©Todos los derechos compartidos

Hablar de la Triple A en Bahía Blanca

El martes 24 de abril en el Palacio de Tribunales de calle Estomba, con las ausencias del dr. Montezanti y su defensor, dr. Hugo Sierra, se dio la lectura del fallo del dr. José Luis Ares, a cargo del Juzgado Correccional N° 1 de nuestra ciudad, nuevamente a sala llena.
Así, concluyó la querella presentada por el presidente de la Cámara Federal, dr. Néstor Luis Montezanti, contra Alberto Rodríguez.
Recordamos que el pleito se inició por las declaraciones del titular de la delegación local de la Asociación Argentina de Actores, durante una reunión del Consejo Superior Universitario en 2002, donde señalaba a Montezanti como “partícipe de la Triple A”, “hombre de la Misión Ivanissevich”, entre otras consideraciones.

“Partícipe de la Triple A”
En la primera parte de las 25 páginas que componen el fallo, el juez se encargó de analizar la supuesta responsabilidad de Rodríguez en el “delito de calumnias” con relación a la frase “el señor Montezanti que fue partícipe de la Triple A”. Cabe aclarar que se reconoce como calumnia a la “falsa imputación de un delito que dé lugar a la acción pública” y que la parte querellante había solicitado una pena de un año de prisión en suspenso.
Ares valoró como “convincentes y veraces” las declaraciones de Miguel Pereira, Marcos Canova, Dante Patrignani, Juan Larrea, Hilda Abad y Ricardo Sosa (todos dirigentes estudiantiles de la UNS en 1974, a excepción del último que concurría a la UTN), que “coincidieron en lo principal” durante el relato de la toma de la Universidad Tecnológica por un grupo de entre siete y diez “hombres armados” donde se distinguía por estar “de traje y corbata”, el propio Montezanti.
Además, el fallo describe aspectos de la Triple A local, afirmando el juez que a su juicio “quedó acreditado suficientemente en el presente debate oral la pertenencia de Jorge Argibay y su grupo de matones a la tristemente célebre Triple A”. Y también se incluye en el documento el testimonio de Juan Pedro Tunessi acerca de la existencia, en la sala de espera del estudio de Montezanti en 1984 o 1985, de “un diploma enmarcado que colgaba de la pared de una ‘Liga Anticomunista Argentina’ o algo así y que se encontraba firmado por Suárez Mason”.
Asimismo, Ares entiende que no se acreditó la participación de Montezanti en la organización terrorista “al menos en base a la información arrimada a este juicio, y sin perjuicio de las investigaciones a producir en otros procesos judiciales”.
Antes de resolver el punto, el magistrado cita que “no incurre en la figura de calumnia quien convencido de buena fe de la real autoría de alguien en torno a la comisión de un delito de acción pública expresa lo concerniente a esta circunstancia” y finaliza afirmando que “Rodríguez actuó incurriendo en un error del tipo que excluye el dolo” correspondiéndole “su absolución en la atribución de calumnias que le efectuara la parte querellante”.

Injurias y acción civil
Las expresiones “docentes cómplices de los crímenes de esta universidad”; “el señor Montezanti que fue hombre de la ‘Misión Ivanissevich’”; y “el señor Montezanti quien llama a la pena de muerte y apoya la pena de muerte”, habían sido encuadradas por Montezanti-Sierra como injurias para las cuales solicitaron “la pena de tres meses de prisión en suspenso”, además de “la publicación de la sentencia condenatoria y la aplicación de las costas del proceso”. A esto se sumaban diez mil pesos de indemnización por daño moral correspondientes a la “acción civil”.
En el caso de las primeras dos expresiones el juez entendió que afectaban concretamente la honra del camarista, una por ser “clara y objetivamente ofensiva”, otra por inexacta, “gratuita y ofensiva”.
En cuanto a la expresión referida al afecto del querellante por la pena de muerte, Ares la dejó “fuera de reproche penal” dado que “nadie que la haya postulado puede ofenderse porque se señale tal circunstancia”.
 
La condena
El fallo del juez José Luis Ares absuelve “libremente de culpa y cargo” a Rodríguez con relación a las supuestas calumnias y condena económicamente al actor por los dos puntos mencionados anteriormente y aceptados como injuriosos a pagar una multa de 1.500 pesos (mínimo legal) más las costas del proceso. Respecto a la acción civil “corresponde fijar la suma de cinco mil pesos en concepto de reparación del daño moral ocasionado”.
Por último, fue aceptado parcialmente el pedido de la querella respecto a la publicación de la sentencia en cuatro medios, dentro de los cuales se encontraba EcoDias, correspondiendo solamente el caso de CableVisión, medio que difundió las imágenes de la reunión universitaria del 29 de octubre de 2002.

facebook
Twitter
Follow
2007-04-28 00:00:00
Etiquetas: Bahía Blanca.
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp