y lograron, en la fecha
pedida, disponer de un agente químico devastador. Las primeras pruebas llevadas
a cabo en 1959 comprobaron que dos años después de una irrigación con agente
naranja, el 98 por ciento de la vegetación de cualquier tipo había
desaparecido.

“The economy, stupid”
La guerra no es solución para nadie, toda la información que recibo del
mundo financiero me van llevando a un solo punto: “Destruyamos el dólar como
única moneda mundial” y podría influir en un nuevo orden económico.
Bajo la Presidencia de Richard Nixon, en Estados Unidos en 1974, el dólar tenía
al oro como respaldo financiero. Nixon lo anuló, la onza de oro se desplomó.
El dólar no está sujeto a nada, se emite de acuerdo a las necesidades que tiene
cada gobierno de Estados Unidos, “carece de valor”.
La deuda pública que tiene Estados Unidos, jamás se podrá pagar.
Putin dijo hace poco que Rusia no tenía deuda pública.
Si el dólar no tiene respaldo, ¿como es la moneda más cotizada en el mundo
capitalista?
De niño trajeron al campo un nuevo peón, era de origen alemán (año 1930 al 35),
traía un baúl muy grande de madera, le indicaron cuál seria su pieza para
dormir, pidió un pincel y harina, preparo engrudo y empapeló la pieza con
grandes billetes (reichmarks, es decir, el marco imperial) que no valían nada. Así
ocurrirá con el dólar.
¿Cuántos dólares existen a nivel mundial? Se comenta que hay más dólares en el
exterior que en el propio Estados Unidos. ¿Y si no tiene valor ni respaldo?
China y Rusia utilizan sus monedas, Irán solo acepta “euros” por su petróleo.
La economía del mundo está pasando a China e intenta crear un nuevo orden
económico mundial.
Es inevitable que aparezca una nueva moneda universal, se terminó la época en
que Estados Unidos obligaba a que cada operación petrolera debía tener al dólar
como moneda oficial.
La caída del dólar abre posibilidades de paz y continuidad hasta a los mismos
países capitalistas.

facebook
Twitter
Follow
2017-10-17 00:00:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp