©Todos los derechos compartidos

La democracia y la robótica
Categoría: Opinión

Debo volver un poco atrás en la línea de desarrollo de estas notas sobre la democracia. Ya había quedado algo dicho sobre la relación entre la democracia, como sistema político, y el capitalismo, como sistema económico. Debo detenerme ahora en la lógica del sistema capitalista, tal cual lo hemos experimentado en la segunda mitad del siglo XX, para poder analizar cómo esta relación condiciona gravemente la posibilidad de la democracia, en el sentido más amplio de la palabra.
La globalización de los mercados, es decir la pretensión de convertir el mundo en un solo mercado, ha exacerbado la competencia comercial. En esa lucha por el dominio monopólico se ha impuesto una necesidad económica: la eficiencia. La competencia por el predominio de los mercados lleva a las empresas a lograr un funcionamiento técnico-productivo, administrativo y comercial que debe incidir del menor modo posible en el costo final. Este costo final puede determinar el desplazamiento de cualquier empresa en el mercado por la imposibilidad de competir en precios, al tiempo que definirá también la utilidad obtenida. La eficiencia apunta al logro de la mayor producción posible, lo que redundará en el menor costo por unidad de producción. Pero además, a la mayor calidad posible, dado que también se juega allí gran parte del predominio en el mercado. Nos encontramos aquí con tres objetivos en los que la mano de obra humana se enfrenta con un rival imbatible: el robot. Éste puede lograr el mejor funcionamiento y el mayor rendimiento, tanto en la cantidad producida como en su calidad y todo ello a un menor costo: en este terreno la balanza se está inclinando, cada vez más, por la tecnología del robot.
La Tercera Revolución Industrial, cuyo comienzo puede ubicarse a fines de los setenta, es el entrelazamiento de lo económico con lo tecnológico-informático que da lugar a un nuevo paradigma: el tecno-económico. Este complejo electrónico se está convirtiendo en el concepto básico de todo el sistema de producción a partir de los años ochenta. Su tecnología básica es la microelectrónica, que está sustituyendo los insumos que se utilizaron hasta la década anterior. En concordancia con esta miniaturización electrónica, acompañada de una posibilidad comunicacional sin antecedentes, comienza a darse un cambio en el dimensionamiento de las estructuras empresariales. El modelo piramidal de las grandes empresas (el paradigma fue la General Motors) está siendo reemplazado por organizaciones más horizontales, con una mucha menor presencia de los mandos medios, que son desplazados por la eficiencia de las computadoras. El filósofo social Charles Handy, miembro de la American Management Association, define este proceso de caminar hacia organizaciones más pequeñas como “el camino que va del elefante a la pulga” y agrega: “el mundo se está convirtiendo en un lugar para pulgas, ya que de ellas vendrán las nuevas ideas”.
Con expresiones como estas se puede tomar conciencia del nuevo rumbo que han tomado las organizaciones. También por ello se hace sentir la exclusión de personas en las grandes organizaciones. El paulatino reemplazo de la mano de obra por la mano computarizada nos está señalando hacia dónde se dirige este nuevo esquema de la producción capitalista. El menor costo posible determina la decisión.

facebook
Twitter
Follow
2007-10-13 00:00:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp