©Todos los derechos compartidos

Cooperativas de tecnología advierten sobre riesgo de fraude informático
En medio de las denuncias por irregularidades y demoras en la carga de datos y recuento de votos durante las Paso legislativas, el gobierno de Mauricio Macri aprovechó la ocasión para relanzar el debate electoral alrededor del voto electrónico, un sistema que es cuestionado en todo el mundo por su alta vulnerabilidad y manipulación.

En medio de las denuncias por
irregularidades y demoras en la carga de datos y recuento de votos durante las
Paso legislativas, el gobierno de Mauricio Macri aprovechó la ocasión para
relanzar el debate electoral alrededor del voto electrónico, un sistema que es
cuestionado en todo el mundo por su alta vulnerabilidad y manipulación.

“Si hay polémica con un sistema manual, con el voto electrónico ni siquiera
tendríamos herramientas para auditar lo actuado”, advirtió Leandro Monk,
presidente de la Federación Argentina de Cooperativas de Trabajo de Tecnología,
Innovación y Conocimiento (Facttic) y socio fundador de la cooperativa GCoop.
La alianza Cambiemos comenzó el año pasado a agitar el debate en el Congreso a
fin de introducir la modalidad de voto electrónico como aparente signo de
avance en la era de la tecnología. El tema generó rechazó en diferentes
sectores sociales por las contradicciones que implica la aplicación de este
sistema. Y ante la insistencia oficial post Paso de introducir la boleta
electrónica al acto comicial como supuesto remedio para los problemas que
genera el voto papel, desde Facttic indicaron que la implementación del voto
electrónico no garantiza el secreto, ni la revisión de los datos ni su
integridad.
En representación de Facttic y la Confederación Nacional de Cooperativas de
Trabajo (CNCT), Monk sentó posición sobre el tema en los distintos debates que
se dieron en 2016, desde la Cámara de Diputados de la Nación hasta medios de
comunicación. En efecto, desde Facttic reflotaron su posición refractaria a la
boleta electrónica porque, entre otras cosas, genera una “presentación
incompleta de datos y, al mediar una máquina, invisibiliza a la mayoría de los
candidatos”.
Además, el dirigente cooperativo explicó que “puede haber incompatibilidad
entre la información que arroja el chip y la boleta impresa en un mismo voto, y
hasta se puede alterar ese contenido, ya sea desde la adquisición de una
máquina hasta la opción de leer el voto a través de una aplicación de celular”.
También alertó sobre la imposibilidad de fiscalización que tiene el voto
electrónico y el error en pensar que se ganaría mayor rapidez en el recuento de
sufragios en un país con serios problemas de conectividad. En la misma línea de
razonamiento, Monk recordó que el proyecto de ley que impulsaba el Ejecutivo
contemplaba el recuento manual. “Entonces, ¿para qué vamos a tener máquinas de
voto electrónico? Suena incongruente, vamos a tardar más porque va a haber que
contar manualmente y después contar con la máquina, y por ende, el recuento va
a ser más lento”, indicó.
Al parecer, el voto electrónico no es tan novedoso como se cree. “El voto
electrónico no es lo último en tecnología. Hace 40 años que se vota de manera
electrónica, no es novedad. Hay lugares en los que se vota de la misma manera
desde hace cientos de años y no se modifica porque funciona; entonces, si
funciona, ¿para qué tocarlo?”, se preguntó el presidente de Facttic.
“¿Quién es el usuario del sistema electoral? ¿Los electores o los partidos
políticos?”, siguió Monk, y se respondió: “La única ventaja que trato de poner
sobre la mesa de la boleta única en papel o electrónica es que simplifica la
logística de los partidos políticos. Esperemos que se legisle para la gente y
no para los partidos políticos. Para los partidos tengamos otra legislación,
por ejemplo, que el Estado garantice la logística de boletas”.
En representación del movimiento cooperativo, Monk señaló que con la boleta
electrónica “no hay ventajas sustanciales y se pone en riesgo el secreto del
voto en las dos modalidades, con y sin chip, porque una impresora es una
computadora que con que sólo me diga a quién y en qué orden, ya es suficiente
para saber a quién votó cada uno. Sólo con la fecha y el valor de la votación.
El voto electrónico es incongruente y no resuelve problemas, sino que genera
nuevos”.

facebook
Twitter
Follow
2017-08-29 00:00:00
Etiquetas: Economía social.
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp