©Todos los derechos compartidos

Fruta amarga

Fue tomado como un éxito el desarrollo de la “Barata de Frutas” que, en el marco del programa nacional “Frutas para Todos”, el gobierno municipal impulsó junto al gobierno de Mendoza.
Sin embargo, si se analizan los objetivos originales de la medida, se estudia su implementación y algunos perjuicios que ocasionó, los resultados distan de ser los mejores.

Según señala el parte municipal del 26 de enero, “Frutas para Todos” tiene como objetivo colocar 15 millones de kilos de frutas en distintos municipios bonaerenses: “Logrando que los consumidores accedan a productos a un precio notablemente inferior ya que estará exento de ‘intermediarios’. En este sentido, esta operatoria tiene un beneficio doble. Por un lado, le posibilita al productor frutícola penetrar en un mercado diferente al habitual, y en segundo lugar, les permite a las familias de Buenos Aires (provincia) consumir frutas a precios similares a los ofrecidos en los mercados concentradores. Para la puesta en práctica del programa los municipios serán los encargados, entre otras tareas, de fijar un lugar para la comercialización, seguridad y comunicación del arribo de la fruta a destino”.
Ahora bien, ¿qué ocurre cuando el municipio encargado de fijar un lugar para su comercialización cumple dicha tarea optando por un sector poco accesible, en el sentido económico, para aquellas personas y familias de menores recursos, que son las que realmente necesitan de productos baratos?
No fueron pocas las personas que accedieron a la denominada Barata de Frutas, eso es innegable. En la línea de la política del gobierno del intendente Breitenstein, se volvió a privilegiar a las familias que viven en el centro de la ciudad, agregando gastos extras a las radicadas en los barrios periféricos que hicieron que la oferta no resultara tal, por ejemplo el transporte para llegar a la Plaza Lavalle.
Otro interrogante es qué pasa cuando el municipio encargado de fijar un lugar para la comercialización, instala la Barata de Frutas a escasos metros del Mercado Municipal. Obviamente, se genera malestar en aquellos que venden los mismos productos en ese recinto y que, dato no menor, pagan sus impuestos para poder hacerlo.

Comienzo y final
El programa comenzó su práctica real tras la llegada de los camiones de Mendoza que se instalaron sobre la calle de Plaza Lavalle ofreciendo cinco tipos de frutas cuyas bolsas de 2 kilos y medios a 3 kilos se pagaban a 10 pesos. Tal llamativo número llamó la atención de cientos de vecinos y vecinas de la ciudad que se acercaron al sector. Damián Molina, uno de los vendedores de Mendoza, expresó ante EcoDias su satisfacción por los resultados obtenidos: “Acá no hay parte comercial, esta fruta viene directo del productor al consumidor, no hay intermediario, por eso se logran esos costos. Esto ha sido muy bueno ya que ha tenido muy buena aceptación en la gente. La repercusión fue positiva, tuvimos mucho retorno. La gente al principio compraba para ver, testear la calidad de la fruta y volvió. La relación precio – producto es muy bueno”.
Por su parte, el subsecretario de gobierno, Andrés Ombrosi también se mostró satisfecho por los resultados. El funcionario habló de 4 mil personas que pasaron por el camión y alrededor de 20 mil kilos de frutas vendidos. Consultado sobre la posibilidad de repetir la experiencia con productores de la zona, Ombrosi señaló: “De Río Colorado ya llamaron para venir a tener una reunión y por supuesto los vamos recibir. Nuestro objetivo siempre fue, y lo dijimos cuando anunciamos la firma de este convenio con el Ministerio de Producción de Mendoza, aprender de esta experiencia, conocer cómo funciona en Mendoza para poder replicarlo con productores locales. Acá en la zona de Sauce Chico, lo que sería la Delegación Cerri, hay muchos quinteros, es más hortalizas y verduras que frutas, entonces la idea sería poder hacer un esquema de feria franca donde una vez por mes o una vez cada tanto puedan tener puestos y ofrecer directamente desde su quinta al consumidor, sin intermediarios porque ahí ganan los dos. Vende a mejor precio el productor y compra a mejor precio el consumidor. Bien organizado y cumpliendo con las normas que debemos cumplir. Nosotros queremos aprender a hacerlo”.

Reglas de juego
Dentro del balance realizado, Ombrosi también mencionó que ante la presencia de la Barata de Frutas, hubo verdulerías y supermercados que bajaron sus precios. A su vez también hubo cierta autocrítica ya que señaló aspectos a corregir, “porque en algo sí tienen razón los comerciantes: nosotros para favorecer esto eximimos de las tasas que deben pagar por el uso del espacio público y eso no es justo para los comerciantes”.
Justamente esa exención, entre otras cosas, es la que generó bronca en algunos puesteros del mercado municipal, uno de ellos entrevistado por EcoDias. Sin embargo, ese enojo justificado no gustó al gobierno municipal ya que Ombrosi hizo mención, sin dar nombres, de la actitud de un puestero. “Lo que genera un malestar es que un puestero del mercado con el que estuvimos trabajando medio año en los acuerdos de precios y que se benefició de una política como esta, un mes después de la última vez que lo hizo, diga que ahora es electoralista o demagógico. Es la misma política de acuerdo de precios de la que se benefició él durante medio año y que ahora hicimos con otro grupo de personas. Creo que eso hay que tenerlo en cuenta y no podemos enlodar todo lo que se hace haciendo acusaciones tan graves, porque generan desconfianza en la gente al trabajo que se hace con esfuerzo”, dijo un Ombrosi quejoso de las expresiones en contra de la Barata de Frutas.
También expresaron su malestar, los numerosos vecinos que debieron tolerar el desorden en los horarios (hubo esperas de horas) y que lo compulsivo del evento dejó a más de uno afuera.

¿De qué se queja?
En el propio Mercado Municipal, EcoDias mantuvo un diálogo con Jorge De la Pittima, del puesto número 9, que vende frutas y verduras, cuyo reclamo excedía la cuestión de las pérdidas económicas y alcanzaba a las actitudes a la hora de la organización: “La cuestión no me había caído para nada bien básicamente por los detalles organizativos, como fue parar el camión acá enfrente. En gran medida no nos perjudicó económicamente dado que este negocio tiene más de 30 años de trayectoria y trabaja con una gran cantidad de lo que llamamos clientela cautiva, que son los clientes de siempre. Pero es la actitud más que otra cosa lo que molesta. El hecho de que tan simplemente me avisen previamente que se iba a hacer un operativo de este tipo y yo para esos dos días no me cargo de tanta mercadería, tal vez la cosa podría haber funcionado o no pero la actitud, la falta de conversación al respecto es lo que molesta”.
De la Pittima aseguró que nadie dio un aviso previo y subrayó algunos puntos que podrían haberse hecho de mejor manera: “Si es una medida para ayudar a la gente de más escasos recursos, esa gente no es la del centro sino la que está en los barrios. Hubiera sido más práctico dividirlo en cuatro camiones más pequeños y llevarlos a cuatro puntos estratégicos de la ciudad, y así la gente no hubiera tenido que tomarse un colectivo para venirse hasta el centro y hacer un gasto extra a lo que ya significa, porque la oferta deja de ser oferta si vos tenés que gastarte 10 mangos para movilizarte hasta el centro”.
La única complicación económica que señaló el puestero es quizás la más importante ya que habla de la diferencia a la hora de la competencia: “En lo económico es por una cuestión impositiva digamos. No lo sé yo y no lo va a saber nunca nadie si esa fruta pagaba tasa en algún lado del universo, mientras acá estornudo y pago un impuesto. Son reglas de juego diferentes, te sentís discriminado en ese sentido”.

facebook
Twitter
Follow
2011-02-04 00:00:00
Etiquetas: Bahía Blanca.
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp