©Todos los derechos compartidos

Celulares viejos, nuevos reclamos

Hasta el 30 de junio próximo es el plazo para reemplazar el celular viejo -o más conocido como “ladrillo”- que cuenta con una tecnología denominada analógica que a partir de esa fecha dejara de funcionar en nuestro país y pasará a utilizarse sólo el GSM -o con chip-.

La empresa de telefonía celular que todavía opera en Argentina con esa tecnología, es Movistar, que cuenta entre Bahía Blanca y la zona, con más de 600.000 clientes. Esta compañía amplió sus plazos hasta el 30 próximo y con esto generó que muchos usuarios se encuentren a días del cambio, sin su situación resulta.
Además de ser el GSM (“Global System for Mobile Communications” o en castellano “Sistema Global de Comunicaciones Móviles”) una tecnología resistida en muchos países por la problemática de salud que acarrea; las características son diferentes, en relación con el alcance de señal (los analógicos tienen una señal más potente)y en cuanto al diseño de los nuevos aparatos, lo cuál se convierte en un impedimento para aquellos acostumbrados a los teléfonos mas “viejos”.

Distintos usuarios analógicos
Hay que hacer una distinción a la hora de entender quienes reclaman y porqué. Dentro de los usuarios que mantienen la tecnología antigua, existen 2 grupos, los que tienen un contrato con abono mensual, y los prepagos o con tarjeta.
Para los primeros el trámite es sencillo. A todos ellos se les regala un teléfono de las mismas características que el que tenia -que para la tecnología actual es considerado como un teléfono de baja gama o básico-. Si el cliente quiere uno de mejor calidad, abonará la diferencia.
El problema es para los que cuentan con un contrato prepago, ya que la empresa no absorbe el costo del equipo.
El sistema de cambio propuesto por la empresa permite que el usuario que tiene que cambiar sí o sí de teléfono, reciba solo un porcentaje de acuerdo al consumo en tarjetas que realizó en los últimos 3 meses y esa suma nunca supera el 50%. En algunos casos se contempla la devolución de una parte del importe abonado por el equipo, en crédito para usar en llamadas.

Reclamos en Bahía
En Bahía, la Oficina Municipal de Información al Consumidor fue la receptora de la mayor cantidad de denuncias relacionadas al tema.
Los casos contemplan reclamos relacionados al costo del aparato, que no es contemplado por la empresa, así como las consecuencias negativas del cambio de tecnología.
Entre estas últimas, se mencionan la mala calidad de la comunicación -cuyas antenas emiten una onda a 30 kilómetros a la redonda-, sobre todo en casos de campos y poblaciones pequeñas lejanas a las ciudades.
Consultamos al dr. Diego Aldacour, titular de la OMIC acerca de los casos que llegaron a la oficina.
“En la OMIC hemos logrado el reconocimiento en algunos casos del total del valor de los aparatos y en otros casos, luego de la audiencia conciliadora entre la empresa y el denunciante, esta ofrece al usuario un arreglo por fuera de la oficina”.
 “La OMIC ha colapsado de consultas con este tema, ya que existen muchas diferencias entre lo que los usuarios pretenden y lo que la empresa ofrece. Nuestra respuesta es la negociación con la empresa para dar una solución general al problema, ellos (Movistar) nos dan soluciones individuales pero no se anima a dar una resolución total porque genera un precedente que no saben si pueden sostener”, explicó Aldacour.
“El usuario tiene derecho a que se le reconozca el 100% del aparato. Cuando hablamos del usuario con tarjeta, es el que utiliza el teléfono para hablar nada más, no utiliza Internet a través del celular, no baja mails, música y no saca fotos. El usuario que si usa estos servicios es el de abono, al que no se le cobra el aparato”.
En ese sentido, en cuanto a la utilidad básica del teléfono, la tecnología GSM es de peor calidad porque tiene menor alcance de antena. Tenemos muchas consultas de gente de localidades cercanas que se quedaron sin servicio de tecnología celular, ya que con el nuevo sistema no reciben señal”, agregó el funcionario.
Lo que para muchos significa tener que hacer un cambio de equipo, para otros representará quedarse sin la posibilidad de hablar por teléfono. Incluso en localidades rurales donde éste sistema se utiliza para la policía, escuelas y organismos de salud.
“Creemos que la empresa debe absorber el valor de los aparatos para los usuarios prepagos y que no tiene su aparato con tecnología GSM”, finalizó Aldacour.

facebook
Twitter
Follow
2008-06-21 00:00:00
Etiquetas: Bahía Blanca.
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp