©Todos los derechos compartidos

Siempre se puede patear una pelota
Se busca implementar en Bahía Blanca el fútbol en silla de ruedas a motor, actividad que da la posibilidad de jugar ese deporte a personas con muy poca o ninguna movilidad. Pese a lo costosas que resultan las sillas, en nuestra ciudad se arrancaría la disciplina con las cinco que actualmente existen.
Categoría: Locales

Se busca implementar en Bahía Blanca el fútbol en silla de ruedas a motor,
actividad que da la posibilidad de jugar ese deporte a personas con muy poca o
ninguna movilidad. Pese a lo costosas que resultan las sillas, en nuestra
ciudad se arrancaría la disciplina con las cinco que actualmente existen.

Hace pocas semanas se informaba sobre la posibilidad de que en Bahía Blanca se
implemente el fútbol en silla de ruedas. Cuando desde EcoDias nos enteramos la
noticia lo primero que nos preguntamos fue cómo se juega al fútbol en silla de
ruedas teniendo en cuenta que justamente es un deporte en el que se necesitan
los pies y las piernas.
Ya interiorizándonos un poco más de cómo es la cosa, nos dimos cuenta que el
fútbol en silla de ruedas resulta aún más integrador que otros que conocemos
para personas que sufren alguna discapacidad.
Por ejemplo, en el básquet en silla de ruedas los jugadores se valen de sus
brazos que son la parte del cuerpo que es fundamental para practicarlo.
¿Y en fútbol?: en este caso, la actividad se realiza con sillas a motor o
eléctricas que cuentan con una adaptación la cual sirve para empujar o patear
la pelota. La orden de patear la da el jugador a través de la aparatología que
hace funcionar la silla. Y decimos que al final de cuentas resulta un deporte
aún más integrador que otros porque puede ser jugado por personas con muy poca
o casi ninguna movilidad ya que el funcionamiento de la silla lo ejecutan con
manos, con la boca o con movimientos del cuello.
Carlos Arias es coordinador del Área Especial de la Subsecretaría de Deportes
de la municipalidad. Dicha área realiza actividades para niños, adolescentes y
adultos con diferentes discapacidades.
Arias, profesor de Educación Física, dialogó con EcoDias e informó que el
fútbol en silla de ruedas es conocido como Powerchair Football Argentina: “Es
un deporte relativamente nuevo en nuestro país, se practica desde el año 2011,
se comenzó en la ciudad de Buenos Aires y en la ciudad de Tigre. Se están
abriendo sedes en diferentes partes de nuestro país, una sede en Rosario, una
sede en Córdoba, una en Mar del Plata y posible sede a abrir sería Bahía Blanca
y La Plata”.
Las sillas son de ruedas eléctricas o a motor con una batería “y específicamente
hay sillas para jugar al fútbol ahora con esta característica porque las
comunes son muy lentas, es una silla que desarrolla hasta diez kilómetros por
hora como máximo está permitido por reglamento, lo cual te permite desplazarte
a mucha velocidad, realizar giros, ir hacia atrás y patear la pelota. La pelota
es número 10, es un fútbol número 10 y la silla tiene una protección en los
apoya pies que te permite trasladar la pelota o pegarle también”.
Según explicó se juega en una cancha de básquet de 18 por 20 con cuatro
jugadores por equipo: “Tres al centro y el arquero se puede convertir en
jugador también. Son 20 minutos cada tiempo y tiene diferentes reglas en cuanto
a infracciones y foules.
Lo juegan solamente aquellos chicos que utilizan este tipo de sillas para la
vida diaria, para transportarse en la vida diaria. O sea que estamos hablando
de chicos con una discapacidad motriz muy severa, sobre todo son chicos con
enfermedades neuromusculares como distrofia muscular, atrofia espinal, algún
lesionado medular alto o algún chico con lesión cerebral con mucho compromiso
motriz”.
Como ya se dijo, el jugador a través del manejo de la silla manda la orden para
que la silla lleve la pelota o patee: “El chico tiene un hosting que es el
aparato que maneja la silla y según el grado de movilidad que tenga, algunos
chicos lo manejan con la mano, otros con el mentón, está adaptada para
manejarla con el mentón y hay casos que la manejan con movimientos del cuello”.
La mala noticia en todo esto es que las sillas tienen un costo muy elevado: “Estamos
hablando para jugar al fútbol específicamente la más económica vale 4 mil
dólares y la mejor de todas que se está fabricando diez mil dólares. Es un
inconveniente iniciarse porque para poder competir al nivel de como se está
compitiendo ahora necesitás una silla de estas características.
La idea nuestra es iniciar este deporte en Bahía con las sillas que tengamos.
Acá tenemos cinco sillas ya detectadas que son los que vinieron a la
capacitación que hicimos la semana pasada con el profesor que trabaja en la
sede de Rosario, y ver de qué forma se van sumando chicos de la zona también
porque Bahía sería un referente en lo que es la provincia de Buenos Aires y
abarcaría parte de La Pampa y sur del país”.

Sentirse jugador de fútbol
Visitamos la página Web de Fundación Powerchair Footbal Argentina y allí
figuran datos que demuestran el beneficio que viene generando este deporte.
Por ejemplo dice que los jugadores han crecido en promedio un 64 por ciento en
su confianza desde que empezaron a practicar la disciplina. También han
disminuido un 29 por ciento la cantidad de horas frente a un video juego,
ocupándolas en entrenamiento.
El 50 por ciento de los deportistas ha disminuido la cantidad de accidentes
diarios ya que mediante la práctica deportiva lograron un mejor control de la
silla y al 100 por ciento le ha proporcionado un aporte a su desarrollo
cognitivo. Además todos poseen un mayor deseo de superación en su vida al
comenzar a jugar mientras que un último dato refleja que el 30 por ciento de
los jugadores ha disminuido la cantidad de veces promedio que expresaban no
poder hacer una actividad.
EcoDias preguntó a Arias sobre si el fútbol en silla de ruedas resulta dinámico
y divertido para quienes lo desarrollan: “Si, te imaginás que un chico que no
tiene ningún grado de movilidad o muy poca movilidad se siente realmente muy
feliz haciendo el deporte, sobre todo el fútbol que es un deporte tan
tradicional nuestro y el hecho de convertir goles a través de la silla. Es como
que su cuerpo se prolonga a través de la silla.
Imaginate que por ejemplo Joaquín Scoppa que es el referente que tenemos en
Bahía, que él va a jugar a Buenos Aires porque su rehabilitación la está
haciendo en el Fleming, es un chico con atrofia espinal, de once años, fue un
poco el que mostró el deporte acá con el profesor y estaba vestido con una
camiseta de Argentina y tenía botines Nike puestos de fútbol sala. O sea que
salió vestido como un jugador de fútbol más allá que los movimientos los haga con
la silla”.
Retomando el cómo implementar el deporte en Bahía teniendo en cuenta que el
dinero a invertir es mucho, Arias señaló: “Tenemos cinco sillas eléctricas
comunes, la idea es empezar de esa forma. Estuvieron también en la capacitación
chicos que tienen buena movilidad en su tren superior, en los brazos pero
manejan sillas comunes. Quizás nosotros podemos empezar también con ellos
porque les gusta el fútbol y es una manera de jugar también haciéndole la
protección más allá que no van a poder competir específicamente en el deporte.
Después ver cómo generar el dinero para poder conseguir las sillas, estamos
pensando de qué forma puede llegar a ser. Por ejemplo en Rosario el profesor
tiene una gran afinidad con el club Rosario Central y un jugador de fútbol de
Rosario Central que es el padrino de la fundación, les donó tres sillas. En
Buenos Aires el referente el padrino es (Matías) Almeyda, en Córdoba el padrino
de la fundación es (Oscar) Dertycia que fue jugador de fútbol de Instituto y de
la selección Argentina. Así que estamos viendo acá cómo generar un padrino o
varios padrinos de referentes del fútbol y de qué forma poder conseguir el
dinero para poder comprar las sillas en un futuro para intervenir a nivel
nacional”.
El alcance del fútbol en silla de rueda es notable, a tal punto que durante
este mes de junio se está jugando la Copa Libertadores de América en Uruguay “donde
intervienen dos equipos de Argentina, dos de Brasil y dos de Uruguay. Se está
practicando en estos países, en México, en Estados Unidos y en Canadá”.
Arias destacó la posibilidad de que la actividad permita jugar a personas que
por su problema motriz no tienen prácticamente la chance de practicar fútbol ni
ningún otro deporte: “Vos fíjate que te estoy hablando de niños o adolescentes
o adultos que mueven la silla de ruedas con su cuello, qué mínimo movimiento
para mover la silla y sentir que está jugando un deporte.
Así que yo creo que está muy bien pensado más allá del costo de la silla pero
le da la posibilidad de poder integrarse a una actividad y se están haciendo
campeonatos nacionales, ahora Copa Libertadores, campeonatos panamericanos y
campeonatos del mundo. Se está jugando en casi todos los continentes así que
quien te dice que no falte mucho para que llegue a ser deporte paralímpico en
un futuro”.

facebook
Twitter
Follow
2015-06-09 00:00:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp