©Todos los derechos compartidos

Memoria universitaria
La Comisión de Apoyo a los Juicios que comenzarán en nuestra ciudad en abril próximo rindió homenaje el lunes 21 a tres de las víctimas del Terrorismo de Estado de la UNS.
Categoría: Locales

La Comisión de
Apoyo a los Juicios que comenzarán en nuestra ciudad en abril próximo rindió
homenaje el lunes 21 a tres de las víctimas del Terrorismo de Estado de la UNS.


Pese
a deber aún, como institución, varias materias en cuanto a políticas de
promoción y defensa de derechos humanos, las paredes de la Universidad Nacional
del Sur (UNS) fueron escenario durante la última semana de ejercicios de la Memoria
sobre los hechos atroces ocurridos bajo la dictadura cívico militar que asoló
el país entre 1976 y 1983.
El lunes 21, cuando comenzaba la semana que incluía el feriado de reflexión del
jueves, el edificio universitario de Alem al 1200 albergó un acto organizado
por la Comisión de Apoyo a los Juicios por delitos de lesa humanidad, que
comenzarán a fines de abril de este año en instalaciones de la propia casa de
estudios y servirán para juzgar a unos diecinueve represores, que cometieron
diversos crímenes de lesa humanidad bajo la órbita del V Cuerpo de Ejército con
asiento en Bahía Blanca.
Del encuentro participaron agrupaciones políticas y sindicales de distintas
banderas, sobrevivientes de la persecución de la época y buena cantidad de
público. También se hicieron presentes el rector Guillermo Crapiste y la
vicerrectora María del Carmen Vaquero, quienes prefirieron no hacer uso de la
palabra. El Departamento de Humanidades de la UNS, por su parte, manifestó su
adhesión al acto y observó que el proceso de justicia sobre los crímenes
cometidos por el Terrorismo de Estado “ya no admite negaciones ni retrocesos”.

Tres motivos para no olvidar
Pensada para hacer efectivo el ejercicio de la Memoria, la oportunidad
resultó propicia para recordar a Juan Carlos Prádanos, Daniel Riganti y Néstor
del Río. Los dos primeros eran docentes de la UNS, mientras que del Río se
desempeñaba como trabajador no docente en la mencionada cada de estudios. Todos
resultaron víctimas del accionar represivo, habiendo sido secuestrados y
asesinados durante el mes de marzo de 1976, puntal inaugural de la última
dictadura militar.
“Bahía Blanca se debe una reparación a su propio pasado. Entendemos que el
rescate de las huellas es parte de una lucha por nuestra identidad, un retorno
a esos sueños destruidos y proyectos naufragados de toda una generación. El
espacio público de nuestra ciudad debe erigirse como un ámbito de Memoria y
Justicia donde nos encontremos todos los bahienses”, afirmaron los
organizadores en el discurso de apertura.
En tal sentido, recordaron que “la ciudad se acerca al hecho histórico más
importante con relación a la justicia, que significa juzgar con todas las
garantías jurídicas, que nunca tuvieron sus víctimas, al primer grupo de
genocidas que actuaron en jurisdicción del Comando del V Cuerpo de Ejército
desde el Centro Clandestino de Detención ‘La Escuelita’”.

Prádanos
El
ingeniero agrónomo Juan Carlos Prádanos fue secuestrado de la casa de su
suegra, en Darwin al 600 de Bahía Blanca, tres días antes del golpe militar del
24 de marzo de 1976.
Nacido en la Capital Federal y diplomado en la Universidad de Buenos Aires,
Prádanos vivía entonces en la localidad de Hilario Ascasubi, donde se
desempeñaba en el marco del convenio que la filial local del Instituto Nacional
de Tecnología Agropecuaria (INTA) había firmado con la UNS, institución en que
ingresó como docente en 1969.
“Mientras trabajaba en el INTA Ascasubi conocería a Mercedes, con quien se
casaría y formarían un hogar lleno de criaturas, cinco niños al cabo de siete
años de matrimonio. Todos nacidos en Roca, donde además cultivarían amistades
del Movimiento Familiar Cristiano. La Iglesia cristiana era base de esta
familia, pues ambos fueron educados en la fe. Un hombre digno, honesto y con un
compromiso social destacado”, se afirmó en la semblanza leída el lunes en la UNS.

Al consumar el hecho, los secuestradores que lo arrancaron del domicilio de
calle Darwin aprovecharon para robar distintos objetos de valor de la vivienda,
según se relata en la carta que la familia del profesional remitió a la
Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP), una vez
recuperada la democracia.
Este documento, al que se dio lectura en el acto, menciona además las
circunstancias en que fue recuperado el cuerpo de Prádanos. Según se narra
allí, una comunicación anónima con la familia del ingeniero les informó que en
cercanías a una localidad pampeana se encontraba sepultado clandestinamente el
cuerpo de Prádanos, junto al de su colega Daniel Riganti.

Concluidos los trámites de reconocimiento del cadáver, los restos de la víctima
fueron entregados a sus familiares y sepultados en Bahía Blanca. El texto
remitido al entonces presidente de la CONADEP, el escritor Ernesto Sabato, detalla
los padecimientos que debió soportar la familia, compuesta por cinco criaturas.
La mayor de ellas tenía 6 años en 1976, al producirse el secuestro y asesinato
de su padre.  

Riganti
Daniel Eduardo Riganti era bahiense: nació en nuestra ciudad el 26 de marzo
de 1947. Su ingreso a la UNS data de 1966, cuando comenzó a estudiar la carrera
de Ingeniero Electricista.
Para agosto de 1972 ya estaba recibido e inscripto en el Consejo Profesional de
Ingeniería de Bahía Blanca. Antes de su secuestro y posterior asesinato,
ocurridos también en marzo de 1976, se desempeñó como docente auxiliar del
Departamento de Electrotécnica de la casa de estudios en la cual había cursado
su carrera. Además, había conformado una familia y trabajaba para una empresa
bahiense.

Del Río
“¿Quién era Coco? Puedo decir por las fotos, por quienes lo conocieron y
por los relatos que escuché, que era una buena persona, un buen compañero
solidario y comprometido con la lucha sindical de aquellos años, un buen padre
y un gran compañero de vida a juzgar por el amor que aún le profesan Susana
(Rodríguez, su esposa) y sus hijos”, fueron las palabras iniciales de la
semblanza a Néstor del Río que leyó la trabajadora no docente Inés Vargas.
Néstor “Coco” del Río era un trabajador de la UNS, que fue secuestrado de su
casa en la madrugada del 21 de marzo de 1976, tres días antes de la irrupción
de la dictadura militar. Para entonces, ya había sido cesanteado -junto a su
esposa, quien también se desempeñaba en la UNS- por el entonces interventor
Remus Tetu. La lista la completaban varios trabajadores más, y muchas de las
sanciones entonces aplicadas continúan figurando en los legajos del personal de
entonces.
“¿Quiénes se lo llevaron? ¿Por qué? Un largo silencio que lleva 35 años sigue
siendo la respuesta más brutal a la violencia a aquellos años oscuros, a la
barbarie de llevarse a un trabajador de esta casa de estudios”, fue la
reflexión incluida en la semblanza leída el lunes 21, a tres décadas y media
del hecho.
Según se desprende de los testimonios, varios vecinos presenciaron el secuestro,
ocurrido cuando se encontraba en la vivienda la totalidad del grupo familiar,
que incluía a la suegra de la víctima, su esposa y tres hijos pequeños. De
acuerdo a la información recabada, del Río fue ultimado en dependencias del
Hospital Municipal bahiense, donde se encontraba internado. “Sin embargo, aún
hoy no existen detenidos por este delito de lesa humanidad”, reflexionó la
Comisión a través del discurso pronunciado por Vargas.
“Como trabajadora quiero agradecer este acto y esta placa que nombra a Néstor
del Río, porque se trata del primer reconocimiento oficial a un trabajador no
docente de la UNS y debo decir que, lamentablemente, la violencia de aquellos
años se cobró la vida de otros compañeros no docentes y que muchos perdieron su
trabajo o su libertad. Para ellos también pido memoria y justicia”, expresó.
Otros trabajadores no docentes que resultaron víctimas de la represión ilegal
fueron Daniel Bombara, Mario Usabiaga y Roberto Garbiero. El miércoles, el
Sindicato de Trabajadores de la Universidad Nacional del Sur (SiTUNS) difundió
un comunicado donde recuerda y rinde homenaje a todos ellos.

facebook
Twitter
Follow
2011-03-28 08:51:53
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp