©Todos los derechos compartidos

Un camino de todos los días

Las personas que padecen la adicción a las drogas también tienen su lugar de contención. Se trata de Narcóticos Anónimos, una institución relativamente nueva en la ciudad que funciona habitualmente a través de grupos de ayuda.

Narcóticos Anónimos (NA) es una organización sin fines de lucro para adictos en recuperación cuyo objetivo es que sus miembros aprendan los unos de los otros a vivir sin drogas.
El único requisito para ser miembro es tener el deseo de dejar de consumir, de permanecer “limpios”. Allí no importan edades, raza, preferencias sexuales, credos o religión, sólo buscar un cambio de vida.
En NA obviamente no se conocen identidades por una cuestión de igualdad así como tampoco se conocen las sustancias de consumo de cada uno de los integrantes: “Abarca cualquier tipo de drogas incluyendo el alcohol. Para nosotros son todos narcóticos, ya sean fármacos, sustancias, legales o ilegales. En las reuniones tratamos de no nombrar la droga por su nombre porque en nuestra literatura está escrito “drogas” y no una droga específica”, cuenta Carlos, uno de los miembros de NA que atendió a EcoDias junto a Horacio quien, respecto al mismo tema, explica que el hecho de conocer la sustancia que afecta a un compañero puede incitar en éste los deseos de consumir: “Yo no sé qué droga toma mi compañero ni mi interesa, sé que es un adicto y la preocupación se basa en cómo poder ayudarlo”.

Los 12 pasos
“La problemática de las drogas está abarcando todas las áreas. Yo, como miembro de NA, paré de consumir drogas estando acá. Y cuando uno para de consumir tiene un propósito que es el de llevar el mensaje de la recuperación, que se puede vivir sin drogas, que ningún adicto tiene que morir sin antes haber tenido la oportunidad de poder vivir sin drogas”.
En NA no trabajan profesionales médicos ni psicólogos, no hay imposiciones ni ordenes sino que a través de los grupos los adictos trabajan los unos con los otros en lo que tiene que ver con el aprendizaje de desintoxicación y de intentar ser un miembro de la sociedad: “Te da cosas que no te da otro lugar porque acá te las da el compañero que está tan enfermo como vos. Dicen acá que la enfermedad es para siempre, no se puede hablar de recuperados porque es una enfermedad latente”.
La adicción a las drogas no tiene una cura conocida, cuenta Carlos, por lo cual existe en NA un programa de doce pasos para que el adicto pueda mantenerse limpio y mejore su calidad de vida: “Son preguntas, el primer paso habla sobre la impotencia ya que nosotros somos impotentes a nuestra enfermedad, que nuestra vida se vuelve ingobernable, tenemos que admitir el primer paso para poder seguir adelante en el camino”.

El riesgo de la recaída
Más allá del acompañamiento de sus pares, el camino del adicto debe hacerlo él mismo lo cual requiere de un trabajo de todos los días aunque, obviamente, la contención brindada por los integrantes también es parte importante de ese camino: “Cuando llegamos acá somos adictos y estamos enfermos, entonces cuando venimos permanentemente a las reuniones y vemos nuestras mejoras diariamente, te vas transformando espiritualmente, es un proceso. Acá recomiendan 90 reuniones”.
A cada uno que llega recomiendan tener un padrino que a la vez tiene otro padrino que lo ayuda en su lucha, formándose así una cadena: “El recién llegado es la persona más importante, la tratamos de contener, que se sienta cómoda, le damos nuestros teléfonos y estamos las 24 horas disponibles para, en caso de que quiera consumir, tenga alguien que lo pueda ayudar, ante la recaída puede llamarnos, una vez que consumió no podemos ayudar y corremos riesgos nosotros de consumir también”.
Ese riesgo de recaer del que habla Carlos siempre está latente más allá del tiempo sin consumir que pueda tener un adicto: “Yo puedo estar hace seis meses y otro hace cinco años pero ante la recaída hoy por hoy no sabés quien está más fuerte, no depende del tiempo es hoy, la cabeza es muy traicionera”.
A partir del ingreso a NA, la idea es que los adictos comiencen una nueva vida alejado de lo que antes los incitaba al hecho de tomar drogas: “No pasa por aferrarte a iglesias ni nada sino vivir distinto. No es que todo lo que hacías antes no lo podés hacer ahora pero si el hecho de no estar en contacto con drogas. No es que te dicen que no vayas a bailar o que no salgas, obviamente no compartir con la gente de drogas, no con gente que esté tomando permanentemente alcohol porque es un dispositivo a lo que vos hacías anteriormente”.

Al vacío
Se suele escuchar a personas que dicen que no consumen mucho o que pueden controlar la situación y por eso no se definen como adictos, sin embargo Horacio asegura que solo se trata de un mito: “Con menos cantidad y menos consumo es más lenta la muerte, nada más que eso. Si consumís mucho por ahí quedás vacío de golpe y consumiendo poco vas quedando vacío de a poco, lo cual tampoco está bueno. Te quedás vacío con mucha o poca plata, el vacío no es económico, no es material, si estás vacío por dentro no te llena nada”.
Por último, los integrantes de NA cuentan que las mejoras en sus vidas y las que ven en sus compañeros son notorias: “De ser un adicto anti social pasé a ser un miembro responsable y productivo de la sociedad lo cual es un gran cambio para mi y fue gracias a este programa. Yo llegué muerto físicamente, espiritualmente y mentalmente y hoy me siento bien en las tres cuestiones”.
En el caso de Horacio se muestra claramente como el camino tiene una cuestión personal y a la vez de necesidad de ayuda de sus pares: “Tengo mi propia experiencia de llamar a las tres de la mañana a un compañero pidiéndole ayuda y que ese compañero venga a mi casa. Lo que recibí fue olvidarme de consumir. La mente es muy engañosa, yo podría haber llamado a alguien que me traiga la sustancia y sin embargo llamé a un compañero. Es solo por hoy, mañana es otro día. Ayer ya pasó y mañana todavía no vino, son todos capítulos”.

Donde dirigirse
Para contactarse con Narcóticos Anónimos, las reuniones de grupo se están realizando los días lunes, martes y jueves de 19.30 a 21.30 hs. en D’Orbigny 1533 (Sociedad de Fomento Fonavi). Mientras que los miércoles y viernes de 19.30 a 21 hs., los encuentros se realizan en espacios de Sarmiento 72 (Iglesia Catedral).

facebook
Twitter
Follow
2009-03-21 00:00:00
Etiquetas: Instituciones.
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp