©Todos los derechos compartidos

Mesas, sillas y caos

En la edición 282 de abril de 2009 publicábamos la nota “Los dueños de la vereda”. Allí poníamos de manifiesto la ocupación indiscriminada de las veredas y adelantábamos la modificación de la Ordenanza 11.866, de comercialización en la vía pública.
Pasó casi un año y aún continúa rigiendo la antigua ordenanza, pero no sólo eso, sino que seguimos esquivando sillas y mesas en el centro de la ciudad.

Desde abril pasado y hasta la fecha, no se han infraccionado locales, solamente se les “advierte la infracción” por ocupar el espacio público, argumentando la falta de reglamentación del tema.
La ordenanza que hasta hoy rige la actividad comercial en la vía pública dice claramente en su Artículo 21 que “el uso de sillas, mesas y otros elementos móviles o no, que extiendan el servicio de bares, restaurantes, cafeterías o heladerías, verdulerías y toda otra actividad comercial permitida por la presente ordenanza, que representen un obstáculo para el libre desplazamiento de las personas en la vía pública, deberán quedar retirados de la línea municipal a una distancia mínima de 1,70 m. y 0,20m. del cordón de la vereda. Asimismo, en los sitios en que se permita el estacionamiento de vehículos deberá dejar libre entre estos elementos y el cordón de la vereda un espacio de 0,70 m. Deberá además, en casos de contar con toldos u otro tipo de protección horizontal sobreelevadas, observar una altura mínima de 2,20 m.”.
Así de claro queda que lo que no se hace, es hacer cumplir lo que dice esta ordenanza. Lo que nos preguntamos es por qué.

Los argumentos
“Nosotros estamos haciendo un relevamiento y actas de comprobación en las cuales les informamos a los comerciantes los espacios que tienen para ocupar y qué espacio tienen que dejar libre. Hasta ahora estamos informando cómo deberían trabajar las confiterías y restaurantes, estamos realizando una tarea de prevención. Trabajamos con la legislación vieja, hasta que contemos con la nueva ordenanza que nos permite infraccionar a quienes no cumplan las nuevas reglamentaciones”.
La palabra de Abel Otamendi llega en momentos en que se está a la espera de que el Concejo Deliberante sancione la nueva ordenanza. Mientras tanto vienen realizando tareas de “relevamiento y prevención” los inspectores del Cuerpo Único de Inspectores Municipales (CUIM) -que próximamente pasará a llamarse Control Urbano y Seguridad-, según manifestó a EcoDias su nuevo director.
Según Otamendi, la zona donde se realiza esta tarea es en el trayecto de calles O’Higgins y Alsina, y avenida Alem. Aunque dice que se esta aún bajo el amparo de la vigente Ordenanza 11.866, reconoce que no se labran infracciones.
“La información que les brindamos a los comerciantes es que tienen que respetar las líneas de las veredas, el paso del peatón, y sobre todo el respeto por las dimensiones.
En cuanto a los cerramientos, los que no cumplían con el paso de la vereda ya fueron intimados, no tanto por el toldo sino por la interrupción del paso”, explicó Otamendi.
El cuerpo de inspectores actualmente se encuentra haciendo trabajo, se podría decir, de promoción de algo que debería ser infraccionado.

La panacea, para los bares
Rubén Lascano, subsecretario de Obras y Servicios Públicos de la Municipalidad, planteó a EcoDias detalles del proyecto de ordenanza que reemplazaría la actual: “El ejecutivo presentó en diciembre de 2009 a los concejales oficialistas del Concejo Deliberante la reorganización de una ordenanza para definir las acciones sobre el mobiliario gastronómico”.
Según el funcionario, la normativa corresponde a la intervención urbana que se realizó y se proyecta para el microcentro. Un proyecto integral que abarca no sólo la intersección ya concretada entre Brown y Chiclana, sino también O’Higgins entre Saavedra y Brown, y el último tramo entre San Martín y Lamadrid.
“Lógicamente que cuando se hace esta intervención también tenés que tener en cuenta otros factores como el desvío de los vehículos, dónde circula el peatón y qué hacer frente a esta intervención. Si reducimos el tránsito vehicular, es para que el tránsito peatonal avance. Porque si nosotros hacemos una inversión tan grande en una semipeatonal y no le damos un ordenamiento a los bares, confiterías y restaurants, no tiene sentido”.
El proyecto de ordenanza fue elevado al HCD y enuncia donde tienen que estar ubicadas las sillas y las mesas para darle prioridad al peatón: “El peatón tiene que poder caminar tranquilo por el centro, que no tenga que andar entre sillas, ni se choque alguna mesa mal puesta”.
La nueva ordenanza también buscaría unificar el tipo de muebles que tienen que usar los comerciantes con la intención de unificar la estética: “Para que sea un folclore de colores dentro del microcentro, queremos darle un sector homogéneo que tenga un tipo de sillas, sombrillas y mesas. La ordenanza también tiene en cuenta la contaminación visual por medio de la cartelería aérea, de a poco vamos a ir mejorando y con tiempo pedirle a los privados que cambien su cartelería”

Intimando
Específicamente en relación con las cuadras de Alsina ocupadas por locales de comidas y pubs, Lascano aclaró que “el CUIM está trabajando en eso, está intimando permanentemente en el sector de Alsina entre Mitre, Soler y Lamadrid, que es donde se encuentran la mayoría de las confiterías y colocan las sillas en línea con el cordón y no permiten el paso. Pero también tenemos que tener en cuenta la cuestión comercial, de extender el local, y el sector de comercialización sobre las veredas públicas, un sector por el cual no se pagan impuestos”, dice el funcionario.
Respecto a los cerramientos el subsecretario aclaró que los toldos están permitidos mientras tengan un paso y respeten la línea del cordón y del peatón.
“Si los toldos fueron fabricados y están un metro dentro de la línea van a tener que cortarlos y modificarlos a las dimensiones estipuladas en la ordenanza. Una vez que tengamos el proyecto de ordenanza, el CUIM puede ir a sancionar y hasta clausurar el local. Necesitamos esa herramienta para exigir”.

El proyecto que aún no es ordenanza
Los creadores de la futura ordenanza son los integrantes del equipo de Planeamiento de la comuna que se encuentra bajo la supervisión de su director, el arquitecto Alberto Emilio Casali. A él recurrimos para conocer los datos técnicos del proyecto.
Los criterios del proyecto incluyen la utilización de un cerramiento vidriado, con una distancia de 50 centímetros desde el cordón cuneta hasta el cerramiento, una cantidad de mesas relacionada con la dimensión de la vereda y una distancia de 1,50 metros desde la fachada del local hasta la línea de mesas. Según la nueva normativa los toldos pueden tener 2,20 metros de alto, pero no cerrado hasta el piso como se acostumbra.
Otro ítem a tener en cuenta es la esquina. No se puede ni colocar mesas ni cerramientos en la ochava de la esquina. Respecto al mobiliario se pensó en unificar en materiales metálicos pero va a depender del local y la zona donde esté ubicado.
En el sector de peatonales, la regla es la misma: debe existir un espacio entre la fachada y la mesa, y la mesa y el cerramiento. Debe dejarse el espacio de ingreso sin ocupar en caso de ser necesario el paso de algún vehículo como bomberos, policía o una ambulancia porque hay otras actividades en la peatonal.
“Los locales que tengan cerramientos o mobiliarios no contemplados en la ordenanza, deberán extraerlos para tener su empresa, porque la semipeatonalización no funciona solamente por el ensanche de la vereda, funciona por la mejor calidad del uso del espacio, que a veces puede ser solamente sombra, o lugares para sentarse, no precisamente tiene que apuntar a la gastronomía”, explicó Casali.

Los dueños de la vereda
Cuando consultamos al director de Planeamiento, Alberto Emilio Casali, por la situación de intransitabilidad que se observa en calle Alsina, por la vereda del lado izquierdo, el funcionario nos dio a entender que lo que se va a hacer es “ensancharles la vereda”:
“La idea en ese lugar es ensanchar la vereda de ese lado, porque tengo la sombra a la tarde. Vamos a ver cuadra por cuadra con la idea de ganar espacio de vereda, cada caso se va a estudiar porque si se ensancha de un lado -sobre todo esa cuadra que es la parte más angosta de Alsina- se pierde las medidas exigidas por la ordenanza. El ensanche tiene que tener un sentido, puede dejar estacionamiento de un lado y ampliar el otro”.

Todo lo revisado sobre el futuro de la actividad del comercio en la vía pública en lo que se incluye a la puesta de mesas y sillas del sector gastronómico, da a pensar que nada cambiará hasta que salga el proyecto de ordenanza que flexibiliza la actividad, que adapta la norma al caos que se vive, por ejemplo, en calle Alsina. Una vereda desde la esquina de Soler hacia Lamadrid, que está permanentemente abarrotada de mesas, sillas y mozos de los bares Pelícano y Northwestern, cuyo propietario es Adrián Lliteras, familiar del concejal oficialista.
Al parecer la cosa seguirá igual para los que transitamos las veredas de la ciudad. No sólo no se infracciona a los propietarios de los diferentes bares o pubs sino que la futura ordenanza contempla aún más las posibilidades de ocupar espacios que van a ser creados para tal fin.

facebook
Twitter
Follow
2010-03-04 00:00:00
Etiquetas: Bahía Blanca.
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp