©Todos los derechos compartidos

El Barrio Evita y las dificultades de la integración urbana
A unas 40 cuadras de la Plaza Rivadavia numerosas familias bahienses viven en condiciones impensadas para este siglo XXI.
Categoría: Locales

A unas 40 cuadras de la Plaza Rivadavia numerosas familias bahienses viven en
condiciones impensadas para este siglo XXI.

Hacia el año 2009 las tierras ociosas contenidas entre las calles Federico
Baeza, Juncal, Chile y Santa María y, comenzaron a ser ocupadas por familias
mayoritariamente integradas por parejas jóvenes con niños pequeños, ante la
imposibilidad de alquilar una vivienda. Así se daba nacimiento a lo que luego
se llamaría Barrio Evita, en honor a la abanderada de los humildes.
Varios años después, en octubre de 2015, bajo la coordinación de docentes del
Departamento de Economía de la Universidad Nacional del Sur -en el marco del
proyecto “Ventana a la Realidad Socioeconómica” (Verse)- se realizó un relevamiento
de las condiciones socioeconómicas de la comunidad del Barrio Evita. También
participaron de manera activa vecinos y vecinas del barrio así como integrantes
de la ONG Sureando.
La presentación de los resultados del relevamiento se realizó el viernes 24 de
junio en el Centro Histórico Cultural de la UNS, Rondeau 29, en una mesa
conformada por docentes del Departamento de Economía, vecinas que integran la
Asamblea Vecinal del Barrio Evita, e integrantes de Sureando.
El evento, que contó con una nutrida convocatoria, incluyó a vecinos de otros
barrios con baja densidad de servicios públicos esenciales y de segundo grado
de la ciudad, organizaciones sociales que trabajan en la zona sur, así como
docentes y alumnos de la UNS. Desde la organización se entregó a los medios de
comunicación un documento del que tomamos las principales referencias.

ALGUNOS RESULTADOS
El relevamiento mostró que el barrio está compuesto principalmente por una
población joven, con familias en expansión, con una gran proporción de niños y
personas de 20 a 30 años de edad. Más de la mitad de la población del barrio
tiene necesidades básicas insatisfechas, lo cual supone que derechos
elementales en materia de vivienda, condiciones sanitarias, empleo y educación
se ven seriamente vulnerados.
Por ejemplo, respecto a la cuestión de la vivienda, el porcentaje de
hacinamiento crítico (más de 3 personas por ambiente) en el barrio Evita es del
46 por ciento (en comparación con un 6,2 por ciento en el total de la ciudad).
Esto se traduce en riesgos para la salud, limitación a la privacidad de las
personas, conflictos familiares por el uso del espacio, dificultades para que
los niños y niñas puedan estudiar en casa, entre otras.
En cuanto a las condiciones sanitarias, un número que señala la gravedad de la
situación es que el 25 por ciento de los hogares cuenta con pozo sin cámara
séptica, y el 11 por ciento no cuenta siquiera con inodoro. En toda la ciudad,
estos últimos dos porcentajes son de apenas el 4 y 0,18 por ciento.
En materia de empleo, es preocupante el nivel de inestabilidad y precariedad:
al momento del relevamiento -antes de que asumiera Mauricio Macri la
presidencia-, un 33 por ciento afirmaba que su empleo era inestable y un 46 por
ciento de los ocupados experimentaba signos de informalidad en la contratación.
Esto supone una vulnerabilidad laboral muy alta, resultando así los primeros
afectados en situaciones económicas críticas.
Por último, se manifestaban entonces brechas muy amplias en el aspecto
educativo: si bien los niños en edad escolar primaria asistían en su totalidad
a establecimientos educativos, menos del 70 por ciento de los jóvenes entre 13
y 18 años de edad lo hacían.

Conclusiones
El relevamiento y los testimonios de vecinos del barrio señalan una
superposición de múltiples derechos vulnerados. Todas estas privaciones se
vislumbran sobre una escena de notorio descuido estatal en términos de
infraestructura e integración urbana, cuya reparación requiere de una política
pública integral que hoy brilla por su ausencia.
En ese sentido, la agrupación Sureando señala: “Entendemos que una forma de
iniciar el camino en esa dirección es exponiendo el problema a toda la
comunidad e impulsando un debate público abierto, con todos los actores, acerca
de las alternativas de política pública adecuadas. Para ello resulta clave la
visibilización de las condiciones de vida de numerosos/as vecinos y vecinas de
barrios precarios de la ciudad. Por esa razón, entendemos auspicioso que ese
debate comience a encontrar en la Universidad Pública de la ciudad un impulsor
fundamental”.

INTERPRETACIONES
En la presentación del viernes 24, el doctor en Economía Rodrigo Pérez
Artica presentó algunas reflexiones en nombre de los responsables del
relevamiento: “El derecho a la ciudad tiene su punto de partida en la Constitución
Nacional, que establece el derecho a la vivienda, un derecho elemental de los
ciudadanos. Una vivienda no puede ser considerada una simple cosa con cuatro
paredes y un techo, construida con materiales adecuados, sino que tiene que estar
integrada a la ciudad, integrada a distintas redes, de distribución de agua, de
electricidad, de gas, las redes de residuos cloacales. De ser posible, entrar y
salir del barrio a través de las vías del transporte público, es decir, debe
estar conectado el barrio a través de los servicios de transporte público”. En
esta enumeración tan simple, todos los vecinos del barrio Evita carecen de
estos servicios básicos.
En continuidad con esta caracterización del derecho a la vivienda, en el marco
del derecho la ciudad, Pérez Artica sostuvo que “debe ser posible para los
habitantes del barrio acceder a lo que usualmente se denomina equipamiento
urbano, como por ejemplo una escuela, una salita médica, un teatro, un cine, un
hospital, una plaza”, entre otros.
“En pocas palabras el derecho a la ciudad sería la capacidad de todo los
ciudadanos de acceder a las ventajas de la vida urbana en condiciones de
igualdad. Que desde todos los barrios podamos acceder a ventajas en las mismas
condiciones”, sintetizó.
En materia sanitaria, “los datos que encontramos en torno a la vulneración de
los derechos a la salud son evidentes a partir del relevamiento. Que siete de
cada diez personas no tengan una cobertura médica es un elemento que habla de
un acceso diferenciado al sistema de salud de las personas que viven en este
sector de la ciudad con respecto a otros. Se pueden discutir si es mejor o
peor, ese indicador marca algo distinto”.
A su turno, Gisele Roche, integrante de la Asamblea Vecinal del Barrio Evita, se
refirió a algunas de las gestiones recientes, tal como la amena entrevista que
les concedió el 22 de enero último el intendente Gay, después de la cual surgió
un compromiso de realizar el 25 de febrero el entoscado de las calles del
barrio -son todas de tierra- “que nunca llegó, estamos a mitad de año y todavía
estamos esperando. Se ha pedido un generador por el tema de la luz, pero parece
ser imposible para el barrio, porque es un equipo que sale carísimo, así nos
dijo Daniel Carbone, de Infraestructura”.
La situación en un punto es desesperante, y no ha despertado en absoluto la
sensibilidad de los funcionarios: “Anoche no teníamos luz, hoy no teníamos luz,
en invierno es imposible, la mayoría de los vecinos comemos con velas, porque
los foquitos directamente se te queman todos. Lo que es tema seguridad estamos
participando de reuniones de foros, y estamos esperando que nos pongan los
brazos (para las luminarias) que nos prometieron, tampoco tenemos luces en las
calles. Hay tres brazos en todo el barrio, y están rotos”, detalló la vecina.
“Hace muchos años que venimos luchando y empujando esta cadena que parece que
cada día pesa más, ojalá que podamos tirar para adelante para que nuestros
hijos estén mejor también”, dijo esperanzada Gisele no sin antes agradecer a
cada una de las entidades que apoyan la organización de los vecinos en el
barrio por su mejora en la calidad de vida.

facebook
Twitter
Follow
2016-07-06 00:00:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp