©Todos los derechos compartidos

Ley de Economía Social y Solidaria
En la edición 531 de EcoDias dábamos cuenta del debate del anteproyecto de Ley de la Economía Social y Solidaria. A continuación algunos de los conceptos referidos en las ponencias.
Categoría: Economía social

En la bienvenida a todos los participantes del sexto Foro de Debate del anteproyecto de Ley de la Economía Social y Solidaria -de los más de 50 foros planificados entre marzo y mayo-, la vicerrectora de la Universidad Nacional del Sur, Claudia Legnini, planteó la cercanía a lo largo del tiempo entre la casa de altos estudios y el sector cooperativo, y repasó la existencia de algunas materias de la currícula vinculadas con la economía solidaria.

A su turno, Rubén Masón, presidente honorario de la Asociación Intercooperativa Regional (AIR), una de las organizaciones promotoras del debate, sostuvo que “la democracia es diálogo, puesto que sin diálogo no hay democracia”. El contador se remitió a la figura del vaso medio lleno medio vacío a la hora de plantear su visión respecto de la iniciativa de este anteproyecto de ley: “Patricio Griffin propuso que todos los sectores pudieran participar de la discusión. En vez de darle un trámite ‘express’, aquí las bases van a poder opinar y armar el proyecto”. Y destacó: “El gobierno ha recuperado el prestigio de la palabra ‘cooperativa’”.

El aspecto negativo -según Masón- tiene que ver con ciertas debilidades de la redacción del anteproyecto y “las urgencias que desde el organismo se plantean: esta iniciativa debemos considerarla en el marco de la relación entre el estado y las entidades solidarias. Desde el punto de vista oficial nos encontramos con estímulos o con gobiernos indiferentes o con actitudes de oposición a todo lo que representa el cooperativismo y el mutualismo. Desde el sector se ven actitudes paternalistas buscando recibir todo desde el estado; también de rechazo, por oposición”; y -la más importante en la consideración del presidente honorario de AIR- de complementación: “Lograr lo que sea mejor para la economía solidaria, será lo mejor para el país. Siempre respetando la autonomía, con control democrático por parte de sus asociados”.

El presidente del Instituto de Promoción de la Economía Solidaria (Ipes), José Orbaiceta, comenzó agradeciendo el marco para el desarrollo de este foro y aseveró: “El modelo solidario tiene que ponerle freno a la avaricia de los grupos concentrados que destruyen el planeta”. Planteó luego la integración como vía hacia un mundo entendiendo la proactividad del sector público, del sector de las organizaciones privadas y del sector de las organizaciones sin fin de lucro: “Cuando discutimos esta ley estamos discutiendo de qué manera llegamos a construir una Patria mejor para todos”.


El momento de las ponencias

Más de cien dirigentes cooperativos y mutuales acompañaron con suma atención cada uno de los planteos presentados el martes 14 de abril en el Salón de los Fundadores, en la sede de la Universidad Nacional del Sur.

Mariano Glas, quien junto a Alejandro Marinello cumplió el rol de moderador del foro, es director del Gabinete Universitario de Investigación, Docencia y Extensión sobre Cooperativas y Otras Entidades de la Economía Social de la Universidad Nacional del Sur (Gidecoop). Su exposición tuvo varios momentos enrolados en su tarea docente y planteó la importancia de las organizaciones para el cambio histórico, diferenciando a las organizaciones asistencialistas (las mutuales, fundaciones, asociaciones, entre otras) de las “que participan del mercado con una finalidad social por cuanto distribuyen equitativamente la diferencia entre los ingresos y los egresos: esas son las cooperativas”.

Invocando la definición del Alianza Cooperativa Internacional (“Una cooperativa es una asociación autónoma de personas que se han unido voluntariamente para hacer frente a sus necesidades y aspiraciones económicas, sociales y culturales comunes por medio de una empresa de propiedad conjunta y democráticamente controlada”) y por cuanto las cooperativas son empresas con una lógica diferente al del capitalismo, pidió que se mantuviera el esquema actual de que exista en la legislación argentina una ley para las cooperativas y otras para las demás organizaciones.

Juan José Carrizo, secretario de AIR, dio lectura a la propuesta de esta entidad que reúne a cooperativas de diferentes ramas del sudoeste bonaerense, entre ellas la Cooperativa de Trabajo EcoMedios que edita este periódico.

El minucioso análisis del anteproyecto debatido en AIR el 10 de abril pasado lleva a esta federación a sostener la posición de no derogar la actual Ley 20.337 de Cooperativas, entre otras razones por “la fijación de capital mínimo a cooperativas y asociados; la distinción entre capital obligatorio y voluntario con reconocimiento de interés sólo a este último; la ausencia de regulaciones para el capital proporcional que en cambio existen en la ley 20337; la elevación de la reserva legal a un 25 por ciento; la elevación de la devolución mínima del capital del 5 al 20 por ciento; la omisión de la propuesta del movimiento cooperativo para la integración del Directorio de la autoridad de aplicación; ciertas prescripciones taxativas sobre el régimen de elección y reelección cooperativas con 3 ejercicios consecutivos o cinco alternados cuando lo importante es la idoneidad y experiencia para ejercer los cargos; el derecho a la información sin límites y la divulgación pública de sueldos gerenciales, en un mundo económico altamente competitivo; y otras injerencias sobre el derecho de asociación y la autonomía de la voluntad asociativa”.

El abogado Santiago Furlong presentó una exposición a título personal como asesor del sector cooperativo agrícola: “Me permito festejar la actualización de la ley de Cooperativas después de 40 años”. Al igual que quien lo precedió en el uso de la palabra, Santiago Ricardo Montenegro, auditor externo de la Cooperativa Agrícola Ganadera Ltda. de Adolfo Alsina (Carhué), elevó a las autoridades del Ipes observaciones y propuestas de correcciones al articulado del anteproyecto. Entre otras cuestiones, suscribió a la necesaria tutela del sector cooperativo por parte del estado y expuso diferentes casos en los que en el cooperativismo agropecuario se presentarían dificultades para su funcionamiento en caso de aprobarse el articulado tal como se encuentra en el anteproyecto.

La presentación del presidente de la Cooperativa de Trabajo Uníxono, Gabriel Hernández, en nombre de la Federación Argentina de Cooperativas de Trabajo de Teconología, Innovación y Conocimiento (Facttic) resultó breve por centrarse en una cuestión central: la incorporación de la “virtualidad” en la vida asociativa de las cooperativas, mutuales, federaciones y confederaciones, es decir, generar las condiciones con su debida reglamentación y seguridad informática para que la participación en reuniones se pueda realizar sin necesidad de trasladarse físicamente hasta el lugar, teniendo en cuenta la amplia geografía de nuestra nación.


Ir más allá de la consolidación de conquistas

El abogado y especialista en cooperativismo Dante Cracogna, de dilatada trayectoria, expuso sobre los antecedentes legislativos a esta propuesta de ley. Lo hizo en virtud de su pertenencia a la Federación Argentina de Cooperativas de Consumo Ltda. (Facc).

En primer término se situó en 1889 en lo que se considera el primer hito en materia de legislación cooperativa en el Código de Comercio que en la exposición de motivos señala que “las cooperativas han comenzado a aparecer en nuestros medios por lo cual vemos la necesidad de legislar sobre ellas”.

Luego, la Ley 11.388, de 1926, se haría cargo de la realidad al que el sector cooperativo había arribado, según la consideración de Cracogna, de la misma manera que la Ley 20.337 en la década del ’70. En nombre de la Facc destaca que tanto las Naciones Unidades como la Organización Internacional del Trabajo han brindado lineamientos para la legislación, “una suerte de andarivel por el que se puede circular”.

En cuanto a los contenidos “el anteproyecto contiene conceptos dignos de encomio que habría que rescatar para incorporar definitivamente a la redacción final así como otros inadmisibles”, exponiendo el riesgo “de algunos avances estatales que se plantean”.

Culminó su exposición leyendo las conclusiones del documento remitido por la Facc al Ipes: “La Federación Argentina de Cooperativas de Consumo Ltda. es consciente de la conveniencia de instrumentar algunas adecuaciones a la ley 20.337 que recojan la experiencia de los últimos cuarenta años y den respuesta a las necesidades y aspiraciones actuales del movimiento cooperativo en general y de distintos tipos de cooperativas en particular, contemplando expresamente las nuevas modalidades que han tenido un importante desarrollo en el curso del presente siglo. En nuestra opinión, deben brindarse a ese debate y a los pasos posteriores el tiempo y los esfuerzos necesarios que requiere la elaboración de un trabajo meduloso”.


Desde el cooperativismo de trabajo

A continuación fue el turno de Pablo Bussetti, de la Cooperativa de Trabajo Ecomedios y referente local de la Federación de Cooperativas de Trabajo de la República Argentina (Fecotra), quien puso de relieve que “para el cooperativismo de trabajo es ineludible contar con una herramienta legal que ponga en valor lo mucho que se ha avanzado en los hechos desde el sector trabajo”.

Siguiendo las filminas que se proyectaban a su espalda, Bussetti remarcó los aspectos que Fecootra eleva en cada una de sus participaciones en los foros de debate del anteproyecto de ley: igualdad de trato para que las cooperativas de trabajo puedan realizar actividades hoy prohibidas tales como actividades de limpieza, correo privado, vigilancia; objeto social múltiple, con especial control frente a posibles sistemas de fraude laboral; inclusión de la figura de “socios de apoyo” -siempre personas jurídicas- “para apoyar el desarrollo social y empresarial de la cooperativa”; aporte dinerario voluntario por parte de los asociados, con la respectiva justificación del origen de esos fondos; constitución de una reserva especial irrepartible de un 25 por ciento para que las cooperativas de trabajo -en particular- puedan capitalizarse año tras año.

A partir del apoyo de la federación en los últimos años a experiencias de cooperativas de trabajo en contexto de encierro, surge la necesidad de que se revisen las prohibiciones para ser consejeros de aquellas personas que fueron privadas de su libertad por delitos de robo y hurto, lo cual resulta en parte inconstitucional. Bussetti fundamenta que todas las personas tienen que tener por igual libre acceso al derecho del trabajo.

Culminó leyendo las conclusiones del documento de Fecootra: “El cooperativismo de trabajo con mucho esfuerzo pero con una gran convicción ha ido superando las problemáticas que surgieron. Hoy todavía hay dificultades, a las cuales muchas se les ha encontrado soluciones que se han expresado en el presente trabajo, pero sostenemos que es prioritario un trabajo coordinado, articulado con otros sectores del cooperativismo, de la economía social y del gobierno en sus diferentes ámbitos y sobre todo apostar a la formación cooperativa desde los primeros años de vida de las personas para ir generando una cultura de participación comprometida basada en valores del cooperativismo”.

“Nada diferencia a los hombres y a los pueblos como su respectiva actitud en orden a las circunstancias en que viven. Los que optan por hacer historia y cambiar por sí mismos el curso de los acontecimientos llevan ventaja sobre quienes deciden esperar pasivamente los resultados del cambio” (José María Arismendiarrieta)


¿Qué es el Ipes?

El Instituto de Promoción de la Economía Solidaria (Ipes) fue creada el 9 de diciembre de 2011, con el objetivo de promover las actividades que contribuyeran al desarrollo y análisis de la economía social argentina y, fundamentalmente, desarrollar distintas acciones tendientes a construir espacios de poder desde el sector mutualista y cooperativista del país.

Tanto el cooperativismo como el mutualismo son modelos empresariales que actúan en el mercado priorizando principios y valores de la democracia, la propiedad común de los bienes, la utilización equitativa de los resultados y beneficios y la responsabilidad total por los efectos de su actividad.

Se puede consultar la web www.leyeconomiasocialysolidaria.info para obtener información sobre los foros de debate del anteproyecto de Ley de la Economía Social y Solidaria.

Autor: Redacción Ecodías

facebook
Twitter
Follow
2015-04-28 00:00:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp