©Todos los derechos compartidos

Ya basta

Uno de los hechos más oscuros de la historia bahiense fue escrito el pasado domingo 13 de mayo. Tres hombres encapuchados ingresaron en la madrugada al Palacio Municipal, amenazaron revólver en mano al sereno Luis Acosta, lo maniataron y lo trasladaron a la cocina ubicada en el subsuelo del edificio. Luego ingresaron al despacho del intendente y prendieron fuego el lugar.
Minutos después el propio Acosta logró desatarse, dar aviso al 911 para que los bomberos llegaran a poner fin a las llamas impidiendo se propaguen más allá del despacho del jefe comunal Cristian Breitenstein.
Enseguida, el intendente, funcionarios, prensa, políticos y vecinos se acercarían al histórico edificio para quedar demudados ante el desolador panorama.

“Uno no lo puede creer”
Pasado el mediodía, se restableció la energía eléctrica en la sala Estomba y el intendente, acompañado por representantes de todos los sectores políticos de la ciudad, brindó una conferencia de prensa dando la versión oficial de los hechos.
“Es un domingo especial. Porque me despertaron a las siete de la mañana con un llamado donde me dicen que me quemaron el despacho y que habían incendiado una parte del municipio, uno realmente no lo puede creer”, dijo Breitenstein.
Además calificó al hecho como “único en la historia de la ciudad” y sostuvo que “evidentemente en los últimos dos o tres años hemos vivido situaciones que jamás pensamos que se iban a vivir y menos en un sistema democrático. Estas situaciones están fuera de toda lógica humana y política. La violencia es la no-política”.
“Han entrado al despacho del intendente municipal, han pretendido seguramente darme un mensaje a mí y han entrado al despacho de la ciudad”, a la vez que agradecía la presencia de los dirigentes oficialistas y opositores presentes “que están tan agraviados como lo estamos nosotros” e instó a “avanzar y encontrar a los responsables”.
“No tengo ninguna hipótesis especifica. Quiero que la justicia investigue, que la policía haga lo que tenga que hacer, pero queremos que alguna vez aparezca alguien porque no podemos tener un policía en cada lugar, en cada vivienda. La problemática de la seguridad desde hace un tiempo se viene repitiendo y está”, destacó.
Breitenstein descartó cualquier tipo de interna “política o policial” e imputó el incendio a “grupos marginales que se han gestado en la ciudad y evidentemente no se los ha podido detener en su andanada y van por más”.

Total respaldo
El acompañamiento político al intendente fue contundente y contó con el apoyo de dirigentes de todos los partidos.
El presidente del Concejo Deliberante, Juan Pedro Tunessi, resaltó el “clima de impunidad” local y pidió que la comunidad se involucre: “Hay que decir un basta definitivo, tiene que haber un grito muy fuerte de toda Bahía Blanca para no soportar más estos niveles de impunidad”.
“Creo que es el peor día que hemos pasado los bahienses institucionalmente. Es para decir basta, la ciudad viene tolerando situaciones sin respuesta y necesitamos que se investigue rápido, tener responsables”, manifestó Federico Susbielles, candidato a intendente por el FpV.
La concejala radical Virginia Linares se mostró muy dolida dado que en ese despacho “uno pasó mucho tiempo de su vida” y afirmó que “esto no es un atentado hacia un gobierno sino hacia todos”.
“Venía pensando que podía ser mucho menos… es vergonzoso, nos ha causado una impresión tremenda”, reflexionó el diputado justicialista Mario Simón mientras que el presidente del Consorcio del Puerto, Jorge Scoccia, mostraba su preocupación porque “más allá del daño domiciliario, en esto está en juego la vida de las personas”.
El diputado Marcelo Feliú no encontró calificativo para “expresar el asco que uno siente ante semejante situación que ha excedido todos los límites” y el concejal Fabián Lliteras resumió el sentimiento colectivo: “El que hizo esto se fue al recarajo”.

El día después
La actividad comunal del lunes se inició con la habitual reunión de gabinete entre las cenizas y restos del mobiliario del despacho atentado, donde Breitenstein pidió a sus funcionarios que “tengan mayor presencia en la calle, mayor cercanía con la gente”. También se reunió con el subsecretario Eduardo Conghos y representantes de las ONGs ambientales.
Luego de recibir varios llamados de medios de comunicación y autoridades nacionales y provinciales, el jefe comunal recibió al presidente del deliberativo, Juan Pedro Tunessi, que se acercó a Alsina 65 a comunicar que los ediles se habían declarado en “sesión permanente” y se ponían a disposición.
Al mediodía el fiscal Eduardo Quiroz decretó el secreto de sumario en la causa y sobre las 13 hs. comenzó la limpieza de la oficina comunal incendiada.
Por la tarde, Breitenstein, Tunessi y los presidentes de bloque llamaron a conferencia de prensa para presentar un fuerte comunicado pidiendo celeridad a la justicia. Antes de esto el intendente, sumamente molesto, mostró un libro encontrado en el despacho “con olor a nafta” para calificar de “inútil e irresponsable” al jefe de bomberos que había asegurado que no se había utilizado ningún combustible. También se encontró en el lugar una botella que contenía algún líquido inflamable.
El documento anunciado reconoce “connotaciones terroristas” en el atentado, pide el esclarecimiento y exige a las autoridades judiciales, fiscales y policiales “un avance concreto en el menor tiempo posible”, caso contrario, “se requerirá la creación de una unidad especial de investigación”.

El Quinquela y las pericias tardías
Al día siguiente la estrella fue “Proas al mar”, el cuadro del pintor Quinquela Martín valuado entre 80 y 120 mil dólares, que desde la gestión Linares colgaba en una de las paredes de la intendencia.
Esto fue así porque se barajó la posibilidad de que el robo de la obra haya sido el verdadero motivo del incendio y aunque la policía no dio relevancia a la suposición, el titular del Instituto Cultural, Guillermo David, comentó: “Ojalá se lo hayan robado porque quiere decir que en algún momento aparecerá”.
Ya el miércoles, oficiales de la Policía Científica de Mar del Plata, junto con sus pares locales, realizaron pericias durante toda la mañana en el incendiado despacho, luego que pasaran por allí cientos de personas y donde sólo queda polvo tras la limpieza del lugar del día lunes.
Los agentes tomaron muestras de los pocos objetos quemados que todavía quedaban en el contenedor apostado en la rampa municipal. E incluso se le labró un acta al intendente por ingresar con el obispo Pedro Laxague mientras se llevaban a cabo los análisis.
La directora científica regional a cargo del tardío operativo, Liliana Sivak, esquivó las preguntas de la prensa y dijo que el que tiene que responder es el fiscal Quiroz.

facebook
Twitter
Follow
2007-05-19 00:00:00
Etiquetas: Bahía Blanca.
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp