©Todos los derechos compartidos

Sin los patrones
Categoría: Interés general

Las diversas crisis del sistema capitalista y los impactos que tienen en las empresas. La modalidad de algunos empresarios de abandonar la actividad económica cerrando una fábrica. El vaciamiento económico empresarial de la fuente de trabajo de muchas personas.
Todas o en parte, son algunas de las razones que están en el origen de nuevas maneras de organización y de gestión de la fuente laboral por parte de sus trabajadores.

Se llama empresa recuperada comúnmente a aquella sobre la que sus trabajadores han debido tomar el control.
Las empresas recuperadas fueron originalmente organizaciones privadas que tuvieron dificultades económicas para seguir operando y que fueron ocupadas por sus trabajadores, manteniendo la fuente laboral. Mayormente toman la forma de cooperativa de trabajo.
Para conocer más en detalle este tipo de empresa, así como el funcionamiento de una cooperativa, EcoDias entrevistó al licenciado en Economía Jorge Cincunegui, profesor del Departamento de Economía de la Universidad Nacional del Sur.
Cincunegui realizó un trabajo de investigación junto con su colega Valeria Scherger acerca de la cantidad y calidad de las empresas recuperadas de la Provincia de Buenos Aires, por pedido del Ministerio de Trabajo, frente a los muchos requerimientos de expropiación de activos de varias empresas de la provincia.
Expropiación significa que el estado compra los activos de una empresa con dinero público y después puede usarlos para financiárselos a un grupo. La legislación no le permite cederlos gratuitamente sino transferirlos con financiación.

El origen de la empresa sin patrones
En Argentina las empresas con empleados convertidos en sus propios patrones pasaron de ser una alternativa al desempleo a un movimiento en permanente evolución que recuperó 162 firmas quebradas y da trabajo a unas 20.000 personas. Obreros que mantuvieron abiertas empresas metalúrgicas, textiles, alimentarias, madereras y hasta hoteles, entre otras firmas en proceso de quiebra.
Esta información la otorga el INAES (Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social) que es el organismo del Estado Nacional encargado de legislar, controlar y promover la economía social con respecto a Cooperativas y Mutuales.
“Nosotros encontramos los primeros casos de empresas recuperadas en la década del 60, aunque las crisis aceleran estos procesos y hacen una explosión de ejemplos similares. De todas maneras, se formaron más empresas en el 2003 que en todos los años anteriores, y después con la recuperación del nivel del crecimiento de la economía, se hace un impasse hasta el 2007 donde comienzan a darse nuevamente por el agotamiento del crecimiento económico”, aportó Cincunegui. La organización en cooperativas surgió como alternativa para los empleados a finales de la década de los años ‘90.
Llegada la crisis del 2000, cuando para algunas empresas empezó a ser más rentable la especulación financiera que la producción, los dueños pusieron a “trabajar la plata”, vaciando las empresas y dejando de pagar los salarios. Eso generó numerosas quiebras y fábricas con las persianas bajas.
Esta situación generó altos niveles de desempleo para amplios sectores de la población, sobre todo obreros especializados de más de 40 años. Aunque el fenómeno tuvo su pico a principios de la primera década del siglo XXI, Cincunegui sostiene que en los años posteriores el proceso no se frenó.
En este marco histórico, varias empresas recuperadas se nuclearon en el “Movimiento de empresas recuperadas”.
En lo que respecta a las empresas recuperadas, sólo una mínima parte ha logrado resolver su situación legal. Estas cooperativas de trabajo exigen, desde hace varios años, una política hacia el sector, siendo su principal reclamo la sanción de una Ley Nacional de Expropiaciones para Fábricas Recuperadas y la reforma de la Ley de Quiebras que, durante la gestión de Menem, fue modificada para dar privilegios a los acreedores bancarios, anteponiéndolos a los derechos de los trabajadores.

Características
Cuando hablamos de empresas recuperadas encontramos una gran diversidad y complejidad, “hay desde las ruinas de una vieja empresa que está siendo mantenida por un grupo de gente cercano a la jubilación -donde el problema es social, de cómo le damos una salida previsional, puesto que no ofrece ningún perspectiva tecnológica ni productiva-, hasta empresas altamente tecnificadas, con tecnología moderna y con personal muy bien capacitado que ha sabido tomar los activos de la empresa y transformarlos en una empresa que está funcionando, comprando y vendiendo en el mercado”.
En todos los casos existió una falencia del empresario propietario de la empresa, en algunos casos dentro de la ilegalidad. “Puede haber habido vaciamiento de los activos de la empresa por parte del empresario; en otros casos ha habido una decadencia continua por lo cual el empresario abandona porque lo abruma el problema y las deudas; y en otros, ha habido arreglos de empresarios con los trabajadores para que ellos continúen con la empresa”.
Cabe aclarar que en ningún caso se ha realizado la transferencia de propiedad. En todas las situaciones de empresa recuperada del país son “ocupaciones” sin el marco legal. De ahí la necesidad de la expropiación y la escritura del inmueble.
“Hay empresas recuperadas que son legítima gestión laboral para tratar de salir adelante por una situación difícil y tratar de insertarse en el mercado productivo y comercial. Hay otros casos donde han quedado bloqueadas situaciones que no tienen viabilidad, y que realmente no permiten pensar en ninguna solución razonable”, explicó Cincunegui.
Uno de los puntos más importantes para poder funcionar como cooperativa de trabajadores es contar con un buen circuito de comercialización. Mantener el anterior, o poder realizar uno acorde a la nueva situación laboral.
Entre las mayores dificultades que surgen del relevamiento realizado por los investigadores, se encuentra el mantenimiento necesario de los inmuebles y las maquinarias que reciben. “Existe otro tema que es importante que es el valor inmobiliario que tienen, que es muchísimo mayor que el valor industrial. Muchas empresas están ubicadas en el centro de las ciudades o en zonas industriales que hoy toman mucho valor, y desde el punto de vista ambiental no son aptas para estar ubicadas en determinados lugares”.
Las empresas recuperadas es un fenómeno complejo con elementos políticos, sociales y económicos, “las empresas tienen que resolver de alguna manera la falta de empleo, pero son necesarias otras resoluciones porque no alcanza: tiene que haber participación y mecanismos del Estado que permitan entre otras cosas jubilar anticipadamente a quienes están terminando su vida laboral, o capacitar en tecnología a los trabajadores”.
En cuanto a la organización de la cooperativa, los trabajadores que la integran son socios igualitarios y toman las decisiones en forma democrática en reuniones de la cooperativa.

facebook
Twitter
Follow
2010-05-22 00:00:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp