©Todos los derechos compartidos

Idas y vueltas

Todo comenzó cuando se puso la lupa sobre el mercado de pulgas que funciona desde hace varios años sobre las veredas de la Estación Sur sobre la Av. Cerri.
A partir de esto, se generaron las idas y vueltas acerca de la regularización y reubicación de la feria en la entrada del Parque Independencia.
La feria cuenta con unos 300 puestos donde se puede encontrar una importante variedad de artículos nuevos y usados.
Desde la intendencia, Cristian Breitenstein apuntó desde el principio al control de los productos que se venden en la feria, la recuperación de las calles para la comuna, la buena presentación y el ingreso de los feriantes en la economía formal de la ciudad.
 “Va a ser un área más parecida a San Telmo que a La Salada”, fueron sus palabras.
La Salada es la feria ubicada a la vera del Riachuelo, en el partido de Lomas de Zamora, que recibe más de 500 colectivos y alrededor de 50.000 compradores por noche. Allí puede encontrarse infinidad de productos, desde indumentaria hasta electrodomésticos, cuando no alguna mascota exótica o alguna novedad de importación extremadamente barata. Muchos en la ciudad conocen el lugar porque compran lo que se llama “marcas truchas” y las venden en sus negocios a precios que triplican o más su valor de costo.

En fin, luego de la normativa, ya se concretaron algunas acciones como la licitación de 200 stands, sanitarios químicos y red de electricidad por un presupuesto oficial de $ 163.408, con el lugar ya decidido: Parque Independencia.

¿Qué pasa con los feriantes?
De la feria viven alrededor de 500 personas, comentan. Hace varios años que vienen haciéndolo y reciben mucha gente en lo que ya se convirtió en un paseo popular por lo accesible del lugar y lo económico de lo que se ofrece.
Los feriantes del mercado de pulgas no están de acuerdo con el traslado de su feria, de su lugar porque: “La zona de la avenida Cerri es una buena ubicación y no molestamos a nadie” dijeron a EcoDias.
El martes 25 de marzo pasado una manifestación frente a la Municipalidad para exteriorizar su repudio al traslado y no quisieron entrar a reunirse con el secretario de Gobierno Gustavo Mena quien “tuvo una falta de respeto al haber manifestado que el 90% de nosotros vendemos artículos de origen ilegal” rezaba la nota de denuncia que entregaron a los medios de comunicación que se encontraban en el lugar.
“Aquí se está ocultando que nos han venido coimeando un par de vivillos con la complicidad del Sr. Sergio Paladino (secretario de Coordinación y Producción de la comuna… Aquí se están ocultando las amenazas que estamos padeciendo de ser golpeados… Aquí se esta ocultando que nos quieren echar porque tienen un proyecto jugoso para poner un centro comercial en la Estación Sur.
Somos gente honesta pero ellos tienen gente sucia que para fabricarnos procedimientos. Nos quieren sacar por las buenas o por las malas, legal o ilícitamente” anunciaba el escrito que como otras declaraciones no escatima en directas.

1º Round
Estas declaraciones de los feriantes son contestaciones a una denuncia por amenazas que contra ellos que radicó la comuna en la Fiscalía de Estomba 137.
Según los funcionarios municipales algunos representantes de la feria habrían mantenido una reunión en la secretaria de Gobierno donde supuestamente los amenazaron con quemar la municipalidad.
El día de la manifestación, dentro, fuera y en cercanías de la comuna se montó un gran operativo que se extendió toda la mañana con más de 100 policías de servicio, de civil, montada, bomberos y muchos móviles que rondaban la zona.
Nada ocurrió.

De otra película
Un confuso episodio se dio alrededor del mediodía. El ingreso al palacio municipal estaba escoltado por oficiales provistos de sus chalecos antibalas y naranjas y algunos que si bien no llevaban uniforme mal disimulaban su condición ya que solapadamente se comunicaban con handies.
Las rampas y el acceso albergaban una veintena de policías que solo miraban a los embanderados trabajadores que se ubicaron silenciosamente sobre la vereda de la plaza Rivadavia.
Inesperadamente un auto conducido por un joven subió por la rampa derecha del acceso y pasó entre los uniformados. El conductor, joven, paró la marcha, los miró, se sonrió y continúo por la rampa. Los policías presentes se miraron entre sí y ninguno reaccionó sino hasta que el joven aceleró ruidosamente y uno de ellos salió corriendo al auto, que tomó Alsina y se perdió entre el tránsito.
Al compás de los gritos de “Paralo, paralo” llegó el frío ya que los tantos policías que custodiaban la comuna se quedaron congelados, al igual que todos los feriantes, periodistas y transeúntes.
Se supo después que al joven “desacatau” lo interceptaron en Alem. ¿Su delito? Puesta en ridículo de la fuerza pública.

facebook
Twitter
Follow
2008-03-29 00:00:00
Etiquetas: Bahía Blanca.
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp