©Todos los derechos compartidos

Nubes negras

Las quemas en un basural provocaron un humo denso que permaneció durante horas en alrededores del Polo Petroquímico. Se pensó en las empresas como responsables. Desde el Comité Técnico Ejecutivo (CTE) se aclararon ciertas dudas.

En la mañana del viernes 26 de junio, y desde horas tempranas, reinó la preocupación en Ingeniero White. Localidad que ya está acostumbrada a los avatares de la contaminación del medioambiente, esta vez se encontró con una densa, grande, negra y fea nube de humo que permaneció durante algunas horas en el cielo whitense. Dicha nube se ubicó también por encima de las plantas del Polo Petroquímico por lo cual se pensó que alguna historia triste se repetía.
En este caso y por suerte no hubo que lamentar nada pero el miedo -ese miedo que es incesante en la vida de la población portuaria- estaba instalado.
Sin embargo, lo ocurrido en la mañana del 26 tuvo que ver con otros fenómenos, según se explicó.
Fernando Rey Saravia, titular del CTE, señaló que durante esta época se produce un fenómeno atmosférico que contribuye a esa imagen que se vio en White y que se conoce como altura de dispersión térmica baja. Básicamente, se trata de un proceso que hace que las nubes se encuentren a baja altura: “En este caso todo gas termina en esa zona. Muchas veces las emisiones habituales de vapores y otras, hay de todo, se ubican en esa zona entonces se ven y son feas. Sabiendo que está al lado de una industria, la gente tiene una percepción complicada sea o no con presencia de contaminantes”.
Ese viernes se dieron dos circunstancias, dijo Rey Saravia, ya que “una de las plantas que maneja más volumen de gas (Dow) tuvo problemas y tuvo que mandar toda su producción a quemar. Eso es una antorcha de seguridad y no puede permitirse el lujo de que en alguna cañería o equipo se junte demasiada presión y cause un daño que puede ser grave. La mejor manera de emitir gases a la atmósfera es primero quemándolos, y en segundo lugar hay que cuidar que esa combustión sea buena porque quemando mal se producen elementos de cualquier tipo”.
“Cuando ocurren estas emergencias, las empresas mandan a quemar agregando vapor atomizado lo cual permite que los gases de combustión se quemen con el oxígeno en forma más eficiente. La empresa Dow ha tenido sanciones por parte nuestra cuando no han podido echarles vapor pero en este caso fue bastante bueno, generalmente los primeros instantes son los complicados porque los sistemas reaccionan con demora, algo de humo producen pero en este caso fue muy poco”, explicó el ingeniero.

Casualidades
Hasta ahí parte de lo ocurrido que no traería mayores problemas, en la explicación de Rey Saravia. Pero el tema de la gran nube vino porque casualmente ese día se produjeron varias quemas en el ex basural Belisario Roldán: “Cuando se empieza a extender el fuego es muy difícil de controlar porque hay materiales de un espesor muy grande, es un área donde se pone material inerte pero también va gente a quemar cables que encuentra o roba para recuperar el cobre, por ejemplo. Entonces, frecuentemente los fuegos son furtivos, no corresponde hacer fuego ahí”.
Cuando se enciende el fuego, dijo, se extiende de manera subterránea apareciendo varios focos que tuvieron que ser apagados por los bomberos: “No sé si pudieron apagar algunos pero no pudieron con todos, y el humo, imperfecto porque es combustión natural, era un humo muy denso y llegó a la altura de capa de inmersión térmica que estaba muy baja. La dirección del viento era en el sentido del mar, por lo cual atravesó todo el Polo, pasó justo entre las torres, se mezclaba con las emisiones reales del Polo, y cuando uno veía esa gran nube que no se deshacía, que flotaba, era algo horrible, espantaba”.
Por procedimiento el CTE actuó de inmediato yendo al lugar, filmando las emisiones del basural y cómo pasaba la nube por encima de las plantas: “La gente común que miraba esto le pasaba de sospechar del Polo, a veces le pasa al Polo pero otras veces no. Entonces, era como que agregaba leña al fuego
Nosotros hacemos mediciones no sólo en el lugar sino que tenemos aparatología distribuida, y detectamos que a pesar de que el humo se veía a esa altura, el material particulado que respiramos nosotros se triplicó. Por suerte no llegó a los niveles que la OMS recomienda como riesgosos, estaba dentro de lo aceptable”.

facebook
Twitter
Follow
2009-07-04 00:00:00
Etiquetas: Bahía Blanca.
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp