©Todos los derechos compartidos

Por una ley para todos

El jueves 29 se realizó la charla debate “Por una nueva ley de Radiodifusión que nos incluya a todos”. Disertó en ella, entre otros, el lic. en Ciencias de la Comunicación de la UBA Santiago Marino.

Marino explicó a EcoDias por qué usted, que parece no tener ningún vinculo con la radiodifusión o los medios, debe preocuparse al respecto: “La mayoría de las decisiones cotidianas que toman las personas están basadas en información que reciben de los medios de comunicación. Esto es, desde decidir si se pone un pulóver o lleva paraguas cuando sale a la calle hasta definir -por ejemplo- qué tipo de inversión puede hacer con sus ahorros, en caso de tenerlos”.
“Estos medios son empresas comerciales que tienen objetivos económicos, tanto en la radiodifusión como en otras actividades, por lo tanto, pensar que son meros reflejos de la realidad es equivocarnos. No sé si nos determinan pero sí influyen en un porcentaje muy alto en nuestras decisiones y, si eso lo hace un actor que controla casi todo el mercado: estamos en un problema”, advirtió.

Gobierno vs. Clarín
La creación de una ley de Radiodifusión de y para la democracia es un reclamo de vieja data de medios comunitarios y organizaciones sociales que entienden el derecho a la comunicación como un Derecho Humano y pretenden terminar con la norma 22.285 sancionada por la dictadura militar en 1980.
¿Cuánto hay de sinceridad en la intención del gobierno de democratizar las comunicaciones? Marino destacó que “esta reactivación tiene una suerte de mitad de azar, como suele suceder en los acontecimientos políticos, y mitad de proyecto o cumplimiento de un objetivo”.
Ante el lockout del campo y el conflicto con el gobierno, “está la intervención de la UBA planteando la representación discriminatoria que hacen los medios y la reacción como empresa de los multimedios exigiendo libertad de prensa. Luego el gobierno toma una decisión política que tiene que ver con el cambio del interventor en el Comfer y en ese escenario se comienza a pensar esta cuestión de cómo reformar una ley sin que implique eso garantizar democracia”.
“Este escenario es tan complejo, y por eso planteo como falso el enfrentamiento, porque deriva de los cuatro años y medio de la gestión de Néstor Kirchner donde el grupo que más beneficios recibió fue Clarín, desde la primera medida de aquel gobierno en julio de 2003 -Ley Clarín- hasta tres días antes de entregar el mando cuando permitió la fusión de Multicanal y Cablevisión y el escenario futuro que tiene que ver con la cuestión digital: la definición de la norma digital, el triple play y cómo se posiciona Clarín ante esa situación y la posible competencia con Telefónica y el Grupo Slim, por ejemplo”, detalló Marino.
Esto último refiere a la innovación tecnológica que permite que por un mismo cable una empresa pueda ofrecer televisión, telefonía e internet, servicio que sólo podrían desarrollarlo grandes medios o empresas con capacidad de afrontar una inversión muy costosa.
Según el especialista, uno de esos grupos empresariales es Telefónica aunque “está impedido de hacerlo porque la ley, cuando se privatizó ENTEL, plantea que Telefónica no podía ser licenciataria de radiodifusión con lo cuál, puede tecnológicamente pero la ley se lo impide”.
“Todo está por discutirse, tenes el lobby de Clarín pidiendo que no se cambie ese pliego de licitación de ENTEL hasta tanto consiga una posición en el mercado que le permita sobrevivir ante un monstruo internacional como Telefónica. Y también tenes el lobby de Telefónica que no sólo se expresa en lo empresarial sino que también influye en la relación con el gobierno español”, agregó.

¿Qué es ilegal ante una ley de la dictadura?
En la ciudad, como en cada rincón del país, conviven radioemisoras con licencia y aquellas denominadas “truchas”. Para el docente éste es el problema “de la democracia de las comunicaciones”.
“Durante mucho tiempo se mantiene cerrado el proceso de entrega de licencias porque hay un punto desde el cual hay que partir: el espectro radioeléctrico es un espacio finito, si todas las personas quisieran tener una radio lo único que se conseguiría es ruido. A partir de esa situación ha sido declarado propiedad de la humanidad y es obligación indelegable de los Estados regularlo”, afirmó.
Así, “el Estado decide quién puede tener una licencia de acuerdo a los intereses: comerciales, no comerciales, de movimientos sociales. Es necesario que la ley defina un acceso equitativo para los tres actores que quieren radios, los privados comerciales, las organizaciones sociales y las radios del Estado. Uno de los puntos que proponen los “21 Puntos para una Radiodifusión Democrática” es dividir el espectro en un 33% para cada tipo. Pero además es difícil pensar que esas radios que no tienen licencia son ilegales porque cuán ilegal puede ser una radio que está regulada por una ley sanciona en dictadura, lo más ilegal es la propia ley”.
La norma militar que una empresa tener hasta 24 licencias y cualquier otro objetivo económico no vinculado exclusivamente con la radiodifusión.

¿Y los contenidos a difundir?
En cuanto a los contenidos, la 22.285 plantea una exigencia de producción propia del 51% “que, hasta hace algún tiempo, ha sido holgadamente superada tanto en los medios nacionales provinciales o locales. Salvo los que funcionan en red porque buscan hacer economía de escala: centralizan la producción en Buenos Aires, tienen un solo gasto de producción que se distribuye a nivel nacional y la venta de publicidad se da en cada una de las localidades en pos de no tener gastos de producción de contenidos y tener ingresos a partir de eso”.
“Hay que plantear límites de producción propia, límites en el respeto a la diversidad cultural y a las distintas etnias, minorías religiosas, sexuales y de ahí en adelante toda la libertad para la creación de cada medio. También se podría limitar la participación de la propiedad extranjera porque hay que tener en cuenta que el tipo de contenido que se produce afecta la construcción de identidad nacional”, reflexionó.
Sobre las emisoras netamente musicales sostuvo que “el asunto es qué cantidad de programación propia tiene más allá de si el 80% del tiempo está pasando música” y reconoció que es difícil criticarle a una FM pequeña que no tengan producción de contenidos diversificada “porque el mercado publicitario sobre el cual funciona es muy pequeño y está en disputa. Entonces el problema es que el único objetivo de los medios sea el comercio, ahí hay un conflicto que resolver”.

facebook
Twitter
Follow
2008-05-30 00:00:00
Etiquetas: Bahía Blanca.
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp