©Todos los derechos compartidos

Identidad y posibilidades reales

Durante las mañanas del sábado y del domingo, las actividades de la 2º Jornadas de Economía Social y Solidaria se centraron en los talleres de reflexión con los emprendedores de la ciudad y los que participaban desde Morón, Rosario y Mendoza.
Bajo los preceptos de la economía social y en la búsqueda y construcción de una economía distinta que nos incluya a todos y a todas, se trabajó en dos ejes: el sábado el tema fue la comercialización, y el domingo, organización e identidad.
La idea “del productor al consumidor” que rige este espacio se orienta en la búsqueda de establecer y reforzar una relación socioeconómica basada en los principios de solidaridad y justicia social entre los vecinos de Bahía Blanca.
De allí los dos pilares sobre los que se sostiene esta economía: el precio justo -la revalorización del trabajo de pequeños productores concientizando a los consumidores de la importancia de un nivel digno de vida de los trabajadores- y el comercio responsable -la actitud diaria de elegir lo que compramos valorando las opciones de acuerdo a criterios éticos y no solamente económicos.

Comercialización: punto a fortalecer
Un trabajo grupal donde cada uno exponía sus inquietudes a partir de una consigna, fue la metodología utilizada en los dos talleres destinados a emprendedores.
Con la consigna de discutir el eje de la comercialización, el disparador fueron los problemas y las ventajas de esta etapa dentro de la economía social. Así, se manifestaron los participantes sobre distintos puntos que delinean la situación por la que atraviesan los emprendedores en su punto más débil: la comercialización.
La mayoría acordó que uno de los problemas más comunes y que genera mayores dificultades a la hora de comercializar es el marco legal, entendiéndolo como la posibilidad de facturar dentro del marco de la ley. En este punto se destacaban las habilitaciones para vender y el miedo a las denuncias.
La falta de educación del consumidor también fue tema de debate, sobre todo la imposibilidad de que comprenda el precio del producto en relación con el valor del trabajo. Y que muchas veces somos meros consumidores de “marcas”.
La competencia por parte de las industrias, los artesanos y los revendedores de productos importados, así como la saturación de la feria con rubros similares y la dificultad para sostener calidad y volumen, fueron otros datos obtenidos. Se remarcó la falta de conocimientos sobre la economía social desde el Estado y la imposibilidad de acceder a créditos.
Otro punto importante del taller fue la carencia actual respecto a estrategias de comunicación, difusión y mercado.
A su vez, el diálogo sobre las ventajas y lo positivo de este sistema fue fluido. En forma casi unánime todos coincidieron que lo mejor de esta economía es la posibilidad de asociarse y trabajar en equipo, sobre todo pensando que esto no se puede hace solo y que la única forma de trabajar exitosamente es dejando de lado el individualismo.
Surgió la necesidad de tener un lugar común para feriar, la periodicidad de las capacitaciones, las reuniones para intercambiar conocimientos, las posibilidades de compartir un rubro y potenciarlo en el contacto con sus pares.
Respecto a la producción, la posibilidad de diversificar para no saturar la feria, sabiendo qué hace el otro, incluso con intenciones de saberlo para mejorar el producto propio.
Hacia el consumidor existe una mirada positiva. Y se valora el contacto directo que se puede tener, con la transmisión del proceso de elaboración del producto para generar la estimación del valor agregado que tiene por la dedicación y el trabajo.
También se destacó la tendencia de algunas políticas públicas que apuntan a la economía social, como es el Monotributo Social.

Identidad: ¿Quién soy y qué aporto?
Ya en la jornada del domingo el taller versó sobre la identidad del grupo y del emprendedor, sobre dos preguntas que fueron el puntapié inicial para el análisis: ¿Qué es ser emprendedor? ¿Qué aporto yo y qué me aporta el grupo?
La primera pregunta generó un muy rico debate, puesto que cada uno de los participantes tiene un concepto propio de qué es ser emprendedor y cómo se ve a sí mismo en ese lugar.
Ser alguien, tener reconocimiento, recuperar la autoestima, un orgullo por poder elegir qué quiero hacer, un trabajo digno sin explotación, una forma de vida y la valoración de lo que hacemos fueron las primeras frases que se escucharon.
“Ser emprendedor es un camino de oportunidades, es integrarse, capacitarse, valorarse y respetar nuestro conocimiento, con compromiso y solidaridad”, sostuvo entusiasmado uno de los presentes.
Y en un afiche podía verse cómo se iba llenando el espacio en blanco: ser emprendedor nace de una necesidad básica, es una actitud ante la vida, es la mirada hacia delante, el trabajo continuo, el aprendizaje, el tener una idea nueva todos los días.
Ya en la ponencia general donde compartieron el trabajo del día se agregó la importancia del grupo de pertenencia, hacerse un lugar para el cambio cultural manteniendo la dignidad, el respeto y la tolerancia dentro de una organización común y responsable.
Frente a la segunda consigna, la mirada de los participantes se centró en el apoyo recíproco de quienes conforman el grupo, así como el apoyo cuando la venta no es buena.
También la obtención de beneficios no materiales y la fortaleza necesaria para seguir trabajando.
El amor por lo que se eligió, la colaboración y el compartir en vez de competir, cerraron este capítulo dentro de los talleres en los que se trató de delinear aspectos relacionados a la identidad y a la comercialización.

facebook
Twitter
Follow
2007-09-29 00:00:00
Etiquetas: Bahía Blanca.
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp