©Todos los derechos compartidos

Incomparable con otros lugares

La Asociación Pro ayuda Taller Protegido y Hogar Albergue para discapacitados Santa Rita ubicada en Panamá 1795 es una institución de servicios sin fines de lucro que fue fundada y está formada por padres de personas con capacidades diferentes.
Con el objetivo de brindarles a sus hijos la contención y la inserción en la comunidad donde viven, y asegurarles el futuro, este grupo de padres se dirigió al Centro de Formación Profesional Nº 2, en el año 1984 para interiorizarse acerca del funcionamiento, a fin de repetir la experiencia pero dirigida a chicos especiales.
En el año 1994 se incorporó un hogar exclusivo para los operarios del Taller que no tuvieran contención familiar.
La directora de la entidad, Marta Carbajo, nos abrió las puertas del Hogar y del Taller, para mostrarnos desde adentro cómo trabajan día a día y cuánto entusiasmo hay en cada producto que sale a la calle.
Vale diferenciar la institución en dos partes: el Taller Protegido de Producción y el Hogar.

El Taller
En el Taller protegido de producción participan 36 operarios con discapacidad, de distintos barrios de la ciudad, que fabrican cepillería, polietileno, alimentos y elementos de cocina de 9 hs. a 17 hs.
A través de una salida laboral se les brinda contención a los chicos, con la idea de que el trabajo es lo que dignifica a las personas y para estos jóvenes es un orgullo tenerlo: “Esto es humanizar, integrar e incluir. Los chicos, a pesar de su condición, tienen potencialidad productiva, pueden crear un producto de excelente calidad, nosotros trabajamos con calidad y no por caridad”, sostiene directora de la institución.
El Taller cuenta con un salón principal donde realizan sus actividades. En lo que hace a cepillería, cuentan con diversos tipos de cepillos, para escobillón, tipo andén, para lavar el auto, y grandes para industrias. En cuanto a bolsas, hacen para frezeer, tipo consorcio y las de cocina, además de trapos de piso, repasadores y franelas.
Los productos se realizan con la modalidad de rueda de trabajo: el que puede, dependiendo según su movilidad, o sus aptitudes, transportan el material, lo cuentan, lo arman, etiquetan o ensobran.
Ya en la cocina industrial, las chicas, junto con algunos operarios, cocinan sus especialidades, que son salsas, dulces y escabeches. La cocina está perfectamente equipada con hornos, heladeras y mesadas adaptadas a sus necesidades, rompiendo con las barreras arquitectónicas, disponiendo de puertas más anchas, mesadas más altas y baños equipados con barandas y contenciones.
Todos los productos de la producción, están a la venta en 15 sucursales de la Cooperativa Obrera Ltda., además de la venta personalizada que hacen los chicos en sus barrios. El próximo proyecto -a punto de ponerse en marcha- es el puesto de venta al público que abrirá en la sede de la entidad, en Florida y Panamá.
Entre sus ingresos económicos cuentan con un servicio de alquiler de un salón destinado a fiestas familiares con una capacidad para 100 personas. En ese sentido la institución recibe también subsidios provinciales y becas para los chicos, cuenta con unos 300 socios protectores y realiza eventos sociales que dejan algún dinero, como bingos, té canasta y festivales.

El Hogar
El Hogar también fue pensado por los padres, para que cuando en el futuro los chicos se queden sin familia, tengan un lugar donde vivir.
En la actualidad residen 5 chicos en el Hogar, que tiene capacidad para 12.
La recreación de los integrantes del grupo es un hecho. Además de sus tareas extras como folklore, los chicos cuentan con clases de gimnasia y de aeróbic especial para las chicas. De estas clases, surgió la posibilidad de participar de los Torneos Juveniles Bonaerenses en la disciplina aeróbica, de los que participaron 5 chicas y se ganaron un viaje a Mar del Plata.

Vida en abundancia
La gente que trabaja en el Hogar trae consigo sus propias historias personales, pero todos coinciden en el amor al trabajo y la dedicación a los chicos de Santa Rita.
Marta Carbajo llega a la institución por ser directora de aquel Centro de Formación Profesional Nº 2, al que los padres se acercaron inicialmente. Justamente por su labor y dedicación, le dijeron que el día que se jubilara la querían en el Hogar. Y así fue: el día que dejó su labor formal, fueron a buscarla. Hace ya más de 10 años.
Gabriela Diez es la supervisora del Hogar desde hace 14 años. Es admirada por sus compañeras por su gran actividad y amor por su trabajo.
María Errasti es asistente social, apoya la tarea de los chicos y los acompaña. Catalina, su pequeña hija, regala su sonrisa alegre a todos los que la rodean. Cata, como le dicen, ya es parte del Hogar que la vio nacer.
Marta Romo se acercó al Hogar para contraprestar por un plan Trabajar porque había hecho un taller de asistentes institucionales para discapacitados y la derivaron al Santa Rita a cumplir con su tarea. Desde ese momento, no se fue más. Incluso lo compartió con su mamá, Ofelia, que hoy vive con los chicos y es como la abuela de todos.
Y para realizar el trabajo de limpieza y la cocina, la elegida fue Elena Lagos.
Todas coinciden que para realizar esta noble tarea, hay que “ponerse la camiseta” de Santa Rita, en serio: “Acá no hay problemas vinculares, todos trabajamos con buena onda. Santa Rita es una gran familia. Cuando creemos que no podemos, Santa Rita, patrona de los imposibles, nos ayuda y tiramos todos para adelante”, cuenta la directora Marta.
Y cierra diciendo: “Este en nuestro mundo, es un mundo diferente. ¡Vaya la paradoja! Acá se trabaja con chicos con discapacidad mental pero con mucha salud mental, con mucho amor y ganas, y con un gran esfuerzo mancomunado. Venimos con ganas, es un ambiente sano e incomparable con otros lugares”.

facebook
Twitter
Follow
2005-11-18 00:00:00
Etiquetas: Instituciones.
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp