©Todos los derechos compartidos

Quémese después de leerse

Quémese después de leerse

Título original: Burn after reading
Guión y dirección: Ethan y Joel Coen
Música original: Carter Burwell
Fotografía: Emmanuel Lubezki
Origen: USA, UK, France – 2008
Calificación: Sólo apta para mayores de 16 años
Intérpretes: George Clooney, Brad Pitt, Tilda Swinton, Frances Mc Dormand,
John Malkovich, J.K. Simmons

Hace un cuarto de siglo que Ethan y Joel Coen escriben y dirigen sus films
a dúo, o se reparten los roles. Han logrado tener un estilo reconocible, un
público que los sigue y el respeto de buena parte de la crítica, pero…
tienen altas y bajas.
A veces alcanzan un nivel muy alto como en Simplemente sangre (1884), su
estupendo debut; Barton Fink (1991), su film más enrarecido; Fargo (1996),
un policial sui generis; o Sin lugar para los débiles (2007), notable
western urbano.
Y entre esos hitos, se esfuerzan menos o sus esfuerzos no se reflejan en el
resultado. En este último grupo, se inscribe Quémese después de leerse.
La acción transcurre en Washington D.C. y comienza en una oficina de la
CIA, donde Osborne Cox (John Malkovich) es despedido de su puesto de
analista, hecho que pone en marcha la serie de enredos que compone la
trama.
Cox decide escribir un libro de memorias con los casos importantes en que
trabajó, pero pierde el CD. Lo encuentra un instructor de gimnasia muy
tonto (Brad Pitt), que junto a una amiga (Frances Mc Dormand) desesperada
por hacerse cirugías estéticas deciden repetir lo que han visto en miles de
películas: vender esos secretos al mejor postor.
Lo que no saben es que la esposa de Cox (Tilda Swinton) tiene por amante a
un ex agente de la CIA que anda armado, es bastante paranoico (George
Clooney), y puede hacerles mucho menos jugoso el negocito.
Una parodia de aquellos films de espías que se hacían durante la guerra
fría -hay un par de graciosas líneas de diálogo donde se afirma que a la
CIA se le complicaron las cosas después de la caída del régimen soviético-,
y de muchos de los que ha protagonizado el propio Clooney, como Syriana
(Stephen Gahan, 2005) o Michael Clayton (Tony Gilroy, 2007). Pero los Coen
van un poco más allá e ironizan sobre los torpes jueguitos de poder que se
juegan en la capital del “imperio” que suelen terminar con sangre y
cadáveres desparramados.
Pero lo ajustado del guión donde todo cierra; ciertas escenas y diálogos
hilarantes; el elenco estelar y alguna buena interpretación -especialmente
la protagónica de Frances Mc Dormand y la secundaria de J.K. Simmons- no
alcanzan para superar el aire superficial que asimila a Quémese después de
leerse -título literal pero cacofónico- a cualquier comedia “de portazos”.

facebook
Twitter
Follow
2011-10-25 10:11:13
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp