©Todos los derechos compartidos

La necesidad de un espacio propio

Se trata de la única escuela de música pública y gratuita de la ciudad que alberga a unos 1.400 alumnos de Bahía Blanca y la zona. Sin embargo, no cuenta con un edificio acorde para sus funciones.
Un problema que no sólo afecta al Conservatorio sino a toda la comunidad.

“Yo probablemente sea el maestro de música de tu hijo, es tan importante como eso”, dice Juan Cruz, estudiante, dando como ejemplo uno de los factores que explican la gran incidencia del Conservatorio en la educación en la ciudad.
La institución nació hace cincuenta años. En aquel momento funcionaba en los camarines del Teatro Municipal. Y más tarde se trasladó a una casa de calle Belgrano al 400, en la que se fueron incorporando aulas y espacios nunca demasiado adecuados para la enseñanza musical: el ritmo de la construcción lo marcaba la gran cantidad de alumnos que ingresaban año a año. Inclusive, por la misma razón, durante un tiempo se dictaron clases los sábados y se utilizaron aulas prestadas por algunos sindicatos y una escuela. Un poco de alivio llegó con el alquiler del edificio de Lamadrid 441 (ex Colegio Hispano), que sirvió para dar respuesta a la demanda de la comunidad (se hacían hasta cuatro cuadras de cola para inscribirse) pero nunca para trabajar de la manera que lo debe hacer una institución de estas características.
Lugar común en la educación, los directivos y docentes se van amoldando a las deficiencias. Sebastián De Amicis, vicedirector del Conservatorio, refirió un dato que habla por sí solo. Semanas atrás visitó las actuales instalaciones un ingeniero especializado en acústica, músico y violinista de la Orquesta Sinfónica del Teatro Argentino, y vaya la sorpresa que se llevó: “Es un referente de consulta de todo lo que tiene que ver con acustización de teatros, auditorios y escuelas de música. El se quedó sorprendido de que nosotros podíamos llevar a cabo nuestra tarea, que la hacemos acá porque estamos de alguna manera acostumbrados… Tratamos, con la voluntad de alumnos, profesores y de todos los que participan, de compensar esa dificultad con otro tipo de cuestiones. Él se quedó sorprendido y habló realmente de la necesidad de tener espacios adecuados para un aprendizaje de calidad”.

El Conservatorio hoy
A la institución se puede ingresar a partir de los 9 años y no hay un límite de edad para estudiar. Actualmente, tiene dos orientaciones que son la Tecnicatura que forma profesionales en Música en distintos instrumentos, en Canto y en Dirección Coral. Y por otro lado, los profesorados en Educación Musical que habilitan a trabajar como docentes en Nivel Inicial, EGB y Polimodal. Todos los títulos son oficiales y a los mismos intentan acceder los alumnos no sólo de Bahía sino también de la zona ya que se trata de la única institución musical pública y gratuita a 300 Km. a la redonda. Su similar más cercana se encuentra en Mar del Plata.

Edificio propio
Lo que hoy se propone desde el Conservatorio es concientizar a la comunidad, autoridades ejecutivas y deliberativas locales sobre este problema para que se interceda ante el gobierno provincial para lograr una solución: “Somos una escuela que depende de la Dirección General de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires. Esta Dirección tiene varias áreas, una de ellas es la Educación Artística de la cual dependemos. Las autoridades están de acuerdo con nosotros, y me consta que han dado muestras de que este tipo de cuestiones se solucione. Pero esto termina en un tema presupuestario: es el Poder Ejecutivo de la provincia el que debe dar los recursos para que las escuelas estén como corresponde”, señaló el directivo.
Los costos para la construcción de un edificio acorde son realmente altos y diferentes a lo que puede ser cualquier otra escuela. La gente del Conservatorio lo sabe e incluso lo entiende. Ahora debieran saberlo y entenderlo las autoridades políticas: “El hecho de que existan el Conservatorio y las otras escuelas de arte cambia la fisonomía de la ciudad completamente. La cultura de Bahía Blanca no sería la misma si no estuvieran las escuelas de arte que generan artistas -ya sean músicos, bailarines, plásticos-, y también docentes que enseñan esas disciplinas en las escuelas de los otros niveles del sistema”.

Alguna luz de esperanza
Semanas atrás la situación del Conservatorio era delicada debido a que a poco tiempo de vencer el contrato de alquiler del edificio de calle Lamadrid se corría peligro de desalojo. Esa situación de alguna manera mejoró ya que los propietarios cambiaron su actitud y se están renegociando los alquileres. Igualmente, el pedido por una solución definitiva continúa, en el medio hubo marchas asambleas y reuniones de las cuales se sacaron algunas conclusiones positivas.
De todos modos, los alumnos invitan a toda la comunidad bahiense a valorar su propia participación en esta lucha y de todos los que forman parte del Conservatorio como patrimonio cultural: “Los que salen de acá arman su banda de rock o trabajan en sinfónicas, o ejercen la docencia. Yo probablemente sea el maestro de música de tu hijo, es tan importante como eso. Todos los chicos de la EGB de algún modo van a tener contacto con alumnos de este Conservatorio. Entonces, es muy importante la incidencia del Conservatorio dentro de la educación de la ciudad”.

Manuel Mendoza: “La decisión política es fácil”
El presidente del Consejo Escolar, Manuel Mendoza, también se refirió a la problemática del Conservatorio de Música. Señaló que si bien se llegó a un acuerdo en cuanto al tema de los alquileres no se deben bajar los brazos y gestionar entre todos el edificio para la institución: “Todos nos tenemos que poner la camiseta del Conservatorio. Nosotros lo pusimos como prioridad del distrito de Bahía Blanca en la Unidad Educativa de Gestión Distrital pero esta prioridad no la podemos manejar sólo desde el Consejo Escolar. Estamos hablando de una obra que como mínimo puede valer 10 millones de pesos, son cuatro escuelas comunes. Acá va a tener que estar toda la clase política local, todos los dirigentes, los ocho legisladores que hay en Bahía Blanca, todo el mundo acompañándonos para que el Conservatorio de Música se haga”.
Según Mendoza si existe el compromiso de todos los dirigentes, la decisión política para la construcción no debería resultar difícil: “Si con ocho legisladores, un intendente y todos los concejales de la ciudad se acompaña el pedido de los alumnos, del Consejo Escolar y de la comunidad (…) No todas las secciones tiene esa cantidad de legisladores. Si esto se hace bien, si está el compromiso de los que acabo de nombrar, la decisión política es fácil”.

facebook
Twitter
Follow
2007-10-27 00:00:00
Etiquetas: Bahía Blanca.
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp