©Todos los derechos compartidos

Enriquecer la cultura de una sociedad

Uno de los soportes de la educación artística de la ciudad cumple 75 años de vida y 50 de oficialización. Junto con la Escuela de Teatro, el Conservatorio de Música y la Escuela de Danzas, la Escuela Superior de Artes Visuales (ESAV) festeja un nuevo aniversario con muy buen nivel académico, excelencia profesional e inserción laboral de sus egresados, más allá de las grandes deficiencias edilicias consecuencia ineludible de la desidia e indiferencia de los gobernantes de turno.
El director de la institución, Raúl Walz, nos acompañó en el recorrido por la historia y el presente de esta institución educativa bahiense.

Lino Enea Spilimbergo
La escuela se crea en 1932, en primera instancia bajo la denominación Agrupación de Artistas Independientes. En 1960 se convierte en Escuela Superior de Artes Visuales y en 1966 recibe el nombre del artista argentino Lino Enea Spilimbergo en reconocimiento por su tarea como maestro, pintor, grabador y litógrafo.
La escuela tuvo varias sedes. Al principio funcionaba en Rodríguez, donde actualmente se encuentra el salón de actos del Colegio Juan José Passo, luego se mudó a la esquina con Mitre y también a la cantina del Teatro Rossini. Hasta que en 1981 recibe las instalaciones de Zapiola 247 por gestión de su director Rafael Martín.
Durante el proceso militar, la escuela estuvo intervenida. Los alumnos tenían que cursar en los edificios de la Escuela de Teatro y de Danza debido al cierre de su institución, los profesores estuvieron más de un año sin cobrar su sueldo, los directivos eran designados por el gobierno de facto, y como tales nombraban y despedían a los profesores sin aviso.
En 1995 la Asociación Cooperadora, con el apoyo de la Provincia, adquirió las instalaciones de la vivienda ubicada en el predio vecino de Zapiola 243. Hasta 2004 se construyeron 4 aulas taller en el fondo del predio principal.
La casa sigue estando abandonada: los techos, pisos, baños e instalaciones en general se han arruinado por completo.

Fronteras amplias
Raúl Walz es profesor de grabado, pintura y escultura, diplomado en gestión cultural y también director de la Polimodal Nº 12.
Se enorgullece al describir la escuela que tiene una oferta curricular importante, donde la inserción de los egresados se realiza en el medio local, la zona y el sur del país, con alrededor de 200 egresados al año, la mayoría de diseño grafico.
En la actualidad hay unos 900 alumnos en 3 turnos: “Todas las carreras son de grado, los Profesorados son de Artes Visuales, Diseño Grafico y Cerámica, las Tecnicaturas de Diseño Grafico, Cerámica e Ilustración. Los profesorados habilitan para el Nivel Inicial, EGB 1, 2, 3 y Polimodal, y las tecnicaturas tienen inserción en lo laboral en la ciudad y la zona”.
Esta amplia oferta hace que a la escuela asistan “alumnos de la ciudad, la zona y del sur, desde Ushuaia hasta Río Negro”, y si bien las carreras son costosas por los materiales e insumos utilizados, la única ayuda económica que se les pide a los alumnos en forma voluntaria es la de $ 10 por mes destinada a la Cooperadora.
Además de la sede de Zapiola, Artes Visuales funciona en dos anexos donde se dictan las materias teóricas, uno en la Escuela de Teatro de calle General Paz y en la EGB Nº 7 de 19 de mayo 349.

Un aporte a la ciudad
Durante la charla, Walz detalla los aspectos positivos de la educación artística en nuestra ciudad, donde todas las disciplinas relacionadas con el arte tienen su espacio de aprendizaje para todas las edades, como por caso para niños y adolescentes en la Escuela de Estética Infantil de Saavedra y Luiggi.
“Nuestros egresados enriquecen el acervo cultural de nuestra ciudad, que es importantísimo. Ellos tienen muy buen nivel, tanto en Profesorado en Arte, como en Diseño Grafico. La mayoría de las empresas privadas de la ciudad contratan alumnos nuestros. Hemos obtenido premios como el año pasado en la carrera Tecnicatura en Ilustración, un concurso de autores docentes de la Provincia de Buenos Aires. Nuestros alumnos ilustraron los libros que fueron puestos en la Feria del Libro para Nivel Inicial y EGB 1. También nuestros egresados participan y obtienen premios en las Bienales de Arte y han ganado un premio por ilustrar unos libros de cuentos en Méjico”.
A pesar de las falencias edilicias y materiales, la escuela cuenta con un grupo de 120 profesores capacitados y comprometidos con los proyectos para mejorar la calidad pedagógica, aunque eso implique horas extras de trabajo.
Según señala Walz, trabajan mucho con la comunidad: “Vienen los jardines de infantes para que les construyamos hornos, los comedores escolares muy carenciados para que les demos talleres de plástica. Tenemos pasantías para alumnos, a veces vienen las ferias o las muestras para asesorar los stands, o nos piden jurados para arte y diseño. Además tenemos muy buena relación con los tres Polimodales que tienen la rama de Arte, Diseño y Comunicación en Bahía, que además serán nuestros futuros alumnos”.

No todo tan bueno
“Nos falta personal administrativo, tenemos aprobado por planta seis personas, de las cuales sólo hay tres. Nos faltan encargados de Medios y Apoyo tecnológicos. Incluso ahora tenemos unos equipamientos que las bibliotecarias no dan abasto porque no pueden manejar”.
Walz nos guía por las instalaciones de la escuela, donde todo el día rebosa de alumnos trabajando. Nos muestra todos los rincones del edificio, junto con Daniel Cascallar, presidente de la Cooperadora que se nos une para contarnos más detalladamente la realidad de los problemas de infraestructura.
“Estamos en un proyecto integral que fue aprobado por ley provincial en el 2000, que incluía la ampliación de todo el edificio, pero siempre por una cuestión de presupuesto no se hizo. Después tenemos un gran problema de espacio, nosotros tuvimos la expropiación de la casa de al lado, y por la desidia de los gobernantes de turno se estropeó por no repararla enseguida: ya pasaron 14 años, se pudrieron las chapas, y el piso que era de parquet”.
En el edificio principal la mayoría de las aulas son especiales para taller, para la práctica de las disciplinas, equipados con maquinarias y elementos específicos de cada materia.
El baño es una de las urgencias más importantes, ya que sólo cuentan con una instalación antigua que no alcanza para los 900 alumnos, y está en pésimas condiciones.
La lluvia también complicaciones: “Se nos llueve el techo, se nos inundan las aulas cuando llueve, a veces se llueve sobre los tableros de luz, con el peligro que significa cualquier cortocircuito. Para todo eso hay un presupuesto hace 4 años, pero no sabemos cuál es el problema”.

facebook
Twitter
Follow
2007-05-17 00:00:00
Etiquetas: Instituciones.
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp