©Todos los derechos compartidos

Reconocimiento al juez Luis Cotter

Reconocimiento al juez Luis Cotter
Trascendente Magistratura

El 27 de marzo en horas de la tarde, en la sede de la Asociación Judicial
Bonaerense Departamental Bahía Blanca, se realizó un acto organizado por la
Federación Judicial Argentina (FJA) que concretó un especial reconocimiento
al dr. Luis Alberto Cotter, luego de su trascendente magistratura como juez
de la Cámara Federal de Apelaciones de Bahía Blanca.

Se dieron cita en este evento numerosas personalidades, entre las que se
destacan las Madres de Plaza de Mayo de Neuquén, Nora Cortiñas (Madres
Línea Fundadora), el fiscal Federal Hugo Cañón (que fuera secretario
general de la AJB de La Plata), el dr. Guillermo Labate, miembro del
Superior Tribunal de Justicia de Neuquén, entre otros; además de las
autoridades de la Asociación Judicial Bonaerense y de la Federación
Judicial Argentina.
El dr. Luis Cotter, quien se acaba de jubilar, integró la única Cámara
Federal que declaró en todo el país la inconstitucionalidad de las leyes de
Punto Final, Obediencia Debida y los Indultos.
A través de todos aquellos que hicieron uso de la palabra quedó en claro
que el homenaje a Cotter no significó solamente un reconocimiento a su
persona. Es el reconocimiento al modelo de juez al que aspiran tanto los
trabajadores judiciales como gran parte del pueblo argentino. Es una
afirmación de la lucha por un Poder Judicial Democrático e Independiente
que garantice justicia para todos y todas.
EcoDias estuvo presente en el agasajo y queremos compartir algunas imágenes
y parte de las palabras del dr. Cotter al momento de recibir tan merecido
reconocimiento.

“Recuerdo que al inicio de la investigación a principios del año 1985,
fuimos invitados a la Cámara Federal de Buenos Aires, donde discusión
mediante se planteó no bajar más allá del comandante y subcomandante de los
cuerpos de ejército y su equivalente en las otras fuerzas armadas, se habló
de la obediencia debida, ya en ese momento se insinuaba algún intento, de
la democracia joven, etc. También se hizo mención a no imprimir un ritmo
acelerado a la investigación. Por eso digo que esto no es de ahora, que
viene de hace tiempo. Estos puntos de vista están basados en la
intranquilidad que habría existido en las fuerzas armadas cuyos integrantes
eran -ni más ni menos- los autores de la desaparición de 30.000 ciudadanos
argentinos”. Refirió Cotter que esto se confirmó con la visita a esta
ciudad de algunos miembros de aquel cuerpo y la reiteración de no dar lugar
a las detenciones de militares.
“Y es así que nos constituimos en la ciudad de Neuquén, Roca y Viedma para
recibir las pruebas que se pudieran reunir, sobre todo testimonios de las
víctimas y efectuar un reconocimiento de los centros clandestinos de
detención ubicados en el predio del ejército de Neuquén con asiento en la
ciudad. Desde ya que estaba destruido: a las pruebas había que hacerlas
desaparecer, como muchas otras cosas lamentablemente”.
Mencionó que en esta recopilación de pruebas no tuvieron dificultades con
los testigos víctimas pero sí fue imposible que enviara el Poder Ejecutivo
la documentación, y que luego los reclamos llegaban en forma incompleta,
“una tarea difícil y agotadora, pues la existencia del Punto Final nos
imponía un tiempo brevísimo”
“Al sancionarse las leyes de obediencia debida, que declaramos
inconstitucional por mayoría, la decisión fue recurrida y por lo tanto las
actuaciones fueron elevadas a la Corte Suprema que luego de un largo tiempo
revocó nuestra decisión”.
“Sin las actuaciones que tenían carácter punitivo y a pedido de los
damnificados abrimos los juicios para establecer el destino de los
desaparecidos, desarrollándose una intensa actividad, con una colaboración
inestimable de los empleados. Se obtuvieron pruebas sobre el mecanismo que
utilizaban los represores en los procedimientos ilegales pero no se pudo
obtener datos sobre el destino de los ciudadanos detenidos, aunque sí probó
que entregados en la denominada Escuelita que funcionaba en el V Cuerpo y
también la identificación del encargado de la vigilancia del centro
clandestino, el ex coronel y detenido Julián Corres”.
“En el marco de estas actuaciones tres de los miembros del tribunal nos
trasladamos a la ciudad de Mendoza para recibir la declaración del
paradigma de los torturadores, Santiago Cruciani, alias ‘El tío’, hoy
fallecido, quien se negó a declarar. Ante esta negativa se lo dejó detenido
hasta que estuviera dispuesto a hacerlo. Los camaristas mendocinos hicieron
todo lo posible para que desistiéramos de la detención… nos fue retirada
toda ayuda, creo que ni café nos daban. Y la atención protocolar fue
lamentable”.
“También nos acarreó un pedido de jury que fue rechazado por el Consejo de
la Magistratura. Por recurso esta causa fue a la Casación y se radicó en la
sala militar donde estaba el doctor Bissoni -viejo conocido del poder
judicial- quien prohibió a esta Cámara recibir declaración testimonial a
personal militar”.

Demoras y responsabilidades
“Disculpen esta tediosa recopilación de datos”, dijo Luis Cotter “pero es
necesaria para fundamentar mi opinión de que la demora injustificada que se
advierte en esta jurisdicción de Bahía Blanca es responsabilidad de
miembros del poder judicial. Según sea la instancia, pues cada una de ellas
retuvo por un injustificado y prolongado tiempo las actuaciones, como así
demoraron las resoluciones, retenciones que impedían continuar con sus
tramites”.
Hizo alusión a que en ámbitos judiciales se dice que la demora se debe a
falta de personal. Incluso, se ha difundido en los medios que se piensan
agregar “750 puestos para acelerar el trámite en los juicios de lesa
humanidad pero también se aclara que no solamente para estos juicios sino
también para las causas comunes, circunstancia que podría desnaturalizar el
objetivo”.
El dr. Cotter considera que se podrían realizar grupos de trabajo dedicados
exclusivamente a delitos de lesa humanidad, pero que esa acción debería ir
“acompañado de la creación de un organismo de seguimiento integrando por
personas de reconocida trayectoria democrática sino temo que se transforme
en otra promesa no cumplida o bien se excuse por falta de personal…”.

Bahía Blanca
Sobre nuestra ciudad comenta que “en esta jurisdicción se han creado
puestos, no es que falta personal para activar los juicios (…) lo que se ha
hecho es nombrar a personal sin experiencia, tanto es así que se designó
como secretario a un abogado con poco tiempo en el título y con el único
antecedente de ser familiar de un juez”.
Y mencionó la contracara de Bahía Blanca, que es Neuquén, que ya logró en
juicio la condena a represores con penas a cumplir en establecimientos
carcelarios, con las actuaciones iniciadas en similares fechas que acá en
Bahia Blanca.
Reconoce que en Neuquén este juicio tuvo dos factores determinantes: las
Madres y Organizaciones de Derechos Humanos, y un juez que cumple con su
deber, refiriéndose al doctor Labate que se encontraba justamente en el
acto, y para el cual los presentes brindaron un caluroso aplauso.
El dr. Cotter fue tajante en su definición de inaceptable el perdón que
pretenden y las excusas que esgrimen, quienes cometieron hechos aberrantes
y la necesidad de todos de haber mantenido la constitucionalidad en contra
de toda la doctrina de la ley de obediencia debida; afirmando que es
imposible de pensar que quien mutilaba, violaba, torturaba, asesinaba,
incineraba a mujeres, jóvenes y ancianos podría estar amparado por esa
justificante.
“Esto me hace reflexionar un poco sobre qué distinta hubiera sido la
historia si la Corte Suprema hubiera dictado la inconstitucionalidad
cumpliendo con lo que manda la Carta Magna”.
En su opinión, todas las situaciones vividas y observadas a lo largo de
este tiempo lo hacen ver un denominador común, “que es la falta de interés
real de los jueces de que estos juicios marchen adecuadamente. ¿Qué otra
puede ser la explicación de que desde 2004 hasta la fecha en Bahía Blanca
no hay un imputado que sea llevado a juicio de forma inminente? Esta
ausencia de interés de los jueces puede deberse a una falta de visión del
grave riesgo que implica para la democracia que sigan sin juicio y castigo
los genocidas, o bien que esperen que se debilite el reclamo por el paso
del tiempo. O tal vez esperando que soplen nuevos vientos más favorables
para reforzar la impunidad. Tengo la seguridad que la ciudadanía no lo
permitirá pues creo que se seguirá escuchando con más fuerza que nunca el
reclamo de juicio y castigo para los genocidas”.

Remarcó hacia el final de sus palabras que si bien en estos tiempos existe
un reclamo de seguridad, se debería estar atento a que no se caiga
nuevamente en situaciones donde los fines justifiquen los medios. Y dijo
observar con inquietud el discurso de distintas manifestaciones que
reclaman acción que puede llevar a la aparición de métodos ilegales que
violen los derechos y garantías previstos en la Constitución.

facebook
Twitter
Follow
2011-10-25 10:11:13
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp