Todos los derechos compartidos ©

Cristina no pateó el tablero, solo hizo un enroque
2019-06-11 00:00:00
Categoría: Opinión

Dependía de su decisión, este enroque político tan esperado por todos,
promoverá cambios imprevisibles en los sectores políticos.
Ahora estamos en plena reformalización de partidos políticos, alianzas,
coaliciones y reacomodamiento internos en cada partido.
La situación económica del país llegó a tal grado de destrucción que para
salvarla se necesita el apoyo de otros sectores de la sociedad.
Un partido por sí solo no puede ni podrá sacar de la crisis en que estamos
inmersos como país.
Y esto en medio de una crisis general del sistema capitalista, donde la
hegemonía del capitalismo dejó de serlo y ha surgido otra alternativa.
Nunca me dejé enroscar la víbora… Las dos últimas guerras mundiales tuvieron
como objetivo el reparto o dominio de los mercados del mundo (lucha interimperialista)
entre países capitalistas.
En plena guerra Hitler envió a uno de sus colaboradores (creo que fue Von
Ribbentrop) quien viajó a Inglaterra para convencerla de que la lucha no debía
ser entre ellos. Su verdadero enemigo era la Unión Soviética (la URSS).
Tampoco hoy me engaño.
Estados Unidos -con Trump a la cabeza- sabe bien que su objetivo no es Rusia
(hoy país capitalista), sino China (comunista).
Las condiciones han cambiado, sea cual fuere el método empleado. China es el
país más poblado de la tierra (1400/1500 millones de habitantes), y pasará a
ser la primer economía del mundo (si ya no lo es), y está dispuesto a apoyar un
nuevo orden económico mundial, bajo condiciones no de explotación, sino de
complementación económica.
Ningún país es enemigo del otro y todos podemos asegurar en igualdad de
condiciones el futuro, dando la oportunidad a cada país de solucionar su
crisis.
El desafío de la humanidad pasa y debe ser encauzado por un nuevo orden económico
mundial.
La participación debe ser de los pueblos, de gobiernos populares, y de
programas de reconstrucción nacional, racional y científicamente elaborado.
Ayer me consultaron sobre el significado de la palabra “plusvalía”, al buscar
en el celular donde hay páginas que te explican lo que quiso decir Marx con
respecto a la plusvalía (trabajo ajeno no remunerado).
El capitalismo desvirtuó el contenido social y humano de la especie humana.
La división y desigualdades sociales, en medio de una crisis general del
capitalismo, pasaron a ser el motivo central por el que tendremos que pasar
cada país.
La guerra contra China no es la solución para el capitalismo.
La poderosa industria norteamericana (la que pone o saca presidentes) no es tan
torpe como para empujar a una confrontación militar cuyas consecuencias son
imprevisibles.

Relacionados
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

Ecodías es propiedad de la Cooperativa de Trabajo Ecomedios Limitada. (Mat. 40.246). (Mat. 40.246).

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp