©Todos los derechos compartidos

Crapiste, al fin y al cabo

La Asamblea Universitaria del miércoles 1 posibilitó al ingeniero continuar su mandato al frente del rectorado de la UNS. La posición de las restantes listas y el apoyo de “Universidad”. La voz de los estudiantes y los no docentes. Los incidentes y el día después.

Las elecciones generales en la Universidad Nacional del Sur (UNS) fueron el 22 de octubre (ver EcoDias 348). Ese día, profesores, docentes auxiliares, trabajadores no docentes y estudiantes habilitados eligieron a sus representantes en los cuerpos resolutivos de la casa de estudios, el Consejo Superior y la Asamblea Universitaria. Esta última resulta, entre otras atribuciones, encargada de la elección y remoción del rector.
El último miércoles 1 de diciembre, los y las asambleístas electos en octubre se reunieron con el objeto de proceder a la votación de la fórmula que, entre cuatro postulantes, se hiciera con el mandato de gobierno en la UNS en el período 2011- 2015.

La Asamblea
Cerca de las 18.30 hs., dio comienzo la Asamblea. El orden del día incluía cinco puntos, de los cuales el último de ellos era la votación y escrutinio. Los 72 asambleístas electos asistieron al acto, que supuso además un debate público entre ellos con el objeto de fundamentar la decisión de cada quien. Además, se hicieron presentes en el lugar otros grupos y actores sin representación. En las gradas superiores del recinto se apostaron grupos de estudiantes del Partido Obrero (PO) y el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS), que matizaban el debate con cantos contra el oficialismo -Crapiste y Vaquero- y su principal competidora, la fórmula encabezada por la economista Andrea Castellano.
El punto más álgido de la discusión sobrevino luego de que los representantes de la lista “Universidad” anunciaran la decisión de la agrupación de bajar la candidatura de su fórmula proclamada en las generales, en las personas de Alfredo Juan y Miguel Ángel Cantamutto. Los cuestionamientos no se hicieron esperar y, surgidos desde grupos estudiantiles, fueron respondidos por el asambleísta Sergio Vera. Justificando la decisión en una votación interna, Vera se dirigió irónicamente al presidente de la Asamblea, para manifestarle que “perdono la juventud” de los estudiantes de Generación UNS, PO y PTS.

Resultados
La determinación de “Universidad” permitió a la lista “Blanca” de Crapiste- Vaquero reunir los votos necesarios para ganar las elecciones en el seno del cónclave con la mitad más uno de los votos, cifra necesaria para un triunfo en primera vuelta.
La legislación en vigencia establece que, aunque el debate es público, el voto debe ser secreto y por medio de sobres cerrados. El Aula Magna de Colón 80 ofició de cuarto oscuro y sólo después de emitidos los setenta y dos sufragios el público pudo reingresar a la misma.
Los resultados marcaron que la lista “Blanca” obtuvo 38 votos, once más que “Línea Phi” (Castellano- Orozco). Seis asambleístas se pronunciaron por la fórmula de “Integración” (Nélida Winzer y Walter Reartes), en tanto que se registró un voto en blanco.
De esta manera, Crapiste y Vaquero recibieron luz verde de la Asamblea para gobernar la UNS por cuatro años más. Eran casi las once de la noche cuando quedó proclamada la fórmula ganadora.

Cierre a las patadas con el MNR
Concluido el escrutinio y una vez proclamados los resultados, los electores y el público en general comenzaron a retirarse del lugar.
En ese momento, se produjeron serios incidentes en la vereda del edificio universitario de avenida Colón.
El grupo estudiantil MNR-Desafíos -alineado con el oficialismo- cruzó la puerta principal del edificio y, desde las escalinatas del mismo, respondió con cánticos a las consignas de los grupos que aguardaban en la vereda, UJS-PO, PTS y La Corriente (brazo estudiantil del Partido Comunista Revolucionario).
Con el antecedente de la disputa por la conducción del Centro de Estudiantes de Ciencias de la Administración de por medio (elecciones que dieron ganador al MNR y que La Corriente declarara fraudulentas), comenzaron las discusiones, empujones y finalmente golpes de puño y patadas entre ambas agrupaciones.
El tumulto se diluyó rápido, al retirarse del lugar los militantes del MNR-Desafíos, avisados quizás de la pronta llegada de la policía.
Curiosa resultó la forma en que, al día siguiente, Crapiste relató los hechos al diario centenario La Nueva Provincia. Sin haber estado fuera del edificio al momento de producirse los incidentes, el reelecto rector indicó que “son sectores que dicen participar de los procesos democráticos, pero después lo hacen con prácticas no democráticas”. Entre los grupos involucrados incluyó a dos que no participaron de la pelea (UJS-PO y PTS) y obvió mencionar al MNR.

¿Voto directo?
Un breve análisis de los números arrojados por los actos eleccionarios del 22 de octubre y el 1 de diciembre hacen pensar en la necesidad de establecer un sistema de elección directa de rector y vicerrector, impulsada en su momento por un grupo de trabajadores de la UNS y cajoneada por el gobierno de entonces.
En principio, cabe aclarar que para ser elegido rector es necesario poseer la condición de profesor titular en la UNS. La simple lectura de los números emanados de la Asamblea hacen notar que la fórmula Crapiste-Vaquero logró imponerse gracias a este claustro: las fuerzas oficialistas sólo ganaron entre los docentes titulares. En el claustro de docentes auxiliares, “Phi” obtuvo leve ventaja sobre “Auxiliares del Sur”. Entre los alumnos, Generación UNS -que había adelantado públicamente su respaldo a la candidatura de Andrea Castellano- sacó casi quinientos votos de ventaja a su más inmediato perseguidor. Entre los trabajadores no docentes la tendencia se repitió: la opositora lista “Azul” se impuso con 227 votos, contra 170 de la “Celeste”.

Comunicados
La jornada que siguió a la proclamación de la fórmula Crapiste-Vaquero vio nacer comunicados de distintas agrupaciones, que se pronunciaban sobre lo ocurrido dentro y fuera del recinto.
La lista “Azul” de trabajadores no docentes, por caso, emitió un documento donde insistía en la necesidad de “un proceso de cambio en nuestra universidad”. A la vez, enumeraba los argumentos de que llevaron a la agrupación a tomar tal posición. Entre ellos, el reencasillamiento “bochornoso” y “la arbitrariedad con que se resolvió”, los contratos de locación de servicios y la utilización de “mecanismos de empleo precario”.
Por otro lado, distintas agrupaciones estudiantiles se pronunciaron sobre la Asamblea Universitaria del 1 de diciembre. El Partido Obrero, la agrupación La Corriente y el MNR emitieron sus comunicados a pocas horas de concluida la jornada.

facebook
Twitter
Follow
2010-12-13 00:00:00
Etiquetas: Bahía Blanca.
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp