©Todos los derechos compartidos

Se puede sacar el amarillo final

Se puede sacar el amarillo final

ECUADOR
Elecciones presidenciales

Está en juego el rumbo de este país clave en el bloque de países
andinos

La campaña electoral para las elecciones presidenciales del próximo 15
de octubre se desarrolló en medio de una extendida apatía de los
ciudadanos, desencantados por los sucesivos fracasos de gobiernos elegidos
en los últimos años. El más estrepitoso, el del coronel Lucio Gutiérrez,
que ganó los comicios con amplios apoyos sociales, incluido el importante
movimiento indígena. En pocos meses dilapidó ese respaldo al ejecutar
políticas neoliberales con una clara dependencia de la Casa Blanca. Lo
contrario de lo prometido en su campaña electoral. Terminó huyendo del país
ante una gran revuelta popular.
Desde 1997 ningún presidente ecuatoriano terminó su mandato. El recelo
popular por los presidenciables, aumenta si se les pregunta por los
parlamentarios. Las encuestas revelan que más del 90% de los ecuatorianos
desconfía del Congreso Nacional. Con estas diluidas perspectivas se
desarrolló gran parte de la campaña, en la que predominó el peso de los
partidos tradicionales.
El domingo 15 de octubre están convocados para votar poco más de nueve
millones de ecuatorianos para elegir presidente y vice, diputados, y
concejales municipales. Las encuestas también indican que si el voto no
fuera obligatorio sólo estarían dispuestos a ejercer ese derecho el 32% de
los ciudadanos habilitados.

Todo bajo control
Hasta fines de agosto, todo parecía “bajo control” para los partidos
tradicionales. Luis Macas, el candidato del movimiento indígena Pachakutik,
no terminaba de “despegar”, y afrontaba dificultades para cohesionar esa
gran fuerza social por los personalismos de algunos dirigentes.
Sobre 18 candidaturas presentadas, las encuestas atribuían a León
Roldós, de la Red Ética y Democrática, aliada al partido Izquierda
Democrática, un 26% de la intención de voto. Se autodefine como
socialdemócrata. El segundo lugar con un 16%, lo ocupaba Cinthya Viteri,
del derechista partido Social Cristiano. Y muy cerca, con un 14% el magnate
del banano Alvaro Novoa.
Para la embajada norteamericana en Quito, el panorama también era
tranquilizador. Preocupados por el “contagio” de victorias electorales de
presidentes y movimientos con diferentes grados de autonomía de la Casa
Blanca, seguían con atención el proceso pre-electoral porque Ecuador es una
pieza clave dentro del arco de países andinos. Estados Unidos y las grandes
corporaciones económicas pretenden evitar que Ecuador se sume al eje
Venezuela-Bolivia que desarrollan políticas independientes y que se han
distanciado del TLC -Tratado de Libre Comercio- impulsado desde Washington
en beneficio de sus propios intereses económicos. Para ellos, Roldós o
Viteri representan dos caras de un mismo programa.
Que estas dos candidaturas fueran las que pasaran a una segunda vuelta
al no obtener más del 50% de los votos, les ponía a cubierto de cualquier
“imprevisto”. Pero no contaron con la posibilidad de que en las últimas
semanas de campaña, uno de los candidatos que no figuraba entre los cuatro
primeros, pudiera realizar una espectacular remontada.

Avance inesperado
Rafael Correa, un ex ministro de economía del actual gobierno
provisional de Alfredo Palacio, partió casi sin estructuras propias en la
carrera presidencial. Logró sumar distintos sectores para conformar su
fuerza política: Alianza País. Y añadió que no presentaría candidaturas al
Congreso, al que considera un organismo corrupto y obsoleto. Su propuesta
es que si resulta electo, convocará una Asamblea Constituyente para fundar
la Tercera República. Esta última propuesta conecta con el deseo de una
gran parte de la población ecuatoriana, cansada de la ineficacia de sus
instituciones y de unas normas que no permiten una democracia
participativa, realmente plural y progresista.
En pocas semanas, Rafael Correa logró remontar la baja intención de
voto en su favor, hasta alcanzar en la última encuesta legalmente
autorizada el empate técnico con Roldós. Incluso algunas consultoras le
otorgan un primer lugar con diferencia de tres o cuatro puntos sobre su
rival socialdemócrata.

¿Que sucedió?
El analista Félix Cadena Alvarado, en un artículo publicado en el
diario ecuatoriano Opinión, hace esta reflexión: “¿Cómo puede el pueblo
creer y defender una democracia que, en estos últimos veintisiete años,
sólo le ha dejado más pobreza, desempleo, inseguridad, migración,
corrupción? En efecto, los permanentes programas de ajuste y la
intransigencia aperturista han colocado al Ecuador entre los países más
inequitativos del mundo, en el que la pobreza afecta al 80% de la
población, el desempleo abierto y el subempleo crecieron aceleradamente.
Según el índice de Desarrollo Humano, el país ha experimentado un
retroceso. Si en 1999 Ecuador ocupaba el puesto número 69 entre 175 países
del mundo con información disponible, en el 2003 pasó a ubicarse en la
posición número 97 y en el 2004 en el puesto 100. El impacto
desproporcionado y diferenciado del deterioro de las condiciones de vida es
aún más crítico en los sectores vulnerables, entre los que se destacan la
población indígena, la niñez y la adolescencia, las mujeres y la tercera
edad”.

facebook
Twitter
Follow
2011-10-25 10:11:13
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp