©Todos los derechos compartidos

Los árboles no se tocan

Aseguran desde la Municipalidad que se preservará y mejorará una serie de importantes especies plantadas en el predio de la flamante obra.

Rubén Valerio, titular de la Secretaría de Obras y Servicios Públicos municipal, convocó al área de Patrimonio Verde Urbano con la inquietud de solicitar un diagnóstico acerca del estado en que se encuentran los árboles que rodean el viejo edificio de la terminal de ómnibus, para ver de qué manera se pueden adecuar a las necesidades del proyecto de la nueva terminal.
La solicitud fue realizada a Norman Dicek, integrante de Patrimonio Verde Urbano, quien en diálogo con EcoDias contó los resultados del diagnóstico ejecutado: “Se evaluó que sobre calle Brown, donde se va a construir una gran playa de estacionamiento, existe una hilera importante de olmos, casi una veintena, de muy buen porte, con más de treinta años. Si bien el olmo a veces no es el árbol más adecuado para tener plantado en la ciudad porque genera mucho conflicto, en este caso uno hace un análisis particularizado y se da cuenta que allí no lo genera, producen una sombra espectacular, tienen buena sanidad y lo único que van a necesitar es una intervención superficial de las raíces, y tal vez limpiarle alguna rama seca o acomodar la copa”.
Además explicó que se va a realizar un agrandamiento de los recintos para una mejor comodidad de las plantas y se va a ensanchar la vereda “porque hoy por hoy no existe vereda, entonces la gente va a poder transitar mucho más cómoda de un lado o del otro de los árboles”.
De esta manera, dice el ing. Dicek, se intenta llevar tranquilidad a la gente haciendo saber que en donde se va a construir esa playa de estacionamiento, todos los olmos de Brown van a permanecer donde están generando sombra.

Valor patrimonial
El ingeniero describió que en el interior del predio, donde hay una plazoleta, detrás del edificio histórico de la vieja estación, existen algunos árboles de valor patrimonial como el caso de una morera “que es viejísima, le calculo más de sesenta años y tiene un porte bellísimo. También hay dos ceibos que están en flor y nadie ve, y un importante ejemplar de roble europeo. La gente no los ve porque están tapados y amontonados por unos cipreses y unos pinos que no están en buen estado, y que la verdad fueron plantados con buena voluntad pero sin criterio espacial”.
De esta manera, se van a mantener los árboles patrimoniales que merecen una mejor realidad mientras que se van a quitar los cipreses y pinos mencionados que no están en buen estado de salud y estropean al resto de los ejemplares: “Retirándolos van a generar nuevamente luz y van a mejorar la calidad de los árboles que están ahí. La gente, sin duda alguna, cuando los vea va a preguntarse cómo es que esos árboles estaban ahí y nadie los veía”.

Conciencia verde
Tiempo atrás informábamos acerca de un proyecto de la concejal Marta Brusa en donde se pedía que se caractericen como Patrimonio Verde de la ciudad a ciertos árboles para que de alguna manera se conviertan en intocables. Dicek contó de la existencia de una comisión, conformada por distintas instituciones de la ciudad, que se encuentra abocada al trabajo de llevar a cabo un listado, que más adelante tomará forma de libro, donde se mencionan aquellas especies “sagradas”.
 “Al hablar de patrimonio hay que diferenciar entre valor histórico, que son árboles que aunque no sean de una especie botánicamente rara o importante, tienen una presencia o valor histórico por algún hecho puntual, o una edad inusual en la ciudad y entonces hay que conservarlos. Hay árboles por su rareza botánica y otros que no entran en ninguna de esas categorías pero que estéticamente son tan espectaculares, tan bonitos que también hacen al patrimonio y deben ser conservados”.
El libro va a servir como complemento para los trabajos que realice el Departamento de Parques Municipales para cuando tenga que tomar decisiones sobre intervención: “Va a haber un arbolado ordinario y común de la ciudad que va a ser funcional y puede ser intervenido, y otro arbolado patrimonial con pautas especiales por el carácter que tiene. El libro se está haciendo a pulmón, con todas las ganas y nos gustaría presentarlo a mediados del año que viene como fecha tentativa ya que queremos hacer un trabajo serio y de calidad, porque es algo que va a quedar para la ciudad. Estas cosas demuestran que la ciudad está aprendiendo y que la conciencia verde está tomando la magnitud que debe tener en una ciudad como la nuestra”.

facebook
Twitter
Follow
2008-11-21 23:00:00
Etiquetas: Bahía Blanca.
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp