©Todos los derechos compartidos

El ofendido

El ofendido

Existen en La Blanca algunos hombres que se hacen los justos y tienen
una manera muy típica de moverse en el pueblo. Cuando caminan en las
calles, lo hacen tratando de llamar lo menos posible la atención. Se
amparan bajos sombreros anchos, trajes oscuros y corbatas anchas. Son
amantes de las mañas de algunas aves como los cuervos o los buitres. Y
adoran el tango porque los hace sentir “compadritos”. Están pendientes de
no ser retratados nunca para que su imagen no ruede por el inconsciente
colectivo del pueblo. Se amparan en la oscuridad del desconocimiento para
que su nombre sólo sea asociado a cosas “políticamente correctas”.
Pero La Blanca es un pueblo, y en los pueblos nos conocemos todos… o
casi todos.
Por ejemplo, sabemos en el pueblo que la justicia tiene una balanza
tocada, tocada por el poder. Y no es que sólo en este pueblo pase lo de
tocar la balanza para que se incline pa’ un lado o pa’ otro. Sabemos que no
debería ser así, pero lo es, y todos nos hacemos los sotas porque “si
hablás, ¡cagaste!”, como dice mi tía Elena.
Qué les cuento que sobre este tema se dio en estos días una situación
de folletín en nuestro pueblo y justamente uno de estos hombres justos -y
sobre todo derecho- fue el centro de la misma. Este hombre justo y derecho
le armó un despelote a alguien que le gritó lo “justo y derecho que era
antes de estar donde está”… ¡¡Para qué!! ¿Acaso se sintió ofendido el señor
justo y con las mañas que ostenta siempre, le golpeó la mejilla con un
guante y lo retó a duelo? ¡¡Noooooooo!! ¡¡Mentira!! Ningún duelo de
caballeros. Eso ya no existe y menos todavía entre esta especie. Ningún
guante sino reyerta de “mire, señorita, me está diciendo cosas feas…”.
Este pendenciero hombre justo y derecho -más derecho que justo- esperó
un tiempo hasta que le cayera un puesto mejor en la estancia ande trabaja,
y esperó con la paciencia que ciertos animales tienen para cazar anque no
para la reproducción… Decía yo que esperó para salir a hacerse el
ofendido por lo que le había dicho aquel muchacho. Acá mi primo -que
estudia computazzzzion- dice que es un ofendido con delay. No sé qué quiere
decir delay pero sí sé que se ofendió más luego que pronto.
“Hacete cargo de lo que sos y de lo que fuiste”, le gritaban por la
calle al señor justo y derecho, pero él nada.
De reírse, en sí, no para nadie; los más osados se le ríen en la cara,
los otros en la espalda. Se ríen a carcajadas de este personaje que ostenta
la mayor cantidad de boludeces preguntadas en exámenes, que es afecto al
lenguaje del tango y las corbatas anchas.
Todos le rinden pleitesía y pocos son los que se animan a hablar y
nombrarlo, algunos por asco, otros por miedo… miedo a su susceptible
honor. Tal vez por eso, o por vaya a saber que otra cuestión, el único
diario del pueblo ni lo nombró. ¿Cómo entender el silencio de un socio del
poder en un momento como éstos?
En el juego que se jugó para juzgar el tema, el hombre justo y derecho
-más derecho que justo- se limitó a hacer lo que sabe: regodearse en su
discurso, hacerse el punzante, rebajar y desmerecer a los otros, y así,
casi masturbatoriamente, sonreírse con esa mueca de placer que sólo logran
algunos payasos viejos.

facebook
Twitter
Follow
2011-10-25 10:11:13
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp