©Todos los derechos compartidos

Observaciones al pliego

En agosto vence el contrato más costoso del presupuesto municipal y la empresa Cliba, prestataria del servicio de recolección de residuos y su tratamiento en el relleno sanitario, anunció que dejará la ciudad en octubre.

Mientras tanto, la Municipalidad envió al Concejo Deliberante el pliego licitatorio que tras ser analizado por los ediles, despertó serias dudas en cuanto a la política de la gestión comunal para la materia. El cambio central, por obligación de las normas provinciales, será la separación domiciliaria de residuos orgánicos e inorgánicos.

Mediante un cuadro comparativo entre el pliego anterior -del año 2000- y el propuesto, el secretario de Gobierno, Gustavo Mena, resumió los adelantos que implicaría la propuesta.

Por ejemplo, la conformación de pliegos separados -por un lado la recolección y por otro las tareas en el relleno sanitario-; antecedentes técnicos con dobles opción, es decir que “pueden reemplazarse por la opción de una asistencia técnica” donde el asistente puede ser una persona física o jurídica que no necesita ser socio de la empresa oferente.

Asimismo, para el caso de la recolección debe haber prestado o estar prestando servicio de similar envergadura a los licitados en ciudades de 100 mil habitantes y haber sido contratistas de la administración pública por un período de 3 años -con un patrimonio no inferior a 3 millones 200 mil pesos-; y para el relleno, “haber prestado servicios relacionados con la gestión de residuos” con un patrimonio superior a 2 millones de pesos.

 

Dificultades

“En particular entendemos que este pliego tiene una serie de dificultades en la conformación y el objetivo al que pretende llegar”, dijo a EcoDias Alberto Sangre (CC). Para el edil, uno de los cuestionamientos centrales es la falta de consideración para con “los actores que hoy tiene la basura en Bahía: recolectores informales, cooperativas, trabajadores de la Ecoplanta y el relleno sanitario y organizaciones medioambientales”.

Además, el ex delegado de Cerri no ve un destino adecuado para los residuos en los establecimientos que hoy tiene la administración municipal. La Ecoplanta sería el único en condiciones de recibir parte de lo recolectado pero sus trabajadores no fueron consultados y el Ejecutivo “no conoce cuál es el estado general del complejo ni su capacidad operativa”.

El pliego licitatorio prevé la construcción de una planta de transferencia -sólo la estructura vacía- y según adelantaron funcionarios de la comuna en su visita al deliberativo, el equipamiento se compraría con un subsidio provincial.

“En función de eso tenemos algunas experiencias: en 2004 Villarino presentó dos proyectos y lo mismo hizo Puan. Hasta el momento, no obtuvieron ese recurso de la provincia. Por lo tanto, los bahienses van a separar en forma de shock -como dicen algunos funcionarios- y no van a estar las condiciones para el tratamiento (…) y vamos a terminar enterrando los residuos y la recuperación será en función de la capacidad operativa de que hoy se dispone”, advirtió Sangre.

Finalmente, destapó las intenciones de la gestión Breitenstein de deslindarse de responsabilidades sobre el servicio: “Si el adjudicatario presenta algo para enriquecer el proyecto, bienvenido sea, pero los lineamientos generales y los objetivos a cumplir los tiene que poner el Estado pensando en algo innovador”.

“Actividades que hoy hace la Municipalidad a través de las delegaciones, como la limpieza de sumideros y desagües pluviales o el juntado de ramas y yuyos, se pretenden delegar en la empresa adjudicataria. Esto está previendo descentralizar, es cómo se planta el Estado: no está el personal, achicamos, hay que privatizarlo”, afirmó.

 

Observaciones radicales

Aloma Sartor, concejala radical y titular de la Comisión Asesora de Medio Ambiente, informó que desde el cuerpo realizaron un listado de observaciones o sugerencias respecto al pliego enviado por la comuna.

“Creemos que está bien iniciar un programa de recolección de residuos con separación en origen, esto es un paso interesante, pero nos da muchas dudas que se pueda hacer al cien por cien como lo plantea el Ejecutivo. Esto normalmente se hace en forma gradual, por sectores”, explicó y agregó que “hay que trabajar en programas de educación y el pliego habla sólo de difusión”.

En cuanto al galpón de transferencia dentro del relleno sanitario dudó que allí se puedan procesar todos los residuos inertes separados en una ciudad de 300 mil habitantes.

Al igual que Sangre sostuvo que “pareciera que hay actores que no se han tenido en cuenta a la hora de hacer este pliego, tenemos a los cartoneros que si va a haber días de separación habrá que coordinarlos con ellos y la planta de Cerri que se ha venido degradando y debiera tener un rol importante”.

Sartor manifestó acerca de las posibilidades para las empresas locales que había contradicciones en el pliego “por un lado ponían la necesidad de experiencia y por otro no aparecen especificaciones”.

Por último, una preocupación ambiental surgió por una frase que afirma que “el concedente no se responsabiliza de la situación ambiental al momento del inicio de la próxima etapa ni tampoco de la cantidad de residuos dispuesta en el momento. Esa frase nos dejó alguna duda. Por supuesto que si viene una empresa nueva va a querer deslindar responsabilidades y ver cuál es el pasivo ambiental pero de todas maneras el municipio -por más que ponga esa frase- no puede desligarse de la posibilidad de controlar el funcionamiento del relleno sanitario”.

facebook
Twitter
Follow
2008-07-04 00:00:00
Etiquetas: Bahía Blanca.
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp