©Todos los derechos compartidos

Agresión a periodistas
Dos trabajadores de prensa de nuestra ciudad manifestaron que fueron agredidos por un hombre que asistió a la marcha que se hizo en Bahía Blanca tras la muerte del fiscal Nisman.
Categoría: Locales

Dos trabajadores de prensa de nuestra ciudad manifestaron que fueron agredidos
por un hombre que asistió a la marcha que se hizo en Bahía Blanca tras la
muerte del fiscal Nisman.

Adriano Ruelli y
Fernando del Dago son dos periodistas que como tantos otros ya sea por
necesidad, por interés o por vocación, decidieron ampliar su labor dedicándose
a otras cuestiones dentro de los medios de comunicación.
En el caso de Ruelli, además de periodista es operador de radio lo cual aclara con
humor, sobre todo después de lo que le sucedió en la marcha que se hizo tras la
muerte del fiscal Nisman “operador de radio, no operador de nada por el
estilo…”. Y además de ello es fotógrafo freelance y comparte un estudio de
fotografía junto a su compañero y amigo Fernando del Dago también periodista y
fotógrafo.
Tanto Ruelli como del Dago, de 25 años cada uno, han cubierto diferentes
marchas y manifestaciones en Bahía Blanca, todas ellas por diferentes motivos,
y jamás sufrieron inconveniente alguno: “Voy hago mi laburo y me vengo sin
ningún problema. Siempre tenés los curiosos que te preguntan para quién sacás
fotos y demás pero te lo preguntan bien e incluso con muy buena onda. Nadie
jamás te pide una credencial, jamás te piden mostrar las fotos”, le dijo Ruelli
a EcoDias antes de profundizar en lo que a él y a del Dago les ocurrió en la
última marcha que cubrieron: “Yo voy con mi equipo, con una cámara profesional,
con un lente profesional, con un flash que me permite sacar fotos cuando se
pone oscuro. Tengo mi compañero con el que tenemos el estudio y también tiene
su cámara que es profesional, su flash que es profesional, su equipo…”.
La marcha es la que se convocó en Bahía Blanca tras la muerte del fiscal Nisman
y que tuvo como escenarios el Teatro Municipal, la Plaza Rivadavia y la
Fiscalía. Cuentan Ruelli y del Dago que en esa marcha fueron agredidos por un
hombre que primero les preguntó para quién trabajaban y luego los acusó de
anotar gente en una lista negra.
Ruelli había ido a sacar fotos para ilustrar una crónica que él mismo iba a
escribir para la página web de una de las radios en las que trabaja. Por su
parte, del Dago concurrió como fotógrafo freelance.
Ambos fueron para el Teatro Municipal pasadas las 20 horas donde había
aproximadamente cien personas: “Mucha gente se sumó cuando iban caminando.
Empezaron a caminar en sentido contrario de Alsina para el lado de la
municipalidad. Es más tengo algunas fotos que están sacadas entre medio de los
autos y viene la gente”.
Ya en la municipalidad, Ruelli contó que los manifestantes realizaron un minuto
de silencio, cantaron el Himno Nacional Argentino e hicieron un pedido de
justicia: “De ahí seguimos la marcha que iba en sentido contrario por Alsina y
dobla por Chiclana, mano contraria y para al lado de Fiscalía. Tranquilidad
absoluta, es más, iba gente con carritos de bebé, gente con nenes a caballito,
nenas con carteles…”.
En el camino a Fiscalía, Ruelli y del Dago se encuentran con otro joven
fotógrafo “y nos comenta que un hombre de campera amarilla le había pegado una
apretada bárbara. Que incluso le dijo, y se puede ver en las redes sociales
porque él hizo el comentario, “si yo pierdo el trabajo porque vos me sacaste
una foto te busco y te rompo el cuello””.
 
“Rastas K”
Cuando estaban en Fiscalía, los asistentes a la marcha se ubicaron sobre la
calle mientras que Ruelli y del Dago permanecieron en la vereda desde donde
sacaron fotos: “Viene este hombre y nos pregunta de muy mala manera qué
estábamos haciendo y para quién sacábamos fotos”.
Ruellí le respondió que él lo hacía para radio Palihue y que su compañero era
freelance: “El tipo dice “no, es mentira, ustedes están anotando gente para una
lista negra. Yo los conozco, ya tengo sus datos””.
Ruelli y del Dago no le dieron importancia al señor y a sus palabras y
continuaron trabajando: ““Sacamos una o dos fotos más y este hombre viene con
un celular y se lo apoya en la cara a mi compañero (violentamente) a lo cual mi compañero lo corre (con el brazo) y cuando lo corre se le
dispara el flash que tenía en la mano. El hombre le agarra la cámara a mi
compañero y empiezan a forcejear. Cuando están forcejeando me meto yo y lo
empujo dos veces a este hombre para sacárselo de encima a mi compañero porque
yo no quería que le rompa el equipo”.
Fernando del Dago también participó de la charla con EcoDias y sobre ese tenso
momento, señaló: “Imagínate la situación, vos no sabés si te la viene a sacar
porque te la roba, si te la quiere venir a romper por algo… fue difícil… fue un
minuto…”.
En el forcejeo, relató, el hombre le saca la cámara pero la correa de la misma estaba
enrollada en el brazo y así los dos empezaron a tironear: “Él con las dos manos
y yo con una sola agarrando la cuerda de la cámara. Tironeó como cinco o seis
veces”.
Cuando Ruelli logra sacar al hombre, del Dago se aparta, se cubre y se da
cuenta que estaba rodeado de gente: “Lo primero que pensé es “acá viene una
lluvia de manos” “. Por suerte nada de eso ocurrió y las personas que lo
rodeaban se preocuparon por del Dago y le ofrecieron ayuda.
Para que no queden dudas de que no estaban haciendo nada malo, Ruelli y del
Dago mostraron las fotos que habían tomado de la marcha: “No lo tendríamos que
haber hecho porque no tenemos por qué hacerlo… Dada la situación cómo se había
dado, los golpes y demás, agarramos y empezamos a mostrar las fotos”, explicó
Ruelli quien dijo que recibió cuatro o cinco golpes en la nuca por parte del
hombre mencionado hasta que se metió gente a pararlo.
Las mismas personas que asistieron a la marcha les devolvieron a los chicos
algunas piezas de su equipo de trabajo que con tanto forcejeo se habían
perdido.
Ruelli le dijo a un policía lo que había ocurrido y que el hombre continuaba en
la manifestación. Cuando se acercaron a la marcha el hombre volvió: “Viene a hablar,
de mala manera pero a hablar. Lo frena la policía porque no sabía cómo iba a
reaccionar y nos dice principalmente a mí que yo le había pegado de atrás y que
él se iba a acordar de mi cara durante cuarenta años”.
Ruelli afirma que jamás le pegó y que solo hubo forcejeos: “Si yo cuando me
cubro y giro para cubrirme lo golpeo, la verdad que no lo sé, yo estaba
preocupado por mi equipo”.
Cuando el hecho fue noticia, hubo medios que dijeron que los habían golpeados
porque el hombre pensó que eran “enviados K”: “Nosotros no lo escuchamos, yo al
menos no lo escuché, lo de la lista negra sí porque nos los dijo a nosotros”,
dijo y del Dago agregó que el hombre no nombró ningún partido político: “Lo que
sí sé por redes sociales -comentó Ruelli- y porque la señora me contactó por si
necesitábamos algo justamente, es que cuando se lo lleva el grupo de gente al
hombre, el tipo gritaba que nosotros éramos enviados K, que éramos de La
Cámpora pero lo sé por esta señora, no porque yo lo haya escuchado”. La señora
en cuestión estuvo en la marcha y se solidarizó con los chicos: “De más está
aclarar que nosotros no pertenecemos a ningún partido político, no tenemos
bandera política, lo único que fuimos a hacer es a sacar fotos…”.
En un portal que publicó la noticia sobre lo sucedido, un lector escribió un
comentario en el que hacía alusión a las rastas y a la vestimenta de uno de los
fotógrafos. Ruelli quien lleva rastas en su cabeza, dijo en ese sentido: “SI la
gente cree que ser un tipo decente es usar traje y corbata, está muy
equivocada”.
Ruelli y del Dago decidieron no hacer ninguna denuncia contra el hombre, aseguraron
que van a ir a cualquier marcha futura para seguir trabajando y destacaron que
lo que les pasó fue por una sola persona de todas las que allí se hicieron
presentes.

facebook
Twitter
Follow
2015-01-30 00:00:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp