©Todos los derechos compartidos

Discusiones en primera persona
“Queremos que la mujer en el cooperativismo se integre, que lo empuje, más allá del machismo que muchas veces tenemos los hombres”, expresó el presidente de la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo (CNCT), Cristian Miño.

(Ansol)
– “Queremos que la mujer en el cooperativismo se integre, que lo empuje, más
allá del machismo que muchas veces tenemos los hombres”, expresó el presidente
de la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo (CNCT), Cristian Miño,
que estuvo a cargo de la apertura en la sede de Constitución de la Facultad de
Ciencias Sociales de la UBA. El Encuentro fue organizado por la Comisión de
Genero de CNCT, con el objetivo de compartir experiencias y conformar una
secretaría dedicada al tema en el marco de la confederación.
El director nacional de Comunicación Estratégica del Ministerio de Desarrollo
Social de la Nación, Rubén Ferioli, recordó que “desde el comienzo de todo
esto, en 2003, las mujeres estuvieron en la primera línea. Hoy les pido que nos
ayuden a seguir insertándonos en la reconstrucción del trabajo en el país,
porque construir desde la comunidad es la forma más compleja y en eso la mujer
tiene un rol protagónico”. Durante los paneles, representantes de las
federaciones de cooperativas nucleadas en la CNCT, hicieron preguntas y
plantearon sus inquietudes a los responsables del diseño de políticas públicas.
En ese marco, Ferioli anticipó una batería de medidas para ampliar el trabajo
de las cooperativas surgidas a partir del Argentina Trabaja y el plan
Capacitación con Obra, y una serie de iniciativas para mejorar el seguimiento
sanitario de las mujeres involucradas en esos planes.
La subsecretaria de la Unidad de Coordinación para la Prevención, Asistencia y
Erradicación de la Violencia contra la Mujer, Mariana Gras, señaló que la Ley
26.485 de Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia
contra las Mujeres, contempla a la violencia económica y patrimonial. “En los
casos más graves la mujer no tiene autonomía”, detalló. “Su incorporación al
trabajo a través de las cooperativas es una de las soluciones. De hecho el
Argentina Trabaja aumentó el índice de las separaciones, y eso significa que la
mujer puede elegir. En las cooperativas hay que tener las herramientas para
abordar los problemas de violencia de género. Incorporarse a una cooperativa
puede significar para una mujer una forma de liberación”.
El encuentro fue también la ocasión para reflexionar en torno al rol de la CNCT
y su coordinación con el Estado. En este sentido, el coordinador general de la
Comisión Nacional de Microcrédito (CONAMI), Alberto Gandulfo, aseguró que el
microcrédito es una de las tantas herramientas para la inclusión social.
“Venimos trabajando con la CNCT pero tenemos que multiplicar y juntar con otras
iniciativas. Cuando arrancamos con el microcrédito sólo había unas 50
organizaciones muy concentradas en el sistema financiero y sin apoyo estatal.
Quisimos involucrar en el microcrédito para promover la economía social. Lo
hacemos para eso, para la inclusión de los sectores populares”, subrayó.
“Además hicimos que los movimientos sociales como la CNCT puedan gestionarlos.
Hoy hay 1.600 organizaciones de base social y comunitaria que gestionan
microcrédito junto con el estado. El 70 por ciento de las beneficiarias de todo
esto son mujeres. Tomaron la decisión de agarrar el crédito y tomaron la
decisión de devolverlo, en un proceso solidario desde abajo hacia arriba. Así
vamos celebrando la organización popular junto con el proceso financiero
destinado al desarrollo del trabajador”, reforzó.
El debate también giró en torno a las condiciones de acceso a la salud de las
mujeres y su rol político en la coyuntura actual. “Por su doble trabajo, en la
casa y afuera, producen hoy los dos tercios del PBI mundial”, aseguró la
diputada nacional e histórica activista por los derechos de las mujeres,
Cecilia Merchant. “Sin embargo, las beneficiarias de esa producción sólo son el
1 por ciento”, detalló. “Siempre nos enseñaron que ese trabajo en casa lo
tenemos que hacer por amor. Pero eso se llama trabajo esclavo. Las empresas
capitalistas deberían pagar el doble de salarios para cubrir ese trabajo que
hacen las mujeres”.



facebook
Twitter
Follow
2011-11-28 20:51:00
Etiquetas: Economía social.
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp