©Todos los derechos compartidos

Autoevaluación
Categoría: Interés general

Siempre los accidentes son multifactoriales: las rutas, el estado vehicular, el consumo de bebidas alcoholicas, el estado del tiempo, el cumplimiento de las normas de tránsito, la velocidad, entre otros factores.

La estadística señala que en el Reino Unido entre el 20 y el 25 por ciento de los accidentes provocados por vehículos a motor se atribuyen a conductores que se quedan dormidos al volante. La somnolencia, con cantidades ínfimas de alcohol, se potencia como efecto devastador.
En Estados Unidos imputan 1.500 muertes anuales por conducir bajo somnolencia y aproximadamente 75.000 traumatismos de índole diversa.
La zona de riesgo horaria para que el sueño se apodere más rápidamente de nosotros es entre la 2 y 6 de la mañana, y entre las 2 y 4 de la tarde. En esos horarios se hace más ostensible la somnolencia en coincidencia con la disminución de la temperatura corporal. El sueño y la temperatura están estrechamente asociados.
Desde ya que esta situación se acrecienta cuando noches anteriores no hemos dormido el tiempo suficiente
Por estos lares no son imputables los accidentes al sueño y sus trastornos, como acontece en otros países. No es que se quiera enrostrar al sueño el honroso privilegio de estar en el listado de las principales causales, pero al excluirlo, o no investigarlo como se debiera, no se toman las medidas correspondientes.
La somnolencia es un síntoma específico que traduce la necesidad biológica de dormir. Es como el hambre y la sed. Y cuando no dormimos lo suficiente, vamos generando una deuda crónica de sueño.
Estamos obligados a dormir un tiempo suficiente luego de un período de vigilia. Es la ritmicidad del sueño vigilia que nos propone el día de 24 horas, al cual los humanos no podemos eludir. Cuando nos resistimos a ello y tratamos de «engañar» a nuestra fisiología pagamos con consecuencias en ocasiones irreparables.

El necesario descanso
En varias localidades de la costa atlántica las autoridades competentes de la Provincia han certificado que el 25 por ciento de los choferes de colectivos no cumple con las horas de descanso establecidas.
Equipos de médicos del Hospital Austral, de la bonaerense ciudad de Pilar -Pérez Chada y colaboradores-, han realizado una encuesta sobre 738 conductores de camiones. La misma arrojó que asiduamente el 44 por ciento conducía con somnolencia.
Por lo general, en estas condiciones señaladas perdemos nuestra capacidad de alerta y vigilancia, reaccionamos a los estímulos con tardanza, la coordinación motriz es pobre, el procesamiento de lo que nos llega como información se distorsiona, y la toma de decisiones se dificulta.
Lo que agrava esta situación es que el nivel de enturbiamiento de la conciencia en ese momento nos impide darnos debida cuenta del problema por el cual atravesamos.
El mayor riesgo de accidentes en rutas lo tienen aquellos que manejan grandes distancias, que están privados de sueño la noche anterior o las noches precedentes, que su biotipo (obeso, cuello corto, ronquidos mientras duerme) es sugerente de apneas del sueño, que consumen medicación y / o alcohol, que no respetan un esquema de sueño y vigilia relativamente estable (horarios rotatorios).
También se agregan los que consumen antihistamínicos, analgésicos y ansiolíticos o medicaciones que promueven sueño.
En suma, cuando salimos de viaje deberíamos en primer lugar tomar conciencia de cumplir con las horas de sueño previo suficientes, no viajar de noche, tomar descansos luego de distancias moderadas (300 Km.), respetar las normas, no consumir medicación, en particular inductora de sueño.
En el caso de las autoridades, les corresponderá evaluar a los conductores exhaustivamente y realizarles exámenes periódicos con el objeto de darles una seguridad de que se encuentran en debida forma para realizar una tarea de tanta responsabilidad. Y, además, ayudarlos a resolver los factores indeseables tales como tabaco, exceso de peso, dolores osteoligamentosos, etc.
Asimismo, controlar que los mismos no viajen largos recorridos sin descansos obligatorios y que los vehículos de transporte de pasajeros tengan asegurado los cambios de equipos (postas).
Estas y otras medidas que seguramente surgirán, deberán ser prácticas y confiables, y de control obligatorio (por ejemplo, normatizar el tránsito de grandes transportes en horarios nocturnos).

Porque la probabilidad de riesgo de tener un accidente en las rutas argentinas es alta, las medidas a tomar no son patrimonio exclusivo de ningún sector: es un compromiso de todos.

Análisis personal
Recuerde y haga memoria cuántas veces durante el último año manejó con somnolencia.
¿Estuvo cerca de tener accidentes en su vida por este síntoma?
¿Provocó algún accidente?
¿A cuántas personas cercanas a usted le ha comentado de su somnolencia?

facebook
Twitter
Follow
2009-09-26 00:00:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp