©Todos los derechos compartidos

Medicamentos que no llegan

No son pocos los pacientes que se encuentran en situación preocupante debido al incumplimiento del Programa Federal (Profe) respecto a la entrega de medicamentos y a la falta de prestaciones médicas.

Las personas transplantadas deben tomar cierta medicación de por vida, por lo que esa medicación se convierte en un factor insustituible para su salud. El problema se presenta cuando los medicamentos no aparecen y esto no tiene que ver con la inaccesibilidad económica de los pacientes hacia los mismos, sino con la falta de cumplimiento de quienes desde el Estado deben proveerlos.
Desde un largo tiempo a esta parte, pacientes de Bahía Blanca y la Región Sanitaria I vienen sufriendo este problema que tiene como protagonista al Profe, programa nacional que brinda medicamentos y prestaciones médicas a pacientes transplantados.
José Luis La Colla, titular del Centro de Información y Apoyo al Paciente Renal Crónico y Transplantado (CIAPARCyT), confirmó esta situación: “Últimamente tenemos dificultades y quejas tanto en la prestación como en la reposición de estos medicamentos imprescindibles para los pacientes ya que de lo contrario podrían hacer un rechazo y perder el transplante, en este caso de riñón, pero para cualquier otro inmunodepresor que necesite otro tipo de transplante, ellos tienen que tomar de por vida esta medicación”.

No hay derecho
Los ejemplos acerca de lo que está ocurriendo con el Profe sobran. Por caso, mientras las respuestas se hacen esperar, hay una paciente que necesita realizarse una serie de estudios para optimizar su transplante renal y desde hace unos años todavía no ha podido obtener esa prestación. Esto desata otras dificultades a raíz de que los mismos pacientes que no reciben medicamentos son los que tienen que enfrentar largos trámites para intentar conseguirlos: “No es gente que esté sana y que puede recorrer y hacer estos trámites, es gente que está enferma y que además debe hacer estos trámites. No están bien, están agotados, su condición física no es la misma que cualquier persona que puede hacer esto con tranquilidad. A esto se suma la angustia que significa llegar a mañana y no tener la medicación sabiendo que eso le puede implicar un rechazo… No hay derecho a que estas cosas ocurran”, se quejó indignado.
Con una paciente de Pedro Luro se dio otra situación: ante la desesperación por el faltante de medicamentos vino a Bahía en busca de algún otro transplantado que le pueda prestar de sus medicamentos. Si bien se puede hablar en términos de solidaridad, el hecho de “prestar los remedios” hace que el paciente que hoy tiene cierta reserva de medicación mañana pueda verse perjudicado por el mismo problema.

Atado con alambre
“El medicamento no puede faltar de ninguna manera, tiene que haber una reserva o una previsión suficiente como para que el paciente no tenga que andar pidiendo a otro paciente, porque cuando entramos en un tema así se produce una desorganización de un programa que es nada más y nada menos que federal, eso es preocupante”.
Pedirle a otro, recurrir al laboratorio del medicamento o bien viajar para solicitarlo son algunas de las “soluciones” a las que se tuvo que recurrir. Para tener una idea, un inmunodepresor cuesta alrededor de 3000 pesos y dura alrededor de un mes, siempre en términos del uso de uno solo de los medicamentos que necesita un paciente. Por último, La Colla responsabilizó al Profe en caso de que se den situaciones graves por este conflicto: “Yo no se cuál es el problema ni me interesa. Lo que me interesa es que el paciente reciba la medicación”.

facebook
Twitter
Follow
2008-09-20 00:00:00
Etiquetas: Bahía Blanca.
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp