©Todos los derechos compartidos

Contra el Olvido y el Silencio

El impulso y los aportes a las causas que en todo el país se le siguen a los que cometieron crímenes de lesa humanidad acercó a Bahía Blanca a dos integrantes de la Agrupación H.I.J.O.S. Ellas son María Lavalle y Julieta Mira
H.I.J.O.S. (Hijos por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio) es una organización integrada por hijos de desaparecidos, asesinados, presos políticos y exiliados durante la dictadura militar y sus años anteriores. Su trabajo de 11 años es contra la impunidad y el olvido.

Reuniones en Bahía
Julieta nos cuenta que acá en Bahía Blanca tuvieron oportunidad de reunirse “con el fiscal Castaño, estuvimos con el juez Alcindo Álvarez Canale, y también estuvimos con el doctor Francisco Gross que, si bien en este momento la Cámara está decidiendo si va a seguir al frente de la causa o no, nosotros aprovechamos la oportunidad para reunirnos igual. En todos los casos nos presentamos como HIJOS Capital -yo también me presenté como querellante-, para contarles en que estábamos trabajando, y que nuestra exigencia es de Justicia. Que queremos un juicio rápido y sencillo y cómo tenemos garantía constitucional de esto… y que bueno… hace muchos años que estamos esperando y lo queremos lo antes posible”.
Julieta es querellante en la causa por el secuestro y desaparición de su tía, Cora María Pioli (esta joven de 23 años fue detenida-desaparecida el 25 de noviembre de 1976 y vista con vida por última vez en el centro clandestino de detención de Baterías en la Base Naval de Puerto Belgrano).

Oportunidades históricas
“Fue la primera vez que nos reunimos y fue casi una presentación. Nosotros las impresiones las vamos a contrastar con los hechos, lo vamos a contrastar con las medidas procesales que tomen. Nosotros vamos a seguir en contacto con cada uno de ellos, y ya les dijimos que nos vamos a comunicar y vamos a seguir viajando. En principio confiamos en que ellos van a aplicar el derecho como corresponde y que van a seguir la Constitución. Esperamos que aprovechen la oportunidad histórica que tienen de impartir justicia en delitos de lesa humanidad y que lo tomen de ese modo, y no como una carga sino como una oportunidad histórica que tienen como jueces de la Nación para cumplir con esta tarea. Hablo como querellante ya que para mí y para mi familia es muy importante, pero también lo es importante para la ciudad de Bahía Blanca, para nuestro país, e incluso para la humanidad porque este tipo de delitos fijan antecedentes internacionales, estos juicios son tan importantes como los juicios de Nuremberg”.

Si no hay Justicia…
Nos comenta María Lavalle que el “escrache” como manifestación nació al principio de la organización y que la idea era contarle a la sociedad que existían los asesinos, torturadores y que estaban sueltos y vivían en cualquier barrio: la idea era que la gente supiera. “Como no había posibilidad de justicia en ese momento… buscábamos la manera que surja lo que nosotros llamábamos condena social, que la gente sea quien los condene y repudie, para que sea esto lo que de alguna manera ejerza presión para llegar a la justicia efectiva, la justicia real. El lema de la comisión de escrache fue ‘Si no hay justicia, hay escrache’. Nosotros queríamos demostrar la impunidad, lo hacíamos porque no había justicia. La comisión de escrache sigue, porque no hay justicia plena”.

Donde recala el olvido
Si bien Julieta Mira nació en Buenos Aires, toda su familia es de Bahía Blanca y conoce cómo es esta ciudad respecto a algunos temas.
Su mirada es crítica pero no muy alejada de la realidad: “Por un lado le tengo cariño, es la ciudad de mi infancia, de mis abuelos, y por otro lado es toda una historia de dolor muy instalada. Algunas cosas me dan como temor o impotencia: pensar que hay mucha gente que no se entera de las cosas que están pasando acá, o que no le importa, o que realmente piensa que acá hubo una guerra y esto no fue así: acá hubo matanza, hubo genocidio, hubo un plan sistemático de exterminio por parte de los militares. Me parece que hay una historia de la que la ciudad de Bahía Blanca no se hace cargo y que no se hace cargo de sus víctimas. Es una sensación que tengo, como no vivo acá no sé si será tan así. Hay mucha gente que no sabe que detuvieron a Santiago Cruciani, que era el interrogador de La Escuelita: que era un torturador, que tuvo una doble identidad, que seguía visitando y siguiendo a la gente que torturaba… Tengo esa sensación: de que la gente no se entera”.

facebook
Twitter
Follow
2006-08-11 00:00:00
Etiquetas: Bahía Blanca.
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp