©Todos los derechos compartidos

Tratame bien
En el marco de la necesidad de mayor integración y respeto, desde la sede local de PAMI se brinda un taller para los centros de jubilados el cual se llama Adultos Mayores por el Buen Trato.
Categoría: Locales

En el
marco de la necesidad de mayor integración y respeto, desde la sede local de
PAMI se brinda un taller para los centros de jubilados el cual se llama Adultos
Mayores por el Buen Trato.

En adhesión al Día Internacional del Adulto Mayor que fue el 1 de
octubre, desde PAMI – INSSJP Bahía Blanca se realizó una actividad referida al
buen trato que merecen los adultos mayores en todos los ámbitos de su vida. Esa
jornada de concientización fue organizada, entre otros organismos, por el
Taller de Género y Buen Trato dependiente justamente del PAMI local.
EcoDias quiso saber más acerca de este taller y por eso fue a la sede del PAMI
en donde dialogó con María de los Ángeles Celani, responsable de Promoción
Social y Comunitaria y con la doctora Manuela Salas quien está a cargo del
taller en cuestión.
Para adentrarnos en el tema, Celani se refirió a un cambio de paradigma, de
visión que se dio a partir del año 2004 en donde se fijó como objetivo el
cuidado de la salud y no el mero hecho de atender al afiliado solo en la
enfermedad. Para 2008 se creó el Programa nacional de prevención y promoción
socio comunitaria y en el marco del mismo vieron la luz montones de talleres y
programas referidos a la promoción de la salud, al buen trato, a la temática de
género, a la educación para la salud y también a derechos y ciudadanía. El
taller que hoy nos convoca surge del último mencionado.
Volviendo al cambio de paradigma, para hablar de esto hay que remontarse a la
ley 19032 “
que es
la ley de creación del PAMI, el instituto se llama en realidad Instituto
Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados. El PAMI era un
programa de la atención médico integral que tenía que ver con el cuidado del
acceso al afiliado una vez que se enfermaba.

En el
año 2004 hay una ley de reforma a la ley original de PAMI donde la visión nueva
del instituto es la mirada de la salud como vía psicosocial. Con la mirada de
llegar al afiliado se tiene en cuenta que el aislamiento es la principal causa
de la enfermedad en los adultos mayores entonces teniendo esta visión se
crearon distintos talleres a través de nuestros centros de jubilados” explicó
Celani.
En cuanto a los resultados que dan este tipo de iniciativas, señaló que existe
una baja en la toma de medicamentos ansiolíticos, medicación para dormir, etc.
De esta manera, según el caso, se acompaña la medicación, la enfermedad y el
consejo del médico con talleres de estimulación de movimiento “y de educación
para la salud que son los talleres de alimentación y cocina que también tenemos
dentro del programa. También los talleres de las farmacéuticas que se están
dando para la prevención de la automedicación y lo que puede generar en el
adulto mayor. Todos estos programas ir acompañándolos en su cuidado de la salud,
tenemos programas de cuidado del diabético entonces es un poco acompañar desde
lo preventivo y desde lo recreativo, la atención primaria de la salud”.
En cuanto al taller de género y buen trato, la médica de familia Manuela Salas
contó que se inició en 2012 como un programa de equidad de género: “Abordábamos
el rol de la mujer y del hombre en esta sociedad y cómo había cambiado a lo
largo de los años desde que los adultos mayores que hoy son mayores, eran niños
hasta hoy”.
A medida que el taller fue avanzando, los propios adultos mayores fueron
planteando la necesidad de tratar temas tales como los referidos al buen trato.
Si bien la temática de género siguió trabajándose, había una preocupación mayor
por lo referente al trato: “Así fuimos reformando el taller y adaptándolo a lo
que pedían los participantes y derivó en este taller que llamamos ahora Adultos
Mayores por el Buen Trato que consiste en una serie de encuentros, en promedio
hacemos cinco encuentros por centro de jubilados, que se plantea desde los
derechos del adulto mayor hasta llegar específicamente a hablar de maltrato y
de promoción del buen trato”.
También refiere esto a un cambio de paradigmas en este caso que se relaciona
con cambios que se dan a nivel mundial: “Se plantea con las asambleas del
envejecimiento que comenzaron en Viena, se hizo en Madrid y se está trabajando
el tema de la vejez que cambió el enfoque de mirarlos como objetos con
necesidades pasivos que necesitaban asistencia a observarlos como sujetos
activos, sujetos de derecho”.
Cuando hablamos de promoción del buen trato, dijo Salas, hablamos de respetar
la autonomía de los adultos mayores, sus derechos y tratar de empoderar a ellos
en el reclamo o trabajo hacia ese objetivo: “Que ellos puedan ser los voceros
de los adultos mayores en el reclamo de este respeto de sus derechos”.

Entre el ayer y el hoy
Si bien, como se dijo, la cuestión de género tomó un rol más secundario en
el taller, no se perdió de vista ya que en lo que respecta a la mujer y sobre
todo a situaciones que viven y que han vivido, también viene implícito el
maltrato: “De considerar que la mujer estaba encerrada y que era de ámbito
doméstico, sobre todo las mujeres que hoy son adultas mayores han vivido eso en
su vida más joven. No tenían acceso a la vida pública, estaban generalmente a
la crianza de sus hijos y al cuidado de la casa y hoy en la adultez mayor y con
esta gran oferta de talleres que les da el PAMI descubren el mundo exterior por
decirlo de alguna manera y comienzan a tener más sociabilización y más
actividades que cuando eran jóvenes”.
Más allá del tema a trabajar, siempre está ligada la comparación a la hora de desarrollar
las tareas. “Lo que tratamos de hacer es comparar cómo era ser mujer cuando
ellas eran niñas y cómo eran sus mamás, cómo vivieron ellas en su adultez y en
su vida matrimonial el ser mujer, cómo lo viven hoy que muchas mujeres
expresan, bueno ahora nos liberamos, ahora nosotras también hacemos cosas que
antes no hacíamos…”.
Una mujer de 65 años de Cerri agradeció que el taller la “sacó de la cocina”: “Y
también lo planteamos con respecto a cómo ven a sus hijas y sus nietas. Muchas
abuelas nos plantean cómo se visten las nietas, que ellas no lo habían podido
hacer o cómo son las relaciones de pareja incluso hoy, que sus relaciones
fueron distintas”.
En cuanto al buen trato, Salas comentó que se plantea a partir de situaciones
que traen los propios participantes. Situaciones que socialmente pasan como
normales pero que ocultan maltrato: “La falta de respeto en el supermercado, el
no cederles el asiento en los transportes públicos, situaciones en las oficinas
públicas, en las oficinas de los médicos, situaciones que los propios adultos
mayores aceptan y que cuando uno se pone a discutir un poco ve que atrás de eso
hay una situación de maltrato”. En razón de ello, se busca un rol más activo
del centro de jubilados en cuanto a la defensa de los derechos.
Los ejemplos de buen trato pueden ser muchos y diversos. Celani agregó: “Que la
ciudad sea más amigable también para los adultos mayores. Han planteado el tema
del colectivero que les decía no te voy a parar más en la esquina porque vos
tardás mucho en subir. O por ejemplo los accesos para gente que tenga
dificultad, las esquinas, las baldosas que están flojas o las calles que no
están asfaltadas también es una problemática. De hecho vamos a la periferia, no
muy lejos del centro, y el hecho de tener una calle llena de pozos, baches y
aguas servidas, impide que tenga un acceso una ambulancia al barrio. Ahora nos
estábamos planteando que en el centro de jubilados de El Saladero, al taller
está yendo poca gente porque ha llovido mucho y no pueden realmente acceder al
centro de jubilados por el estado de las calles”.
Todo eso también hace al buen trato o a la falta del mismo. Salas señaló que en
el taller también trabajan una psicóloga y una trabajadora social.
Por otra parte, hizo mención al papel que puede tener el centro de jubilados
como nexo para que los reclamos o la defensa de los derechos no muera en la
persona que sufre determinada situación: “A veces individualmente cuesta más,
sobre todo en el ámbito institucional porque los adultos mayores se plantean si
yo me quejo después cuando vuelvo voy a ser atendido peor que ahora, entonces
el centro de jubilados como una asociación civil o como organización puede ser
el vocero de ese reclamo sin que tengan el temor individual de llevarlo a cabo”.
Pero como todo, el buen trato y el respeto a los derechos debe empezar por casa
en cosas tan simples, ejemplificó Celani, como ese rol que se suele imponer que
la abuela debe cuidar a sus nietos: “Los abuelos están para disfrutar a sus
nietos, los puede cuidar pero también tiene que tener su espacio para disfrutar
de su vida porque también tiene actividades”.

El buen por encima del mal
La respuesta de los adultos mayores a este taller es muy buena e incluso
involucran a la familia de la persona para transmitir lo aprendido: “Tanto en
los talleres de género como en los talleres de buen trato, se acercan sobre
todo los nietos, nietos adolescentes han ido con los abuelos a participar y es
mucho más rico el intercambio”.
Salas aclaró que antes se hablaba de prevenir el maltrato cuando ahora se
subraya la idea de promover el buen trato “Cuando uno habla del maltrato es
como que focaliza solo en las víctimas o en los maltratadores. En cambio cuando
uno habla de promover el buen trato nos involucra a todos como sociedad”.
Si bien los cambios pueden tardar en verse, la mirada de los adultos mayores ya
se va modificando: “Cosas que antes las aguantaban como normales, hoy se
plantan y las discuten”.
Y hablando de cambios o mejor dicho de evolución, la misma se da en los propios
adultos mayores que se encuentran más activos incluso en el ámbito educativo
universitario. “Hoy los profesores más jóvenes son los que se enganchan a dar
los cursos y lo disfrutan porque realmente el adulto mayor que va a la
universidad va porque quiere, porque le gusta, porque le interesa.
Ver estudiantes jóvenes con viejos en un mismo ámbito es todo un tema y también
verlos en el comedor universitario por ejemplo”, rescató Celani.
En alguna parte de la nota hablamos de empezar por casa y algo de eso sucedió
en PAMI que en los 90 siempre era mencionado para criticar por la falta de
atención y por la corrupción que estaba tan vigente en la institución por
aquellos años. A partir de la normalización que arrancó en 2003 se empezó a
crecer y a tomar en serio la idea de promoción de la salud. Incluso se comenzó
a tomar en serio a los adultos mayores, como realmente corresponde, como lo que
hace al buen trato.

facebook
Twitter
Follow
2014-10-26 00:00:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp