©Todos los derechos compartidos

Hacer cumplir la norma
Desde 2005 existe la llamada Ley 12.665 de Talles con el objetivo de garantizar que las mujeres encuentren la prenda de vestir que deseen y que sea de su medida. Sin embargo, sin aplicación hasta 2008, hoy se repiten los casos de incumplimiento. Actualmente, se quiere ampliar la ley a los hombres y en Bahía Blanca se está empezando a trabajar para que sea respetada en su totalidad.
Categoría: Interés general

Desde 2005
existe la llamada Ley 12.665 de Talles con el objetivo de garantizar que las
mujeres encuentren la prenda de vestir que deseen y que sea de su medida. Sin
embargo, sin aplicación hasta 2008, hoy se repiten los casos de incumplimiento.
Actualmente, se quiere ampliar la ley a los hombres y en Bahía Blanca se está
empezando a trabajar para que sea respetada en su totalidad.

En la edición 362 de EcoDias se publicaba una nota sobre la exhibición de
precios por parte de los comercios de Bahía Blanca y de los controles que se
realizan desde la Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC) para
que eso sea cumplido. En esa oportunidad Fabricio De Arriba Arevalo, titular de
la OMIC, explicaba que primero se hizo una etapa de concientización sobre la
necesidad de que se respete el derecho del consumidor a poder tener a su
disposición el precio del producto exhibido y que luego se pasó a una etapa de
aplicación de sanciones para todos aquellos que, así y todo, no cumplían con lo
establecido.
Según explicó a EcoDias un similar trabajo se prevé para este año con la Ley de
Talles. Se trata de la Ley 12.665 que existe desde 2005 pero no tuvo aplicación
plena hasta 2008. Sin embargo, aún hoy y en Bahía Blanca, la ley no es
respetada del todo. No son pocos los casos de personas que cuentan que en
determinado comercio de ropa les responden que no hay prendas de su talle. Tal
respuesta, además de infringir la norma, agrede a la persona.
Acerca de los planes para este año respecto de la Ley de Talles, De Arriba
Arevalo señaló: “Con la Ley de Talles está la idea, no se si será en mayo o
junio de hacer una primera etapa de concientización, una etapa de
concientización fuerte también en la gente para que el consumidor también sea
artífice de que las normas se cumplan. Con la Ley de Talles tal vez es un tema
más difícil porque de transfondo está todo el tema del trastorno alimenticio,
una etapa de maduración bastante difícil como es la adolescencia, cuestiones
que rozan la discriminación en algunos casos con lo cual va a haber una etapa
de concientización en la gente de instalar el tema y perder un poco el miedo, y
también en los comerciantes”. Esta etapa repite la que promocionara la OMIC
años atrás cuando el titular era Diego Aldacour. Posiblemente, los comerciantes
ya tengan conocimiento cabal de esta legislación y las multas por su
incumplimiento.
Y luego de esa etapa, al igual que ocurre con la exhibición de precios, llegará
el momento de controlar férreamente y sancionar si hace falta. Es sabido que
hay cuestiones hasta culturales cuando hablamos de un tema como éste, pero no
menos cierto es que en el medio están los derechos de las personas que son los
primeros que se deben tener en cuenta: “Necesariamente saldremos a controlar,
lo que generalmente se controla es la existencia de un pictograma en las
prendas de vestir. Vale como comentario algo que fue noticias de que la Cámara
provincial de Senadores está estudiando o ya aprobó un proyecto de ley para
ampliar el espectro, visto que hoy sólo se aplica a ropa de mujer adolescente.
La idea en algún momento era aplicarlo también al varón, no se si va a quedar
en la adolescencia pero sí comenzar a ampliar un poco el espectro. El varón
adolescente también puede sufrir estos trastornos alimenticios y se encuentra
sujeto también a algunas dificultades a la hora de encontrar alguna prenda de
vestir”.

Sin carteles
Decíamos que para el caso de las mujeres la ley está vigente y el objetivo,
afirma De Arriba Arevalo, es homogeneizar el comercio y garantizar la
existencia de talles. Por ejemplo, si se trata de un talle 38, que sea 38 tanto
en la marca, llamémosle “A”, como en la “B”, como en la “C”: “Entonces, por un
lado que los talles sean uniformes, que tengan determinada medida de cintura, o
si es blusa, de busto. Y por otro lado que los talles, que las ropas, que los
modelos que se hacen, los modelos por ahí un poco más exclusivos y todos en
general, tengan la existencia de todos los talles. Porque también sucede que
algunos modelos, los más vistosos, los más caros, se hacen para los talles más
chicos. La ley busca de alguna forma aportar su granito de arena contra estos
trastornos alimenticios, y así empezar a homogeneizar y garantizar el acceso de
todas las chicas a todos los modelos”.
Ahora bien, a no confundir, en este caso no existe necesidad de exhibir
carteles informando que hay ropa de todos los talles. La obligatoriedad de que
existan los talles hace innecesaria la presencia de carteles que incluso,
algunas veces, hasta pueden resultar discriminatorios: “Lo que sí prevé es este
pictograma que mencionaba, que es una identificación que debe tener la prenda
de vestir donde te indica cuál es el talle y a qué medidas corresponde.
Ejemplo, talle 38 corresponde a tantos centímetros de cintura y tantos de cadera”.
Siguiendo con el tema de la existencia de determinados carteles que anuncian
que el negocio tiene prendas de todos los talles, De Arriba Arévalo consideró
que a veces procurando informar se genera más desinformación. Y destacó: “Los
talles especiales no están incluidos en esto pero apuntan un poco a lo mismo, a
garantizar el acceso de todo el mundo sobre todo en cuestiones de moda donde hay
determinados modelos de jeans o de blusa o remeras que se fabrican en talles
muy chicos”.
Por otro lado, también es cierto que la cadena de responsabilidades no cae
solamente en el vendedor de las prendas: “El objetivo que persigue la ley es
llegar hasta los estratos más altos, el fabricante, el textil, que es el que
comete la principal infracción. Vendedor, distribuidor y fabricante son
absolutamente responsables de dar cumplimiento a esta ley”.

Denunciá
Quien haya sufrido la respuesta negativa por cuestión de falta de talles
ante el pedido de una prenda determinada, puede dar aviso a la OMIC sin
necesidad de llenar un formulario ni quedar comprometido en la denuncia. Se
puede dirigir a las dependencias de Donado 242 de lunes a viernes de 8 a 16 hs.
o llamando a los teléfonos 0800 222 7024 o 4550383.
La OMIC también tiene su página de Internet para consultar: www.omicbahiablanca.gov.ar. “Una
de las cosas que refleja un poco esto es la inexistencia de denuncias, quizás
por este tema de que si uno ya la pasó mal en el comercio, no quiere volver a exponerse
a pasarla mal de nuevo”.

facebook
Twitter
Follow
2011-05-15 16:45:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp