©Todos los derechos compartidos

La textil Globito es cooperativa
Luego de varios meses de maltratos, falta de pago de sueldos, maniobras para vaciar la empresa llevándose ropa y maquinarias de parte de su anterior dueño, Martin Adamovsky, la situación de las 19 familias que decidieron conformarse en cooperativa y defender sus puestos de trabajo, tuvo un final muy feliz para ellos.

Luego de varios meses de maltratos, falta de pago de sueldos, maniobras para
vaciar la empresa llevándose ropa y maquinarias de parte de su anterior dueño,
Martin Adamovsky, la situación de las 19 familias que decidieron conformarse en
cooperativa y defender sus puestos de trabajo, tuvo un final muy feliz para
ellos.

Adamovsky intentó todo para perjudicar a sus empleados. Cuando le descubrieron
su intención de vaciar la fábrica, jugó una perversa carta judicial pidiendo
concurso de acreedores y su propia quiebra con la intención de no pagar a los
trabajadores, la mayoría con muchos años en la empresa, y así dejarlos sin
nada.
Por eso trabajadores y trabajadoras de la ahora ex-empresa textil Línea Globito
permanecieron en su lugar de trabajo ubicado en Remedios de Escalada de San
Martín 2239, en el barrio de Villa General Mitre, de la Ciudad Autónoma de
Buenos Aires, desde el 3 de marzo luego de que se enteraron del pedido de
quiebra y luego de comprobar faltantes importantes de máquinas y materia prima
que el dueño sacaba los fines de semana.
Uno de los referentes entre los trabajadores, Gustavo, trabajaba en Globito
desde hacía 26 años y se ocupaba de la sección depósito y venta: “Éramos cuatro
en el sector de depósito, pero por la situación del país quedé solo. Cuando
pidieron la quiebra sentí mucha tristeza, desazón, tengo 56 años, después de
tantos años acá te desgarra irte, quedarte en la calle, sin nada, es feo.
Decidimos defender nuestro trabajo cuando el dueño, además de llevarse tela,
maquinarias, también nos usó cuando nos mudamos desde Urquiza hasta acá… porque
apenas terminó la mudanza echó a cinco compañeros sin pagarles nada, dos eran
matrimonio…”.

El trabajador no sabe de especulaciones
Sandra, encargada de los talleres externos donde va la ropa una vez
diseñada y cortada, hace 20 años que trabajaba en Globito y le llamó la
atención la situación que sucedía en la fábrica: “Veíamos cosas muy extrañas,
pensábamos que buscaban cerrar, que nos quedábamos sin trabajo y eso sucedió,
al poco tiempo se decretó la quiebra”.
“Tengo 52 años, la vida más o menos organizada, con los chicos, los horarios,
los gastos, todo se vino a pique. Consultamos varios abogados, y todos te
decían, ‘no se puede hacer nada, no hay forma’ entonces te llenás de bronca
porque te están cagando en la cara y no podes hacer nada. Yo dejaba a mi hija
con fiebre para venir a trabajar, dejé muchas cosas de lado para tener trabajo,
tanto para nada”, expresaba sin dejar nada en el tintero.
Mientras sucedía el proceso interno de los empleados lidiando con la realidad
de quedar sin trabajo, el dueño de la empresa continuaba su plan de vaciamiento
realizando ventas por internet, en negro, de prendas confeccionadas con telas
retiradas ilegalmente de la empresa, bajo la marca “Devil.
Al tener en claro esta situación, los trabajadores decidieron permanecer en sus
puestos de trabajo recibiendo el apoyo de vecinos, cooperativas, agrupaciones
políticas y el sindicato Unión Cortadores de la Indumentaria que se
comprometieron en la cobertura médica de los empleados.

La solidaridad cooperativa
Cuando empezó la idea de continuar como cooperativa, Gustavo cuenta que los
clientes se solidarizaron y los proveedores ofrecieron seguir entregando
materia prima, pero la Sindicatura no estaba de acuerdo y no daba el visto
bueno.
“Pablo Godoy fue el abogado que se puso nuestro problema al hombro, fuimos al
Ministerio y empezamos el trámite en el Inaes y con la asistencia del
Ministerio de Trabajo logramos en muy poco tempo la matrícula de cooperativa”,
bajo la denominación “Cooperativa de Trabajo Globito Team Ltda.”.
Recibieron apoyo técnico y organizativo de la Universidad de Buenos Aires, la
Universidad Tecnológica y otras entidades sociales. Por caso, las cooperativas
gastronómicas Los Chanchitos, La Cacerola y La Casona, les llevaban comida en
el tiempo que duró el acampe. Lo mismo los compañeros de Radio Asamblea,
Cooperativa Vulcano, Gráfica Campichuelo y Gráfica Suárez. La solidaridad se
puso de manifiesto materialmente.
Así, decidieron reubicarse -con ayuda de otras cooperativas- y alquilaron un
local a ocho cuadras: “Es un galpón mucho más barato y además, porque queremos
demostrarle al juez que somos sustentables, que podemos pagar el alquiler,
vamos a un lugar más chico, que nos alcanza bien. De 80 mil pesos vamos a una
cifra mucho menor”, plantea Gustavo.
“Nos dimos cuenta que cada uno de nosotros hace 20 años que hace lo mismo,
formamos entre 19 la cooperativa, logramos unirnos, estábamos desconectados,
nos reencontramos con la parte humana, y esa unión es nuestra fuerza. El dueño
anterior hacía lo contrario, buscaba desunirnos todo el tiempo, hacia correr
rumores, creaba cizaña”, dice Sandra afianzada.

Ropa de bebé 2017
“Ya
largamos la colección de ropa de bebé de pretemporada del verano. Nuestros
viajantes, que son asociados a la cooperativa, llevan las muestras a los
negocios, tal como después se lo vamos a entregar”. En el sistema de ventas que
tiene la cooperativa el viajante se traslada a distintas localidades, llegando
hasta Tierra del Fuego en el camino de ida por la costa, y a la vuelta por la montaña,
con una muestra de cada artículo, “y así va levantando perdidos”.

Gustavo
expresa con satisfacción que “ya pudimos facturar como cooperativa y pudimos
encarar la compra de algunos insumos para la producción de verano, que es de
alrededor de cien artículos distintos”.

La
mudanza al local de Dr. Belaustegui 1880, en el barrio porteño de Paternal, los
obligó a ordenarse de otra manera en lo que hace a la producción, por cuanto el
local es de dimensiones reducidas. Quedará para más adelante contar con un
local a la calle, que es uno de los puntos necesarios para el proyecto
productivo para la cooperativa respecto a la venta al público.

La
cooperativa tiene organizadas las distintas áreas de trabajo, en
administración, sector de corte, de diseño, el depósito y ventas.

facebook
Twitter
Follow
2017-07-11 00:00:00
Etiquetas: Economía social.
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp