©Todos los derechos compartidos

La reformulación no convence

Por diferentes barrios de la ciudad, los vecinos y vecinas están manteniendo encuentros con la Comisión de Reformulación del Código de Planeamiento Urbano.
Uno de los sectores visitados por los funcionarios fue el barrio Universitario, donde desde hace años se escuchan fuertes reclamos por las serias deficiencias de los servicios públicos, consecuencia lineal y directa de la desinversión de las empresas privatizadas durante la década del 90.
Luego de las propuestas exhibidas para la reformulación, los vecinos se quedaron con varias dudas.

De todas las zonas de Bahía Blanca, quizás la que abarca a los barrios Universitario y Napostá sea la que más interés tiene en todo lo que compete a la reformulación del Código de Planeamiento Urbano.
Esto se debe a las constantes quejas y reclamos que los vecinos de esos barrios vienen efectuando, debido a las molestias causadas por las construcciones de edificios, las irregularidades de estas construcciones y también los perjuicios en el normal funcionamiento de los servicios públicos.
Por esa razón, de todas las reuniones que la Comisión que se encarga de la reformulación del código viene efectuando por los barrios bahienses, la de Universitario era de las más esperadas.
Walter Fonseca, vicepresidente de la Comisión Vecinal Interbarrial, estuvo en el encuentro y luego se reunió con EcoDias para hablar del tema.
Ante de abordar lo tratado en la reunión, Fonseca esgrimió una foto de un edificio de tres pisos en construcción y ante la misma señaló: “Eso es lo que se usa actualmente en el Código de Planeamiento Urbano y con lo que se está construyendo en Bahía Blanca. Esto data de los años 70, comienzos de los 80 cuando fue la última reforma en serio del Código de Planeamiento Urbano”.
Si bien con el tiempo se hicieron algunas modificaciones, la base, dice Fonseca, es de los 70: “Era para una Bahía Blanca distinta de lo que es hoy”.
Acerca de la reformulación del Código, Fonseca tiene una mirada crítica de la iniciativa al considerar que debería reformarse por completo: “Lo que se están haciendo son intervenciones puntuales, la de la plaza es una intervención urbanística especial. Se están haciendo en diferentes lugares de Bahía, no en todos, dándoles distintos índices urbanísticos a todo pero no sabiendo bien cuál es la base”.
A la vez, Fonseca no puede dejar de lado el ánimo de los vecinos que se encuentran, dijo, muy cansados: “La gente está muy agredida por todo lo que ha pasado con los edificios, con la falta de agua, de servicios, de calidad de vida. Uno no puede parar el progreso pero vos no podés saltear en cinco años etapas de un desarrollo que te puede llevar 50 años, ese es el problema.
Todo este desarrollo que se dio en Universitario y distintos sectores de Bahía, tendría que haberse dado en 15 o 20 años, porque se tendría que haber acompañado todo lo que es el tema de servicios, haberse estudiado el tránsito, cuál era la Bahía que venía… Todo esto se hizo con la Bahía que estaba atrás, no con la que se iba a venir…”.

Poco claros
Las últimas declaraciones de Fonseca nos van acercando a lo que fue el encuentro con la Comisión coordinada por el arquitecto Marcelo Lenzi.
Fonseca destacó de manera positiva que se hagan este tipo de reuniones aunque aclaró que no fueron demasiado claros respecto a lo que se quiere hacer: “Expusieron lo del centro y lo de Universitario, entonces pregunté cuántas personas creen que se van a asentar en este sector de la ciudad para que se puedan prever los servicios que se tengan que hacer a través del tiempo. De acá a cinco años, cuántos edificios y cuánta población va a admitir ese sector sin que resquebraje todo lo que es la calidad de vida del mismo sector. No me supieron responder”.
La misma carencia de respuestas fue para preguntas tales como la cantidad de autos a circular, cantidad de agua a consumirse diariamente en el sector o sobre los líquidos cloacales. Tampoco se habría contemplado la posibilidad de dejar lugar para realizar escuelas, institución necesaria teniendo en cuenta el crecimiento poblacional pretendido: “No lo saben, no han hecho estudios ambientales tampoco”.
En resumen, las propuestas dividían los sectores en tres partes. Uno, de Perú hasta el canal y de av. Alem hasta Estomba, donde se conservaría el lugar sin permitir nuevas construcciones.
Otro sector abarca una parte de calle Perú en donde las casas están muy retiradas de las veredas: “Ahí la idea es hacer un bulevar en el medio y hacer edificaciones de altura, diez, doce pisos”. Y después queda la zona que circunda el Patronato de la Infancia, que está pensada para convertirla en comercial: “Tampoco hay estudios serios de cómo es el tránsito. Cuando venís de Santa Margarita, estás utilizando dos vías, Zapiola y Mitre, todo eso está sobrecargando y van a tener que hacer algo ahí. Cuando hablás de infraestructura, de polución ambiental, de tránsito, de colegios y demás, es algo abstracto”.
De lo dicho se desprende que el problema más grave radicaría en la falta de previsión a la hora de pensar en el desarrollo: “Por una parte veo bien que ellos vayan y expongan, porque a la gente le va permitiendo despertar el bichito de la participación y de la exigencia. Pero lo que están haciendo es plantear las cosas como si los vecinos fueran todos profesionales. (A la reunión) habían ido vecinos afectados, a los que no les supieron explicar bien cómo es todo. Lo de Parchappe es muy lindo visto de afuera, pero yo quisiera preguntar si ellos saben cómo están los servicios públicos y la infraestructura de todo ese sector, que es mucho más viejo que el barrio Universitario”.
Esa falta de previsión se convierte en temor para los vecinos que ya saben lo que es sufrir por construcciones realizadas sin muchas garantías: “Cuando dicen que el 5 por ciento de las parcelas de Universitario corresponden a edificios, ese 5 por ciento hizo colapsar a todo un sistema de infraestructura que no se había previsto para eso. Imaginemos si hubiera sido el 10 o el 15 por ciento”.

Recuerdos del corralito
Fonseca tuvo también críticas para las situaciones que se vivieron tras el llamado corralito urbano. Según señaló, nunca se ha desmantelado lo que pasó: “Quedó trabajando muchísima gente de la que estuvo involucrada. Nunca se supo cuántos edificios infringieron esa ordenanza, los mismos que cometieron el ilícito de la trasgresión de la ordenanza; salvo dos personas, los demás fueron casi los mismos actores. Si vos tuviste un problema con un plantel de profesionales que eran de la Municipalidad, que fueron parte del problema, no los podés tener en la solución del mismo problema”.
El desarrollo urbanístico es bárbaro, opina el vecino, siempre y cuando se acompañe de varias cuestiones necesarias y que hoy estarían quedando al margen. Una de ellas tiene como protagonista al agua: “Hoy si el dique estuviera en la cota máxima, en el sector del barrio Universitario el agua faltaría porque el gran problema de todo no son las mallas. Lo que pasa es las redes domiciliarias tienen entre 50 y 60 años. Si tenés una densidad poblacional que triplica a la que está, por más que pongas mallas tenés que cambiar las cañerías porque, donde antes tenías 200 familias, ahora tenés 1.000. Tiene que haber una o varias redes y eso lleva mucho dinero, mucho tiempo, y no se va solucionar en el corto plazo”.
La gente está muy desgastada, cuenta Fonseca, algunos con problema de salud por el estrés provocado por las situaciones analizadas. Encima, ahora se suma un nuevo capítulo, el de la reformulación que no convence.

facebook
Twitter
Follow
2010-07-11 00:00:00
Etiquetas: Bahía Blanca.
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp