©Todos los derechos compartidos

Defender la vida de todos

Existen diferentes maneras de vivir en esta tierra.
Uno puede vivir bruscamente pisando fuerte y diciendo “este espacio me pertenece”, como si fuese territorio a conquistar, con botas que dejen huellas y sin siquiera pensar mucho en lo que hay debajo de nuestros pies…
Uno puede vivir como si fuésemos a jugar algún juego, sin cuidar mucho las formas, corriendo y pisando todo con tal de ganar, teniendo únicamente en cuenta que la tierra que pisamos es nuestro tablero de juego…
Uno puede vivir respetuosamente, creyendo a la tierra como una suerte de santuario, un espacio sagrado, teniendo en cuenta que es el único que tenemos y es el único que tendrán los que nos sobrevivan.
Hay tantas maneras de entender el mundo como maneras de vivir hay sobre esta tierra.
La naturaleza, de la cual los seres humanos somos parte integrante y no dominadores, dueños o amos, se siente cada día más herida. Y esto no es una metáfora. Miles de especies han desaparecido de esta tierra, otras tantas sólo se pueden reproducir con colaboración de la especie humana, los terrenos se erosionan, el aire y el agua de ríos, napas y mares se contaminan.
Desde el cuidado al propio cuerpo o la falta de cuidado del mismo, hasta problemáticas que incluyen cuestiones sociales y luchas en conjunto.
Consideramos que nadie llega a esta tierra para sobrevivir, sino para vivir. Vivir con salud plena, que implica el conocimiento de normas básicas que rigen “un cuerpo sano”. Vivir en conjunto en este planeta, donde sus recursos deberían ser respetados.
Basta con encender nuestra tele o la radio para que nuestros ojos y nuestros oídos se plaguen de imágenes y testimonios que reafirman que muchas veces todo esto no se respeta. Por estos días dos temas ocupan el centro de atención en el país, los dos tienen que ver con consecuencias que surgen del deterioro del medioambiente. Uno ya está en marcha y es el caso de Salta y el problema con el puente de Río Seco, resultado de un proceso de devastación. Otro es el conflicto de las papeleras que el país vecino de Uruguay quiere instalar.
Estas épocas en que el vínculo que une naturalmente al hombre con su propio cuerpo y con el medio ambiente está desgastado debemos trabajar para reconstruirlo, para tratar de acercarnos y de encontrar formas de desarrollo que tiendan a aquel equilibrio del que nos habla la naturaleza.

facebook
Twitter
Follow
2006-01-31 00:00:00
Etiquetas: Bahía Blanca.
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp