©Todos los derechos compartidos

Ellos también trabajan

Los operarios de los diferentes centros de contención para personas con discapacidad se manifestaron frente al municipio por los retrasos de becas y peculios.
Al reclamo de poder cobrar en tiempo y forma, se agrega que pretenden sueldos que se equiparen a las horas trabajadas.

Los Talleres Protegidos de Bahía Blanca cumplen una función social única en cuanto dedican atención, contención y también enseñanza y trabajo a personas que sufren algún tipo de discapacidad. Claro que para llevar a cabo dicha tarea, los talleres requieren de personal y de dinero para mantener a sus empleados, a la institución y para poder pagar lo trabajado a los operarios, lo que se conoce como peculio.
Lo cierto, es que desde hace algunos años, el gobierno de la provincia de Buenos Aires recurre en sus retrasos con los pagos de las becas y peculios para los talleres y los operarios. En este caso, cuatro meses que colmaron la paciencia de los damnificados. Momentos previos a la realización del reclamo público, desde el gobierno provincial apareció el dinero aunque no todo lo adeudado.
Es por eso que los integrantes de los centros y talleres protegidos se manifestaron de todos modos frente a la Municipalidad bahiense. No lo hicieron a modo de protesta, dijeron, sino con el objetivo de informar a las autoridades municipales de tal situación y lograr un compromiso de apoyo de su parte: “Es una situación indignante y todo este año hemos tenido atrasos. Se han recibido con un mes de atraso y lo último que fue ahora y que colmó el vaso fueron cuatro meses de atrasos. La última vez que se había pagado era durante junio hasta ayer que con toda esta movida se logró que depositen julio y agosto. O sea, todavía se está adeudando septiembre y octubre, y durante todo el mismo año pasó lo mismo” describió Juan José Alonso, presidente del Centro Luis Braile.
Toda esa demora en los pagos perjudica, en primer término a unos 200 operarios, lo cual se traduce en 200 familias y 200 problemáticas sociales: “El tema es que cuando se retrasa tanto el pago, se forma en la institución un tema de incertidumbre tan grande ya que dependemos de esas becas para poder pagar no sólo las cargas sociales sino los sueldos de los empleados”, agrega Marta Carbajo del Hogar Santa Rita. Cabe destacar que la Provincia exige a las instituciones de bien público una infraestructura determinada que genera un costo que tampoco es cubierto con el pago de las becas y peculios. Las reuniones mantenidas al respecto en los últimos años con los legisladores provinciales de la sexta sección electoral sirvieron únicamente para que algunos de ellos se peinaran para la foto.

Por un sueldo digno
Los valores que maneja el gobierno para los llamados peculios son de 300 pesos -por cuarenta horas semanales de permanencia y trabajo en los talleres- mientras que la suma otorgada a las instituciones alcanza los 200 pesos. Es decir, con esa escasa cantidad de dinero que se recibe, se tienen que cubrir gastos de electricidad, gas, teléfono, etc.: “Las instituciones no podían hacer frente al pago de los sueldos porque lo estaban haciendo con fondos de las mismas comisiones, porque son personal formal al que le tenés que pagar el sueldo” tal como lo establece el convenio colectivo de trabajo que rige la actividad, señaló Alonso quien además es delegado regional de la Federación de Talleres Protegidos.
A través de la Federación han aunado esfuerzos entre todos los talleres de la región para que se apruebe un petitorio presentado ante las autoridades provinciales y que fue apoyado por representantes de la municipalidad: “Esto es, el pago en tiempo y forma de las becas y peculios, y crear un coeficiente que las actualice al menos hasta que se logre el objetivo final de que sea un sueldo digno. En este momento el aumento de becas y peculios depende directamente del gobernador. Nosotros estuvimos cinco años sin aumento, el último lo recibimos en junio de este año y fue del 100%. Hasta junio de este año se cobraba 150 pesos por operario, se llegó a 300 pero hoy tenemos que pelear otros cinco años para que el gobernador vuelva a aumentar. Entonces, tenemos que crear un coeficiente que las actualice permanentemente, al menos siendo un paliativo, hasta que se logre el objetivo final que es el sueldo digno”.

Todos somos trabajadores
Otro de los puntos del petitorio tiene que ver con la normalización en la entrega de las tarjetas sociales creadas en diciembre pasado. Las mismas son de 100 pesos mensuales y se había prometido entregarlas en su totalidad para agosto pasado. Sin embargo “estamos en octubre y se adeudan más de 600 en toda la provincia. También se pide por la regularización de los pases libres y de los certificados de discapacidad, son muchos los puntos que hay”.
Por otra parte, mientras se realizaba la manifestación, algunos operarios conversaron con diferentes concejales para plantear su postura de que se les pague como a cualquier trabajador convencional: “Si a un trabajador de un Taller Protegido se le exigen ocho horas de trabajo, queremos que el sueldo se equipare y sea digno. A eso vamos: no queremos dádivas, que cobre como corresponde”
Así y todo podría haber una luz de esperanza ya que se llevaron, al menos, el compromiso de apoyo de ediles y de autoridades municipales: “En Bahía Blanca hay más de 10 mil personas con discapacidad y solamente hay cinco talleres abiertos que contienen alrededor de 150 personas. La creación de un taller lleva un tiempo terrible, hay una demora absoluta para que se abran. Entonces, pedimos que se agilice también eso para dar cobertura a las personas que hoy por hoy lo necesitan”.

facebook
Twitter
Follow
2009-10-17 00:00:00
Etiquetas: Bahía Blanca.
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp