©Todos los derechos compartidos

SALUD MENTAL Y COMUNICACIÓN

SALUD MENTAL Y COMUNICACIÓN
La Colifata

La Colifata es un proyecto de Salud Mental Clínica y Comunitaria que se
construye mediante la utilización de los medios de comunicación (radio, TV,
web, etc.). Es una radio que transmite en directo desde los jardines del
Hospital Psiquiátrico Borda de Buenos Aires. Conozcamos un poco más este
proyecto.

Más que una FM, La Colifata es un gran espacio de comunicación para
producir salud. O como lo define Laura Gobet, coordinadora del proyecto,
“un espacio de encuentro y empoderamiento que habilita la posibilidad de
pensar los medios como canales de transformación”.
En 1986 desembarcó en el neuropsiquiátrico José T. Borda un grupo de
personas dispuestas a trabajar para desdibujar las gruesas líneas que
dividían el adentro del afuera. Se trataba del grupo Cooperanza, conocido
en ese entonces como la Peña Carlos Gardel, donde trabajaba como voluntario
Alfredo Olivera. Fue a él a quien se le ocurrió comenzar a grabar a los
internos: “A partir de usar ese grabador -un Westinghouse enorme- se podía
lograr que los internos del Hospital volvieran a tomar la palabra, que
recuperaran la voz y que eso además quedase registrado”, explica Gobet.
Enterado de esa experiencia, una radio de San Andrés invitó a Olivera
para hablar de la locura. Pero como no le cerraba del todo la idea,
contraofertó: “¿Por qué no hacemos una columna en la cual hablen
directamente los internos?”. Y se fundó así “La columna de los Internos del
Borda”.

El nombre propio
Olivera pidió que le grabaran los mensajes de los oyentes que llamaban
por teléfono. Ese casete permitía llevarles a los internos las opiniones de
“los de afuera”. Pronto el nombre dejó de gustarles, tal vez porque sonaba
demasiado solemne. Entonces, entre todos los que participaban de la
experiencia, propusieron nombres alternativos: las opciones iban desde
Westinghouse hasta Carlos Gardel. Pero finalmente votaron por la única
propuesta -entre 40- que remitía a la locura: La Colifata. “Desde el inicio
planteó una diferencia muy fuerte sobre lo que es el imaginario de la
locura. Porque decir colifato es decir loco querible: ‘qué loca que estás,
pero te quiero’, esto obviamente sin negar el padecimiento”, opina Gobet.
En 1991 La Colifata empezó a convertirse en un proyecto autónomo, por
fuera de Cooperanza, y a despertar el interés de una variada cantidad de
personas, colectivos y personajes: un oyente obsequió la primera antena, el
periodista Lalo Mir donó varios de los transmisores, hasta el Comando
Sorpresa del ya extinguido programa de televisión Sorpresa y ½, irrumpió un
día para renovar instalaciones. (…)

Dignidad versus impotencia
Según cuentan, La Colifata nace como un espacio para rescatar la
dignidad dentro de las llamadas instituciones totales, en donde se generan
situaciones de olvido. Más allá de la alegría que trae el trabajo autónomo,
el contexto es abrumador: un edificio alejado y solitario, semidestruido,
con internos que viven hacinados, familias que los han depositado allí,
especialistas que medican sin ofrecer tratamientos psicológicos o que
conceden altas a pacientes que quedan en la calle. Una de los dilemas de
los que coordinan la radio tiene que ver con lidiar con la tristeza y la
impotencia que todo eso genera: “Siempre me acuerdo de la frase de uno de
los chicos. Una de las primeras veces que fuimos al Borda, nos dijo: ‘La
pasaron bien con los loquitos. Ahora se van y no vuelven’. Eso para mí fue
muy fuerte, sólo pensaba que tenía que volver. Hay situaciones donde uno
realmente siente que tiene que ser Superman para poder transformar algo,
cuando no hay familia o cuando la institución ofrece maltrato o
directamente destrato. Es terrible cuando la persona tiene algo para dar
pero no es escuchada y a nadie le importa”, relata Gobet.
En La Colifata creen que todos tienen algo para aportar. La salud
-dicen- tiene que ver con potenciar lo más saludable de cada uno. Por eso
trabajan con técnicas de inclusión de la locura o de lo que a simple vista
parece delirante. En la radio tiene espacio todo aquel tenga algo para
decir: “A veces en medio de un debate, se te acerca alguien al pasar y te
dice: ‘No, porque yo sabía domar caballos’. A partir de ese saber de
alguien que suele no hablar ni participar, uno le propone contar eso al
aire. Y por ahí eso hace que esa persona, al próximo sábado, tenga un
programa para enseñar a domar caballos. A esto nosotros lo llamamos rescate
de subjetividad”, revela Gobet para demostrar cómo se va formando la
programación.

Contra el sufrimiento
Unas 25 personas integran el colectivo La Colifata, tres de ellas se
encargan de retransmitir microprogramas: graban lo que ocurre los sábados,
lo editan con criterios políticos, éticos y estéticos, y lo envían a todos
los pacientes internos y externos que participan del proyecto. El mismo
material se transmite también vía internet. “Trabajamos en dos campos:
hacia la comunidad en una función antiestigma y hacia los colifatos como
colectivo, para que puedan empoderarse y generar algo distinto en relación
a su sufrimiento”, aclara Gobet.
Una persona del grupo se encarga de las relaciones con los periodistas
y de generar contactos para conseguir financiación. Otras dos ofrecen apoyo
a los colifatos el día de la transmisión de manera voluntaria y una
estudiante de psicología se encarga de las estadísticas: recoge la
información sobre quiénes participan del programa para luego establecer un
seguimiento de cada participante. Por último, Olivera y Gobet coordinan
varias cosas, pero sobre todo las cuestiones más terapéuticas: realizan
interconsultas con los profesionales del Borda y abrieron un espacio, cada
viernes, para conversar con todos los internos que lo necesiten”.

Publicado por el periódico MU, de lavaca

facebook
Twitter
Follow
2011-10-25 10:11:13
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp