©Todos los derechos compartidos

Identificación de personas desaparecidas

Se presentó en Bahía Blanca la Iniciativa Latinoamericana para la Identificación de Personas Desaparecidas de la cual participa nuestro país, Perú y Guatemala. Se pretende recabar muestras de sangre de familiares de desaparecidos del país en la época del terror de la dictadura, y así constituir un banco para que esa sangre sea comparada con los perfiles genéticos que el Equipo Argentino de Antropología Forense rescata de restos de cadáveres encontrados. De esta manera, se busca determinar a quienes pertenecieron y lograr su identificación y restitución a sus familiares.

El auditorio del Concejo Deliberante fue el lugar elegido para convocar a familiares de desaparecidos de nuestra ciudad y a la prensa para relanzar el programa de identificación de personas que se puso en marcha en 2007. Este relanzamiento se enlaza con la Iniciativa Latinoamericana para la Identificación de Personas Desaparecidas en la cual cumple un importante papel el reconocido internacionalmente Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF).
Es una iniciativa de “Latinoamericana porque participan tres equipos de antropología forense, uno de Guatemala, otro de Perú y el de Argentina. Aunaron esfuerzos y presentaron esta iniciativa. El hecho de que sea latinoamericana nos dice que no sólo a nosotros nos pasó sino que fue parte de toda una región militarizada en Latinoamérica. Los familiares que están en otros lados se van a acercar a Perú y también a Guatemala, pero también hay otros equipos en marcha trabajando que seguramente se van a sumar a esta iniciativa”, le explicó a EcoDias Víctor Hugo Díaz, coordinador del programa y miembro de la Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia de Buenos Aires.
Lo que se busca es que familiares de desaparecidos, en este caso de Bahía Blanca y la región, donen una muestra de sangre voluntariamente para crear un banco de sangre. A su vez, el EAAF realiza la comparación de esa sangre con los perfiles genéticos obtenidos de los restos que ellos encontraron y encuentran con esta finalidad. De esta manera se intenta identificar a las personas desaparecidas y restituir los restos a los familiares.
Esta modalidad se lleva a cabo en todo el país y también puede hacerse en el exterior, siempre hablando de personas desaparecidas entre 1974 y 1983.
Funcionará una oficina en las ahora ex instalaciones del Concejo Deliberante mientras que las muestras se sacarán en el Hospital Penna.
Gracias a los avances en genética el EAAF puede aplicar la técnica de identificación genética basada en el ADN: “El equipo se encarga de buscar los restos de personas que fueron víctimas de desaparición forzada entre 1974 y 1983”, señaló en conferencia de prensa la bióloga española Mercedes Salado, integrante del EAAF, destacando que “el trabajo del equipo desde hace 25 años se enmarcó en poder, siempre a través de la justicia, recuperar los restos, identificar a esas personas, saber de qué murieron y restituir los restos a sus familiares. Había una falta técnica para poder demostrar fehacientemente quien era quien. Esa posibilidad la abrió la genética. Por eso hace ya dos años que se abrió esta campaña y se dio un salto cualitativo al poder pedir muestras de sangre a los familiares de la persona desaparecida y poder comparar los perfiles genéticos que se obtuvieran de estas muestras de sangre con los de los más 600 esqueletos de personas que sospechamos que son casos de detenidos-desaparecidos y así poder llegar a una identificación positiva”.

Gratis, voluntario y confidencial
La campaña está abierta y para seguir trabajando exitosamente, los miembros del equipo necesitan de la ayuda de los familiares de desaparecidos: “Esto se puede hacer en forma gratuita, voluntaria y confidencial. Tanto si vienen hacia el equipo o vayan a alguno de los hospitales que están distribuidos en todo el país como para poder dar esa muestra de sangre y así seguir comparando con los restos de todas las personas que fueron exhumadas durante estos 25 años y todas las que se están exhumando o se exhumen en adelante”.
Más allá de la iniciativa latinoamericana, Salado agregó ante EcoDias que en cualquier parte del mundo el familiar puede donar su muestra: “La convocatoria es en todo el país y en todo el mundo. Por suerte hay un apoyo del Estado en cuanto se pueden tomar muestras de sangre en todo el país, y a través de los consulados que están en los distintos países están funcionando como centros de toma. Por lo tanto, si hay familiares fuera del país también pueden ponerse en contacto con nosotros a través del mail o del teléfono y nosotros podemos dirigirlo hacia el consulado más cercano donde puede ir a dar la muestra. En cualquier parte del mundo hay una posibilidad”.
La puesta en marcha de la iniciativa en nuestra ciudad tendrá como escenarios el auditorio de las ahora ex instalaciones del Concejo Deliberante y la Unidad de Hemoterapia del Hospital Penna. Eduardo Hidalgo, secretario general de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos de Bahía Blanca, explicó: “Vamos a usar estas mismas instalaciones para convocar a los familiares que tengan que hacerse el registro. Vamos a estar dos días por semana, martes y jueves de 9 a 11 hs. Por aquí se deberá pasar primero para hacer todo el registro formal para luego ir al Hospital Penna, a Hemoterapia donde está funcionando el registro. Las muestras luego son llevadas a la Secretaría de Derechos Humanos y al equipo de Antropología, donde se realizarán los trabajos posteriores. A partir del martes 29 de septiembre estamos atendiendo aquí”.
Víctor Hugo Díaz añadió que esta campaña se basa en esos dos ejes específicos, oficinas y hospitales. El familiar completa un formulario para dejar los datos, se chequea con el listado oficial de denuncias con que se dispone para ver si el familiar está denunciado, luego se le da el turno en el hospital, se le toma la muestra y se le entrega copia de un formulario que es la certificación que va a tener el familiar de que dejó su muestra.
Más de cuarenta oficinas y hospitales forman parte del programa, sólo en la provincia de Buenos Aires, por los cuales pasaron más de 500 donantes: “También sirven para aquellas personas que se acercan pero que el familiar no está en la lista oficial de denunciados. Entonces es la primera posibilidad de hacer esa denuncia, porque para darle un turno en el hospital tiene que haber una denuncia que avale esa muestra”.

Expectativas
La sensación que se debe tener ante esta campaña es de paciencia y precaución. Paciencia porque, según se dijo, los trabajos del equipo son lentos debido a la meticulosidad del trabajo mismo. Y precaución porque si bien las esperanzas existen y las expectativas son muchas, también es verdad que el equipo no está en condiciones de encontrar los restos de todos los desaparecidos. Salado señaló que “sabemos que hay muchas complicaciones técnicas para extraer ADN de huesos que llevan enterrados más de 30 años. Se está aumentando la cantidad pero hay que decir que es un trabajo lento, complicado y seguimos todavía mejorando esos perfiles, comparando y generando nuevas hipótesis”.
Cuando se logra una identificación, el equipo enseguida se comunica con las familias del desaparecido: “A pesar de que no queremos crear falsas expectativas, porque todos sabemos lo complicado y lo doloroso de lo que estamos tratando, seguimos con ese trabajo que es muy lento pero por suerte se van teniendo resultados mucho más rápidos de lo que incluso esperábamos. Por otro lado, si a algún familiar no se lo llamó hasta el momento no quiere decir que ya no va a haber posibilidades nunca más porque sigue comparándose y el trabajo sigue adelante”.

Elevación a juicio para más represores
Días atrás, la Unidad Fiscal encabezada por el doctor Abel Córdoba, que trabaja en el marco de las causas por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura, pidió la elevación a juicio de otro número de procesados.
La solicitud se encuadra dentro de la causa 05/07 “Investigación de delitos de lesa humanidad cometidos bajo el control operacional del Comando V Cuerpo de Ejército”.
En la lista de procesados se encuentra Julián “Laucha” Corres, destacado en aquella época por los delitos que se le imputan, y reconocido en estos años por su sigilosa y extraña fuga de los calabozos de la Seccional de la Policía Federal de calle Rondeau de Bahía Blanca, en la que se encontraba detenido.
Además de Corres, integrante del Ejército, la Unidad Fiscal pidió la elevación a juicio de los miembros del servicio penitenciario bonaerense Leonardo Luis Núñez, Andrés Reynaldo Miraglia y Héctor Luis Selaya; los miembros de la Policía Federal Argentina Héctor José Abelleira, Carlos Alberto Contreras, Vicente Antonio Forchetti y Héctor Arturo Goncalvez; y el también integrante del Ejército Argentino Cipriano Tauber.

facebook
Twitter
Follow
2009-09-26 00:00:00
Etiquetas: Bahía Blanca.
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp