©Todos los derechos compartidos

Recomponer el salario

Como lo hiciera en su anterior paso por el Ministerio de Educación provincial, Mario Oporto, representando la férrea negativa de la gestión Scioli a ofrecer un incremento salarial cercano al reclamado por los docentes, hizo su aporte para lograr la unidad de todos los gremios vinculados al ámbito educativo, desde los más conciliadores hasta los más combativos.
Este descontento generalizado se demostró con el masivo paro del lunes 11 de agosto cuando debería haberse reanudado el ciclo lectivo tras el receso invernal. En la totalidad de los distritos de la provincia, el promedio de participación en la medida de fuerza fue de un 97% en el sector público y alrededor del 80% en el privado. Los sindicatos que exigieron la recomposición salarial fueron: Suteba, Federación de Educadores Bonaerenses, Sadop, Uda, los técnicos de Amet y los no docentes de Ate y Upcn.
EcoDias dialogó con Enrique Gandolfo y Analía Lopes, secretarios generales de las seccionales de Suteba y Sadop respectivamente, acerca del panorama bahiense.

Malestar general
El Suteba antes de las vacaciones venía denunciando de manera integral las problemáticas de la educación mediante audiencias y clases públicas cuyas conclusiones fueron oportunamente elevadas a las autoridades del Consejo Escolar y del Concejo Deliberante.
Los ejes principales de las falencias del sistema giran en torno a casi 600 cargos aprobados que no se efectivizan -generando hacinamiento en las aulas e impidiendo que equipos de orientación pedagógica alivien los conflictos de los jóvenes-, los viejos reclamos de atención a la infraestructura y la situación de los comedores que, a pesar de la mayor demanda, deben alimentar a los pibes con dos pesos -hasta el miércoles pasado con $ 1,70- aunque sólo nos referimos a los alumnos de primaria ya que pierden el derecho a alimentarse luego de pasar el séptimo año. Y por supuesto, la cuestión salarial.
“Todas estas son situaciones cotidianas que entorpecen la tarea educativa y generan la penuria con que llegan los docentes a diario”, manifestó Gandolfo.
Ante esto, el dirigente sostuvo que “cuando se pide un incremento de salarios después de una disparada de la inflación como la que ha habido en los últimos meses no se hace otra cosa que poner de manifiesto el malestar que existe en el conjunto de la docencia. Entendemos que no son problemas exclusivos de los trabajadores de la educación sino del conjunto de los asalariados”.
El último aumento fue en marzo, alcanzó un 24% y se incorporaron 110 pesos al básico. Hoy el básico de un maestro de grado, que afecta directamente la jubilación, es de 692 pesos y el mínimo de bolsillo está en 1290. La diferencia entre esas sumas es “en negro y en gris”: hay algunas sumas que son remunerativas y no bonificables, otras directamente en negro, “hay matices pero es el Estado provincial que predica el blanqueo de los salarios el que paga de esta manera”.
Para el viernes pasado estaba prevista la reunión de la mesa paritaria y desde el martes se informaba que la oferta del gobierno rondaría el 10%, la mitad de lo reclamado por los docentes. “Lo que pasa, es que a los porcentajes hay que mirarlos con cuidado, porque cuado mencionamos el 24% se calcula sobre salarios de 692 pesos lo que da una cifra bastante exigua, no es lo mismo que fuera sobre un sueldo de 2500 pesos”, aclaró Gandolfo.
Durante una asamblea más de 170 docentes del Suteba local decidieron proponer al plenario de secretarios generales del gremio la profundización de la protesta con un paro activo de 48 horas de no tener una respuesta satisfactoria.
“Lo que reclama la mayoría de los docentes es actuar unidos, con más fuerza, es lógico y nosotros apostamos a eso. La idea es continuar junto a la FEB y los demás sindicatos provinciales. En la medida de fuerza del lunes vimos con alegría que los docentes privados se incorporaran a la protesta, si bien las condiciones no son iguales, el salario que cobran si lo es”, concluyó el titular sindical.

“Si pudieran pagar menos lo harían”
Si bien las problemáticas de la educación privada son mejores en términos estructurales si hablamos de salarios y condiciones laborales de los maestros, son iguales o peores.
El Sindicato Argentino de Docentes Privados comparte con sus pares del sector estatal la mesa paritaria que establece el piso salarial mínimo por la Ley Provincial de Educación.
“Desgraciadamente los empleadores privados, que debieran negociar colectivamente con nosotros los temas salariales y las condiciones del ambiente de trabajo, son reticentes a reunirse con Sadop, entonces se aferran fuertemente a ese piso mínimo determinado por el Estado y no pagan ningún otro tipo de plus o bonificación extra”, dijo la secretaria general Analía Lopes.
Por eso, sus afiliados -alrededor de 500 en Bahía- se sumaron al paro del 11 en reclamo de un sueldo que permita satisfacer las necesidades básicas del educador. Más allá de la comida y la vivienda, yendo a la calidad educativa, “cualquier docente debe tener un acceso irrestricto a bibliografías, publicaciones, Internet, y todo eso demanda operativamente para la capacitación del mismo, gastos extra que deben ser atendidos”.
En la ciudad la huelga en el turno mañana llegó al 65% y por la tarde al 79%. La diferencia entre ambos porcentajes se debe a que el turno tarde cuenta con mayor cantidad de maestros de grado, “más consustanciados con los reclamos salariales y la participación sindical que el profesor que suele ser itinerante, tiene varios establecimientos y otra visión más profesional e independiente de su actividad laboral”.
Por otra parte, este año los privados lograron restablecer el Consejo de Relaciones Laborales, espacio de reunión con representantes de las cámaras empleadoras para homologar y efectivizar acuerdos de la paritaria provincial. Por ejemplo, el pago de licencias por enfermedades crónicas o la incorporación de la figura de cambios de función (tareas pasivas).
Otras dificultades que afectan a los maestros del Sadop son: la falta de remuneración para tareas extracurriculares -desde quedarse a esperar al padre del último alumno hasta ferias, seminarios o jornadas espirituales en los confesionales-, el incumplimiento del pago en la fecha correspondiente, la falta de bancarización que los lleva a “mendigar día tras días hasta que el propietario se decide a abonarle el salario” o verse forzados a transformarse en “profesores taxis” por la estrategia patronal de no permitirles concentrar muchas horas para abaratar futuras bonificaciones por antigüedad.

facebook
Twitter
Follow
2008-08-16 00:00:00
Etiquetas: Bahía Blanca.
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp